lunes, 8 de noviembre de 2010

Cada vez quiero más

El infierno está aquí, al menos eso decía la pintada sobre el cartel publicitario. Ella dormía en el asiento del copiloto, tapada con su chaqueta de punto azul a modo de manta; él la miró y sonrió. Estacionó cansado junto a la luz parpadeante del motel de carretera, reclinó el asiento y se durmió acunado por los tonos verdes y rojos del luminiscente. La luna de hielo flotaba en la negrura de un cielo raso, y un viento frío y rabioso golpeaba los cristales del coche, filtrándose a modo de silbido inquieto por las ranuras de las puertas. Un portazo le sacó de sus sueños de repente acelerando su corazón por el súbito despertar; el neón ya no lucía y la oscuridad se rompía tan solo por la vaga luz que salía de la recepción del alojamiento. Su novia no estaba; tal vez se había despertado y había ido al servicio del motel, seguro que era eso, se lo repitió durante diez interminables minutos. Cuando salió del coche su angustia era palpable, se podía incluso oler desde mi posición, así que inspiré con fuerza y exhalé agradecido; entró en la recepción y le seguí, poniendo mi mano en su hombro. Al girarse percibí el terror que hacía mella en sus gestos y aproveché para inhalar de nuevo sus vahos, casi tan sutiles y sensuales como los de su novia. En otras ocasiones juego con ellos, pero esta vez tenía hambre, así que antes de que pudiera decir nada, hinqué mis colmillos hasta que mis incisivos se apoyaron sobre su piel y sorbí con fuerza de la yugular, cortando rápidamente el riego cerebral y llevándolo también a él al pozo de las almas. Salí al parking y repasé con su sangre el aviso del cartel. Aún tenía hambre...

2 comentarios :

  1. Me gusta, sobretodo el comienzo.
    Hay una frase:
    Su novia no estaba; tal vez se había despertado y había ido al servicio del motel, seguro que era eso, se lo repitió durante diez interminables minutos.
    Yo la habría separado por punto y seguido cada pausa. Lo de Se lo repitió creo que está mejor Se repitió a sí mismo.
    Y el final: todavía tenía hambre... jo, que ya llevaba 2 víctimas en un momento. Qué sanguinario.

    ResponderEliminar
  2. jeje, es que le cuesta saciarse al pobre....déjale hombre que beba un poco!!
    a mi me suena raro eso de a sí mismo...jajaja, será por el idioma!! jajaja

    ResponderEliminar