martes, 15 de marzo de 2011

Devorado

Los tallos que forman las paredes hunden sus raíces en la tierra, entrelazándose por debajo de ella, creando unos cimientos consistentes y a la vez cambiantes. El tejado no es otra cosa que una maraña de ramas anudadas que continúan a las paredes, formando con sus perennes hojas un techo impermeable y clorofilado. Tiene el aspecto que tendría una casa normal, de una única planta y con el tejado a dos aguas, pero no tiene puertas, ni tampoco ventanas, y es imposible ver nada al otro lado. Ahora, mientras palpo a oscuras lo que parecen huesos a mi alrededor y grito en vano, me pregunto como demonios entré.

12 comentarios :

  1. Es una buena pregunta. Aunque yo me preguntaría como voy a salir.
    Igual sería mejor no gritar, a ver si te van a oír.
    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Aupa Joplin!
    jaja, creo que de nada vale preguntarse la forma de salir... si la casa tiene hambre, come.
    Y lo de gritar o no... yo sé que de nada sirve, pero bueno, por intentar salvarse... que grite!! jaja
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Pienso en una planta carnívora, del estilo de enredadera que se expande y que en todo caso tiene algún aspecto atractivo para el incauto, quien, cuando queda entre sus ramas -atrapado- se convertirá en alguna osamenta que adorna su sala de estar...jeje
    Grande amigo, mucho ingenio por la tierra vasca...

    ResponderEliminar
  4. Sucede, veo que le has dado una nueva imagen al blog, eso está bueno, ya que, de vez en cuando, hay que darle una mano de pintura a las paredes, a las paredes que hunden sus raíces en la tierra, paredes de un blog que parece normal, pero que me enmaraña y grito, grito porque ya no sé cómo demonios entré...
    Humberto.

    ResponderEliminar
  5. Aupa Jose!!!!!
    que agradable visita la tuya!!! y no porque el resto de visitas no lo sean, que lo son y mucho, sino porque a ti hace tiempo que no te veía!!
    Le das casi en el clavo al micro, muchas gracias por tus aportaciones siempre complementarias a mis historietas... jaja
    Un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  6. Aupa Humberto!!!
    pues sí, le di una nueva imagen, pero sin querer y con problemas, pues perdí lo del analytics, lo del safecreative y no sé que más... soy un liante, pero bueno, espero que el cambio sea positivo!!!
    Un pedazo de abrazo desde el estómago de la naturaleza!!!

    ResponderEliminar
  7. Pues yo le doy otra interpretación. El cerebro se pregunta cómo ha entrado en esa casa que es el cuerpo. Tiene vida propia, transmite órdenes, pero no puede salir, porque no hay puertas ni ventanas, y si algún día lo intenta, pobre de él.

    ResponderEliminar
  8. Ey Mikel!!!
    me sorprende tu interpretación!!!
    pero tal vez sea un poco real no? porque yo a veces siento esa "prisión"...
    Saludos compañero!!!!

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho tu blog. :)
    Pasaré de vez en cuando. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. La Bella Durmiente despertó después de 100 años.
    Lo que parece ser su casa está rodeada de enrredaderas que cubren el techo y las ventanas. El sol, no puede filtrar ni un solo rayo de luz.
    Se da cuenta que está sola mientras palpa a su alrrededor los cadáveres de sus sirvientes.
    Grita horrorizada mientras comprende que esa, no es su casa y se pregunta...
    como hizo para entrar a la casa de Sucede?
    - jaja - terrorifica casa Daniel.
    Buen planteo y mejor resolución (como siempre)
    Eva(M)

    ResponderEliminar
  11. Hola Héctor!
    Gracias, pasa siempre que quieras que aquí estaré!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Eva!!!
    Me ha encantado tu historia, complementa perfectamente a la mía!!
    Que te parece si en lugar de la bella durmiente fuera blancanieves y los huesos los de los enanitos? jajaja
    Un abrazo Eva!!!

    ResponderEliminar