domingo, 14 de noviembre de 2010

Alzhei...

El proceso fue lento, muy lento. Primero olvidó detalles, después instantes, hasta que llegó a los momentos y por último a los años. Todo desapareció de su cabeza, o era incapaz de encontrarlo; tal vez ni siquiera lo buscaba ya. Un día no fue capaz de llevarse la comida a la boca, al tiempo dejó de hablar y por suerte, un día murió, en paz. De lo que no se olvidó jamás, pese a la descomposición mental...fue de hacerme feliz.

2 comentarios :

  1. Un título supremo que es en sí mismo un hiperbreve de los difíciles (en una palabra; o media).
    Abrazos fuertes,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pablo!! cuando se cuenta algo tan duro, las palabras casi sobran...
    Abrazos!

    ResponderEliminar