jueves, 10 de marzo de 2011

En lo que se transforman las buenas acciones

No puedes imaginar lo que duele. Primero sientes como lentamente se desgarra la carne, después la piel cede, se agrieta. La sangre brota de la herida y puedes percibir su espeso calor recorriendo tu espalda. Entonces, el carpo y el metacarpo emergen desde la escápula haciéndola crujir, y entre gritos nacen el cúbito y el radio y al final, antes de perder el conocimiento por la gravedad de las lesiones, el húmero sirve de punto y aparte al sufrimiento. La lacerante secuencia comienza ahora en el omóplato contrario. Una vez recuperado, y elegidos los colores de las plumas, es gratificante poder volar.

16 comentarios :

  1. OooH!!! Me ha encantado, sucede, como siempre!!! Un micro muy bueno. Como en cada uno de tus textos mantienes la intriga hasta el final para luego sorprenderme y siempre me dejas asi :O

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Soberbio! Un diez y medio. Me lo apunto para leerlo despacito.
    Admirados zoironak,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  3. Hola Iria!!!
    muchas gracias!! me alegro mucho de que te guste y de que se te quede esa cara! jajaja
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Aupa Pablo!!!
    Eskerrik asko!!!
    Me alegro mucho de ese diez, viniendo de ti me sabe a 20!!!
    Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  5. Qué preciosa transformación. Lo has descrito divinamente bien. Si todos pasaramos más seguido por esto...

    Me encantó.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, Sucede. Reconozco que me estaba dado un poco de grima leerlo hasta que he llegado al final. Sorprendente desenlace.
    Enhorabuena, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Liz!!
    me alegro de que te gustará la transformación!!
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola sara!!
    Bienvenida y gracias!!
    me hizo gracia lo de la grima... jajaja, menos mal que cambió tu opinión al final!! jeje
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Volar y libertad en mi mágicos pensamientos casi siempre van de la mano y llegar a la libertad a veces puede ser doloroso...
    Si tuviese que representarlas no encontraria mejores imágenes que las de tu micro,llenas de fuerza y vida.
    (Como paralelismo pensé en las mujeres en su dia de parto):D
    Saludos.
    Eva(M)

    ResponderEliminar
  10. Éste es uno de esos especiales... Excelente.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Eva!
    pues sí, volar y libertad son pensamientos afines... pero el paralelismo del parto... jaja, creo que duele más eso que el nacimiento de unas alas...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Aupa Humberto!!!
    muchas gracias amigo!! me gusta leer eso! Gracias!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. - jaja - después de comentar me quedé pensando si se entenderia mi paralelismo :D
    Alas, libertad, hijos, colores, plumaje para estrenar, llanto, dolor, en definitiva, vida ... ups :D (o se aclara o se oscurece del todo)
    en fin, nada. Solo un texto hermoso que te lleva mucho más lejos que las palabras que puedes leer, infinitamente más allá.
    Eva(M)

    ResponderEliminar
  14. Aupa Eva!!
    jajaja, gracias por la aclaración, no era necesaria, pero así me queda claro! jeje
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  15. Yo, como Eva, también estaba pensando en un parto, y en su doble faz de sufrimiento y alegría, pero como también dicen, siempre nos sorprendes con tu último aliento, esa libertad que da no la vida sino el poder del vuelo.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Mikel!!
    me alegro de que te haya gustado!!!
    y lo del parto... bueno, tiene esa parte de dolor y amor, aunque ahora en ese caso no quiero pensar en la parte dolorosa... jeje
    Salud!!!

    ResponderEliminar