miércoles, 20 de octubre de 2010

Después la paz

Transcurría un verano frío en la isla de los corderos, y al amparo de la noche el eco del cuerno retumbó en las paredes rocosas del abrupto valle, pero ya era tarde para evitar la sorpresa y los habitantes de la villa sólo atinaron a perecer con honores.

2 comentarios :

  1. jeje Ya lo había leido, pero dije que se parecía...menos mal que no era.
    ¡Bárbaros! jajaj
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. jajaja
    bueno, no son tan bárbaros eh? pero son guerreros...
    Abrazo!!

    ResponderEliminar