lunes, 27 de septiembre de 2010

Autocontrol

Se miró las manos y lloró. Cuando se repuso, sacó la sierra de la caja de herramientas. La vida del autocontrol es complicada, cuando los instintos te llaman a hacer algo que no debes. Muchos años sin dejarse llevar, pero ayer, mientras el sol caía por detrás del horizonte, le pudo la sed de sangre, y en medio del oscuro callejón asaltó a alguien que aún no conoce y se dejó llevar. El río rojo, acompañado de los gritos, recorrió la calle y alertó a los vecinos. Encerrado en su casa mientras golpean su puerta y gritan "asesino" se corta la mano izquierda con la derecha. Sin manos no volverá a descontrolarse. Pero ahora, ¿cómo se corta la mano derecha?

2 comentarios :

  1. Tengo un par de ideas... pero en todas necesita la mano izquierda ;)

    ResponderEliminar
  2. jaja, parece mentira que en ciertas ocasiones necesitemos tanto de esa mano...

    ResponderEliminar