martes, 26 de octubre de 2010

Es fácil provocar el caos

A eso es a lo que se dedicaba, a cruzar carreteras; calles, avenidas, nacionales, autovías y autopistas sin más viandantes que él. Además le gustaba hacerlo, máxime si el tráfico era denso, ahí es cuando aprendía a hacer sus mejores quiebros; era como un forcado, sólo que él evitaba el fatal embiste. Cuando estuvo bien preparado fue a la parte más concurrida de la ciudad, dónde los vehículos y las personas convivían en una armonía no demasiado perfecta. El sabía que los peatones eran como ovejas de un mismo rebaño, así que estando el semáforo todavía verde para los vehículos, buscó un hueco lo suficientemente grande como para cruzar despacio; muchos le siguieron con menos suerte.

10 comentarios :

  1. Muy bueno. Aquí tenemos un micro bien armado. Provoca la extrañeza del lector y por fin da una satisfacción a la misma. Se podría pulir un poco más pero tampoco es necesario.
    Abrazos,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  2. Final inesperado. Bien.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Si, es bueno, Sucede¡¡¡¡¡
    El rebaño tras el pastor, aunque suponga su muerte.
    Un beso

    Ío

    ResponderEliminar
  4. Pablo!! me alegro de verte!!!!
    Gracias por tu comentario!! Todo lo que se pueda pulir dímelo!! jaja
    Un abrazo amigo!!

    ResponderEliminar
  5. Jack, muy agradecido!! jaja
    Salud!!!

    ResponderEliminar
  6. Ío!!! que sosa madre!! jajaja
    No, en serio, gracias por pasar por aquí!! Todos formamos parte de un rebaño, sólo que algunos vamos más por libre....ovejas perdidas o negras nos dicen....
    Salud!!!!

    ResponderEliminar
  7. pues bueno, me echo un poco de sal, a ver si así no lo soy tanto....jejejej
    a ver........ dígame usted qué es "fourcado"; lo entiendo, pero me gustaría me aclarase el término en su totalidad, que la Rae me dice que no existe y google parecido
    y me ha gustado mucho, que siiiiiiiiii
    besso

    Ío

    ResponderEliminar
  8. Ío!!! se me puso una "u" en medio...quise decir forcado!! eso sí sabes no? los portugueses que se ponen en fila delante de un toro para acoger la embestida!!
    Gracias, gracias por comentar con más salero!! jajaja, pero también puedes decir que no te ha gustado eh? jeje
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  9. Para pulir un microrrelato (algo a lo que casi obliga el género) yo suelo hacer dos cosas: tratar de decir las cosas una sola vez y luego dejar el micro reposar algunos días y leerlo en voz alta. Uno se da cuenta así de cuantas veces se queda sin aire o se le traba la lengua, etc... O sea, que se distingue lo superfluo de lo esencial.
    Abrazos fuertes, Sucede.
    Sigo leyéndote.
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  10. Hola Pablo, gracias por el comentario! Bueno, yo escribo sin más, lo que sale, no soy de retoques, pero intentaré hacer esto que me comentas con los próximos a ver que me sale.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar