miércoles, 8 de diciembre de 2010

El abrazo de la muerte

Aparcados a la sombra de las obscenas miradas de las farolas, hablaban en voz baja. La calefacción del ford había muerto y ambos subieron las cremalleras de sus chamarras por encima de sus narices. Fuera nevaba con debilidad y los copos se deshacían al contacto con el cristal. El sueño casi les vencía cuando de la casa emergió una silueta negra que con rápidos pasos enfiló la calle de los castaños, una carretera sin aceras. Arrancaron el coche y se precipitaron tras la sombra; apenas le dio tiempo a girarse, cuando el copiloto del coche, asomado por la ventanilla y con un certero golpe de culata, le indujo a un estado de inconsciencia leve. Le ataron de pies y manos y, después de amordazarle, le metieron en el asiento trasero; después se alejaron hasta las inmediaciones del solitario lago. Algo más consciente les miró cuando le arrastraron fuera del coche; en su mirada había terror y también sorpresa. La nieve había dado paso a una lluvia moderada que apenas se sentía pero empapaba. El copiloto sacó su pistola y le disparó en la mitad de la frente, causándole la muerte al instante. Después de arrojar la pistola al lago, le dejaron en la orilla tirado y se marcharon.
El ford aparcó a los dos días en la casa del agente asesinado; bajaron del coche y llamaron a la puerta. Abrió la mujer del policía esperando la fatal noticia; los dos compañeros y mejores amigos de su marido, le confirmaron la tragedia y le dieron el pésame. Luego, primero uno y después otro, le abrazaron.

6 comentarios :

  1. Muy buena resolución, el efecto sorpresa hace que los relatos nos dejen con una sonrisa colgada en la cara. Mil cosas se podrían decir del antes y otras mil del después, pero la "foto" debe hacer hablar la imaginación del lector.
    Mis felicitaciones y mi afecto.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Hay micros en que la sorpresa lo es todo. Aquí es sólo una parte porque lo que nos lleva a esa sorpresa está muy bien trenzado. Visualmente muy potente, cargado de significado a través de los detalles climáticos. Muy interesante.
    Abrazos fuertes,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  3. Gracia Humberto!!!!

    La foto, me encanta esa descripción...un placer, amigo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Pablo!!

    gracias por tus palabras amigo, esas trenzas están meditadas, jeje.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho. Tu escirtura es muy visual, al leer puedo ver todo lo que sucede como si yo misma estuviese allí, en el asiento trasero del ford, como una espectadora privilegiada en primera fila. Un saludo. Iria L.

    ResponderEliminar
  6. Hola Iria!
    me alegro de que te metas en la historia, de eso se trata no? voy a leer un poco por tu sitio...
    por cierto, bonito nombre.
    Saludos!

    ResponderEliminar