jueves, 30 de septiembre de 2010

Destino

Cuando regresó de la batalla recibió la mala noticia; su amada había encomendado su vida a los Dioses y arrojado su cuerpo a las frías aguas del mar del Norte. La promesa de estar juntos les había distanciado y el sello que debía ocupar el cuello del guerrero, manchado de sangre de otro, se halló en la huella del salto.

2 comentarios :

  1. Así es la vida, o el destino, una sucesión de extrañas circunstancias que te hacen pensar sino estará todo escrito .

    ResponderEliminar
  2. yo personalmente creo que el futuro es una página en blanco, podemos forzar sus letras, pero siempre nos sorprenderá con algo...

    ResponderEliminar