domingo, 27 de marzo de 2011

Desterrada

El tiempo nunca se detiene; nos despoja de nuestros recuerdos y los que nos deja, nos los muestra en blanco y negro a sabiendas de que un día tuvieron color. Su ondulada melena roja no ha perdido su matiz, y sus ojos aún mantienen su arcilloso tono. Piensa en ella a menudo; se pregunta el por qué de su repentino olvido. Recuerda con tristeza el primer día que pasaron separadas y también los sucesivos. No olvida el día que se hizo la oscuridad, en ese momento comenzó a odiarla. Hoy, abandonada en el fondo de un oscuro cajón, continúa acumulando odio, compartiendo ese minúsculo espacio con otros a los que intuye pero no ve, y soñando con poder matarla.

11 comentarios :

  1. Es curiosa y terrible la facilidad con la que pasamos de un estado a otro.

    ResponderEliminar
  2. Me viene a la cabeza la imagen de una muñeca olvidada por el fin de la niñez.

    Abrazo sucede.

    ResponderEliminar
  3. Aupa Hombre!!!
    ya sabemos lo fácil que es pasar del amor al odio... pero en este caso hay que entender un poco a la muñeca, no? jeje
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Joplin!
    pues eso es... relegáis a vuestras amigas al cajón de los trastos viejos... jajaja
    Joplin, abrazos fuertes!

    ResponderEliminar
  5. -aunque es imaginario, el relato tiene mucho realismo y mucho de esa nostalgia infantil que está malcosida a nuestra existencia.
    Deletrasarte
    Saludo fraternal

    ResponderEliminar
  6. A veces es mejor que el tiempo no se detenga porque al final del dolor llega el olvido. Pero que conste que yo sigo buscando el momento para pararlo....
    http://losjardinesdepuck.blogspot.com/2010/08/puedo-detener-el-tiempo.html
    Saludillos

    ResponderEliminar
  7. Aupa deletras!!
    pues sí, evidentemente hay mucho de nostalgia... aunque yo no he jugado nunca con muñecas eh?? jajaja, que conste!! o tal vez sí? no, no, o al menos mi memoria no me devuelve esos recuerdos...
    un abrazo tan fraternal como el tuyo!!

    ResponderEliminar
  8. Aupa Puck!
    pues tal vez, pararlo un minuto de vez en cuando no estaría mal eh?
    aunque después de leer sobre tus poderes y lo difícil que es elegir el momento de utilizarlo... me hace plantearme que tal vez sea mejor dejarlo correr...
    Saludos y gracias por pisar por aquí!

    ResponderEliminar
  9. Yo también Mikel... aunque aquí no trato el tema... jajaja
    Está bien, porque al volver a leerlo, y con tu interpretación, toma un sentido diferente...
    Salud!!

    ResponderEliminar
  10. Alicia B.R.

    Yo creo que lo verdaderamente peligroso no es la rapidez con la que pasamos del amor al odio, sino la facilidad con la que se va del odio al amor.

    Se te extraña ;)

    ResponderEliminar