jueves, 17 de febrero de 2011

Era su oficio

Él hacía campanas de bronce; fundía el cobre y el estaño y los mezclaba en sus justas proporciones. El resultado de la aleación lo vertía en los moldes. Después esperaba tranquilo a que se templara. Luego, de manera artesanal, esculpía diferentes motivos sobre el cordón que abrazaba a la campana, dependiendo del destino de dicho instrumento. Para la del colegio, libros abiertos y plumas, para la de la iglesia, cruces y coronas de espinas, la del reloj del ayuntamiento mostraba el escudo de la villa y el nombre de un excelentísimo. Un día, un hombre se acercó a su taller y confundió el bronce con latón; hay una gran diferencia entre el estaño y el zinc, pensó el campanero. Ya no hace campanas, pero las escucha, a la hora de comer y de cenar, también a la hora señalada para salir al patio. En el patio mira al cielo, llueva o haga sol y respira hondo, mientras los funcionarios vigilan desde sus posiciones a todos los presos.

8 comentarios :

  1. Interesante pero se me escapan los motivos del campanero, si es que tenía alguno. ¿Tenía alguno?
    Abrazos fuertes,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo!
    quieres más motivos? él hacía campanas de bronce, no de latón! te parece poco? jajaja
    Abrazos, amigo!

    ResponderEliminar
  3. Un texto para leer más de una vez, pero luego cae la idea.
    Me dejas pensando si no deberíamos hacer lo mismo cuando nos dicen "ah, ¿eso lo has vivido en serio?" o "¿por qué eres tan violento?" o cosas por el estilo. Es nuestro oficio, inventar, crear, mentir...
    Un gran abrazo, amigo Sucede.
    (Alguna vez quiero escuchar ese 'Aupa' en vivo, está muy bueno)
    Humberto.

    ResponderEliminar
  4. Aupa Humberto!!!
    jajaja
    que razón tienes, cuántas veces nos dicen que si escribimos de tal o cuál cosa, escribimos lo que somos, lo que pensamos o lo que sentimos... pues en mi caso no, al menos no siempre, escribo ficción, realista a veces, menos otras, aunque la realidad siempre supera a la ficción... no? cuántos habrán matado por menos que el campanero este...
    Y por cierto, cualquier día te sorprendo y el Aupa no lo lees sino que lo escuchas! jaja
    Un abrazo muy fuerte, amigo!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Este me ha gustado especialmente, no se, confundir bronce y latón, es imperdonable...

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Ey Jack!!
    jaja, ya ves, la diferencia es abismal!! al menos para él... jaja
    Salud!!!

    ResponderEliminar
  7. Jajaj muy bueno, me gustan estos relatos en especial. Los que tienen un final que no esperas.
    Salud

    ResponderEliminar
  8. Gracias (otra vez) Joplin!!
    me alegro de que te guste!
    un abrazo!!!

    ResponderEliminar