lunes, 20 de diciembre de 2010

la pasión

La noche se mecía sobre sus cabezas; en ese banco ajado del parque unían sus labios en un apasionado beso, mientras sus manos recorrían el cuerpo del otro con delicadeza al principio y súbitamente después. La mano de él bajo la blusa de ella, y la de ella bajo su pantalón. Fue por eso, y por el frío, por lo que decidieron ir a ese motel del que todos hablaban, en el que las habitaciones se pagaban por horas. El chico pagó por tres horas de tranquilidad y la amable regenta le concedió la habitación más codiciada, la de la redonda cama de agua. La habitación era bastante austera, y sucia, pero la enorme cama de sábanas rojas suplía las deficiencias; las cortinas raídas, también eran de un rojo fuerte aunque más deslavado. Acalorados y ávidos de sexo se quitaron la ropa a toda prisa, mientras las manos no cesaban de reconocer sus intimidades, y se tumbaron. Bajo las sábanas, el olor de las hormonas en ebullición, y en el aire, una mezcla de olores, entre químicos y humanos que en esa situación eran prácticamente imperceptibles. El agua les mecía y acunaba en sus embistes; primero él encima, después ella, poseída. El frenesí ocultó el aumento de la intensidad del olor y una vez terminada la batalla, reposaron uno al lado del otro, en un abrazo de enamorados. El azufre se percibía ya de manera clara al inhalar.

- ¿a qué huele? -preguntó ella.
- no lo sé. -dijo él sonriéndola.

La gran bolsa de lenta descomposición estaba prácticamente descompuesta dentro del colchón, y ahora el ácido sulfúrico se mezclaba más rápidamente con el agua de composición alcalina. El humo les alertó, pero la goma del colchón ya cedía por su contorno ante el poder destructivo del ácido. Era imposible ya saltar del inestable catre y entre gritos y estúpidos intentos de abandonarlo comenzaron a mojarse y a deshacerse. La goma del fondo estaba reforzada para aguantar el efecto del ácido, pero la tapa pronto fue un colador de quemaduras y ambos jóvenes se precipitaron a la piscina de fuego. El dolor y los lamentos se amortiguaron al llenarse sus bocas con el hiriente caldo. Los gritos cesaron, y para el día siguiente la habitación ya estaba lista para los próximos huéspedes. 

idea: jose

12 comentarios :

  1. Muy bueno el texto, te felicito.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Una sorpresa nada agradable la de estos jóvenes, mi querido amigo. Por suerte hace mucho que no tengo que recurrir a los servicios de un hotel de esos, pues lo vería con ojos muy cautos después de leer tu relato.
    Te dejo un fuerte abrazo y aprovecho para desearte unas felices fiestas, que la pases de maravillas.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  3. gracias Francesc!!!

    un placer tu visita!!!

    Salud!!

    ResponderEliminar
  4. jeje, Hola Humberto!!!
    me alegro de que no tengas que usar estos servicios! jaja
    un abrazo amigo y que tengas unos días prósperos junto a los tuyos!!
    Feliz año también por si no nos vemos antes del 2011!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola...
    Pero, qué bien lo has puesto querido amigo, y nada de ideas...tu de una palabra puedes hacer un impresionante cuento.
    Se te abraza...

    el josema

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, amigo, me ha encantado.
    Yo con tus historias crearía cortometrajes, me parcen ideales para eso. Supongo que es porque (por lo menos para mi), creas imágenes con cada frase. Un relato genial.
    Un abrazo,Iria L.

    ResponderEliminar
  7. Jose!!!!!!!

    gracias amigo!! y da igual de lo que yo sea capaz...si no tengo una idea que desarrollar no hay nada en realidad...

    eres un crack, tus ideas por si solas ya son verdaderos microrelatos!!!

    ResponderEliminar
  8. Iria!!!
    siempre gracias por tus palabras!! me encanta que te guste, por eso escribo, porque me entusiasma que alguien disfrute con lo que escribo.

    Un abrazo!!! y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  9. Tu imaginación no tiene límites¡¡¡
    Bordado, te quedó así de bien, y terrorífico.
    Creo que se podría hacer un corto con este relato.
    Muy muy bueno, Sucede
    Beso

    Ío

    ResponderEliminar
  10. zen kiu Ío!!
    pues hagamos ese corto!! pasemos de las letras a las imágenes! jeje
    Acción!! Agur!!

    ResponderEliminar
  11. que lindo texto.. la verdad muy apasionado!!
    desde que me vine a vivir a la Argentina en donde trabajo en unas oficinas amobladas en buenos aires, no tengo mucho tiempo para escribir como antes lo hacia.. ya voy a volver a hacerlo.. es algo que me encanta!

    ResponderEliminar
  12. gracias Victoria...
    esas oficinas linkadas son las tuyas?
    escribe, es lo que hay que hacer en tiempos de crisis!

    ResponderEliminar