jueves, 16 de septiembre de 2010

El soldado (The trooper, Iron Maiden en prosa)

Estoy esperando, sabiendo que mi vida sólo es moneda de cambio, a que empiece la batalla.
"Dispararéis vuestras armas y pasaré entre vosotros, mejor que no me déis la espalda, pues cuando el ataque termine, comenzará el siguiente y no podréis volver atrás."
Sonó de forma estridente el toque de corneta que indicaba el inicio de la batalla, pero nadie la ganaría, aquí todos pierden. Empezarón los disparos, y el olor a humo, mezclado con el del aliento de los caballos, me sumerjía rápidamente en una muerte segura.
Los cañones de los rusos comenzaron su concierto, al tiempo que avanzamos a lomos de nuestros asustados corceles y arrancamos con un poderoso grito hacía la muralla humana. Los eufóricos gritos del principio se convirtiron en gritos de muertos cuando los hombres empezaron a caer a mi alrededor.
Estamos cada vez más cerca, pero el ejército ruso sigue respondiendo a la carga, y lo que es más cerca, aún sigue siendo lejos. Pisamos los cuerpos de los que yacen en el suelo y seguimos avanzando. Hoy será nuestro último día.
Ya estamos encima, dispuestos a luchar, pero cuando voy a saltar, siento una onda que me mueve el pelo, y algo duro entra en mi cabeza al tiempo que una lluvia de proyectiles hace caer mi caballo.
Y ahora estoy ahí, esperando la muerte que vendrá pronto, con los ojos fijos en el cielo y sin una expresión en la cara, sólo, olvidado y con la boca seca. Y sintiendo como el dolor prepara mi gesto de despedida.

2 comentarios :

  1. mucha guerra...pero la cancion genial

    ResponderEliminar
  2. mucha guerra...la cancion genial

    ResponderEliminar