lunes, 25 de octubre de 2010

¿Una salida "injusta"?

Derramó una última lágrima y al rozar esta la comisura de sus labios, apareció una amplia sonrisa; estaba dispuesta a no dejarse avasallar nunca más y a no agachar la cabeza. Tiró de la cadena y salió del servicio tras lavarse las manos y remojarse la cara para disimular el llanto. Sonriendo, llegó a su puesto, que ocupó con dignidad, sentándose más recta que de costumbre y continuó con su trabajo, en el que siempre ponía mucho empeño, haciéndolo exquisitamente bien. El tirano volvió a torcer sus planes de ser feliz y tras echarle en cara un asunto que no venía a cuento y en el que no llevaba razón, le borró de un plumazo la sonrisa, mientras el resto de sus vagos y protegidos compañeros hacían caso omiso al abuso de poder. El día que su marido entró en prisión acusado de homicidio involuntario, le besó agradecida; el opresor no volvería a serlo.

8 comentarios :

  1. Me ha gustado, y me reconcome un poco el no llegar a entenderlo del todo, como debiera ser.
    ¿Es su jefe el marido opresor?
    Si es si, lo he comprendido; si es no, ummmmm.
    En ambos casos me gusta esta tu prosa poética, muy hermosa, Sucede.

    Añado unas gotas de ortografía.....la palabra "esta", en el caso en que tú la utilizas, al principio, no debe llevar tilde, pues solamente puede llevarlo cuando se conjuga el verbo estar.
    Pudiera darse el caso de una anfibología, pero aquí no lo es.

    .......es que el otro día leí en el foro una cosa de Alatriste, hablando de esto, ortografía, de las tildes, y....no he podido remediarlo ejejejje

    Te dejo un saludo matutino, y un beso de igual parecido.


    Sin olvidar el ovols, claro

    ResponderEliminar
  2. Hola Ío!!!!

    Pues...no lo has entendido, jaja. El marido es el salvador, si fuera el opresor no recibiría el beso agradecido. El título lleva camuflado todo el contexto. El marido entra en prisión tras acabar con el opresor que a su vez estaba acabando con su mujer, porque degradar a una persona es lo peor que se puede hacer con ella. Tal vez la última frase no la he expresado bien, quizá la cambie.

    Con respecto a la ortografía...aquí sí puede llevar tilde, aunque no sea del todo correcto, porque está funcionando como pronombre y está para remarcar que es la lágrima la que roza la comisura, una sobreexplicación quizá innecesaria.

    Cita: "Esta va siempre sin acento, a no ser que funcione como pronombre y quien redacta el texto piense que los que lo lean pueden confundirse y entender algo distinto a lo que quiso decir."

    Y con respecto a la anfibología creo que lo he conseguido con el texto, jaja!!

    Saludos amiga!! y toma tu parte del cortifeiro por si vas al ardentario a pasear.

    ResponderEliminar
  3. Pues no me sacarás de mis trece, esta no lleva tilde aquí¡¡¡¡¡¡¡ jejejejej
    No existe confusión posible, se entiende a la legua lo que quieres decir.
    Pero tienes razón, eso si,tu relato es anfibológico, no se acaba de saber a quien besa, aunque ahora me ha quedado claro del todo y lo he llegado a comprender en toda su magnitud.
    No pasearé por allá, hoy no, que me gusta más unbalin, sin remedio¡¡¡¡

    y un beso, Sucede

    Ío

    ResponderEliminar
  4. Ío!!! ya no hay tilde! contenta? jajaja. He aññadido algo a la frase final, dime si está más claro!

    unbalin? con sus desoladores parajes y esas gentes de traje gris? que gusto más ambipoliregurgitante! yo seguiré por balirandocia disfrutando de los castillos....jajaja

    Salud Ío!!

    ResponderEliminar
  5. bueno¡¡¡¡ jajajajajj está bien....

    uys......... pero pero pero.......no crees que es un poco exagerado que el marido asesine al jefe????
    a mí me da que si, pero bueno...... el relato es tuyo, yo no sé hasta qué punto de opresión ejercía sobre su subordinada.
    Déjelo usted así como está y sellemos este esperpento escuchando esto...

    http://www.youtube.com/watch?v=QyELyrmc7LM

    .....nonglut y un beso, Sucede¡¡¡

    Ío

    ResponderEliminar
  6. Exagerado? en mi cabeza nada es exagerado...jaja, sobreentendemos una enajenación mental transitoria por amor, y al ver marchitarse a su mujer, la saña le pudo y acabó con el opresor. Exagerado? tal vez, pero la opresión se acabó! jaja

    ResponderEliminar
  7. Siendo así es entendible, una enajenación mental, y más por amor, puede hacer realidad muchas cosas.
    Ahora el oprimido es el marido, por aquello de la cárcel....

    Antes escribí esperpento, no tiene nada que ver con tu relato, que lo sepas, por si acaso....
    Un beso,

    Ío

    ResponderEliminar
  8. Pues si las cosas no han cambiado desde que yo estudié esto en la EGB, en este caso ésta debe de llevar acento al tratarse de un pronombre que sustituye a la lágrima. No llevaría acento si fuera un artículo demostrativo: esta lágrima.
    Conjugando el verbo estar lleva acento pero en la otra sílaba: está.

    ResponderEliminar