sábado, 4 de diciembre de 2010

Origen

Se lleva las manos a la cabeza cuando se da cuenta de lo que ha originado. Pudo pararlo, claro, pero le sienta mejor la euforia, hacer las cosas de súbito y después...después arrepentirse, auto inculparse, pero eso ya no vale. Esta vez ha sido más grave, esta vez ha ido demasiado lejos, esta vez sabe que el simple vandalismo se ha tornado en delincuencia. "No quería hacerlo" son las palabras que le repite al chófer, y este mira su reflejo por el espejo retrovisor y le machaca con la mirada. El copiloto se gira y le dice:


- Tenías que disparar, ¿no? Vas a pagar por esto...


Entre dos containers de las naves del puerto pesquero le revientan la cara; patadas y puñetazos por haberles metido en tal aprieto. En un charco de aceite la temperatura va subiendo. Las heridas son tan graves que la fría noche, como un calmante, le lleva directamente al pitido final de su vida, no hay prórrogas...se acabó.

4 comentarios :

  1. Me gusta para guionarlo, da para un buen corto.
    Abrazos amigo Sucede.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Humberto!!
    pues nada, haz un corto y me pones en los créditos, jeje.
    un abrazo, amigo!!!

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo: Este ORIGEN, a buen seguro que tiene un paralelismo en algún universo, tal es la veracidad que transmite.
    La implicación, desmenuzando el hecho, la distancia, sin juicios de valor: tal parece tu verbo el ojo de una cámara!...
    Te felicito.
    Un fuerte abrazo.
    Maca.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Maca!!
    Espero que estés bien!
    Un beso y gracias por venir!

    ResponderEliminar