domingo, 21 de noviembre de 2010

Entre la tierra y la luna

La luna, rota, se escondió tras los estúpidos nubarrones, que se interponían entre nosotros. La relación es tormentosa, andaba yo pensando, cuando comenzaron a sucederse los rayos y truenos; después llovió intensamente. Los comulonimbos empezaban a diluirse en la atmósfera de más negativos que positivos mientras abajo, la tierra, trataba de atraerme; ilusa, estoy enamorada de la luna...Mientras tanto yo seguía mirando al cielo, para comprobar como lenta y tímidamente la luna se abría paso entre los grises y acuosos algodones. En eso estaba, cuando de repente me sentí caer; lo que era leve atracción antes, me succionó hasta que me estampé contra la cabeza de un hombre, que en lugar de sobresaltarse se emocionó y comenzó a hablar a gritos de una tal Gravitación. Cuando me mordió supe que mi vida se había acabado, pero él estaba tan feliz, que morí en su boca tan a gusto...

4 comentarios :

  1. Muy buen micro relato, Sucede, me gusta tu estilo, ese resto que dejas para que el lector lo interprete a su modo.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Newton, su manzana.....buen micro, amigo mío, una bella prosa la tuya.
    Beso

    Ío

    ResponderEliminar
  3. Hola Humberto!!
    gracias por tus comentarios, esos sí que dejan restos...
    un placer tu visita, voy a visitar tu blog para leer cosas buenas!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Ío!!!!
    thanx!!!!
    Newton un maestro, la manzana la protagonista, alucinante la gravedad que muestra!! jeje
    un beso!

    ResponderEliminar