miércoles, 2 de marzo de 2011

Ese no soy yo

Ya se lo dije, alguien habita en mi. Pese a sus gestos de afirmación, su mirada indicaba que no creía ni una sola palabra de lo que le decía. No tomó precauciones, y ahora, mientras mis manos siguen apretando y apretando su cuello en contra de mi voluntad, lloro al verle debatirse entre la vida y la muerte. Usted es el último psicólogo al que acudiré, me vendrá mejor un exorcista.

18 comentarios :

  1. ¡ay! por eso siempre digo que hay que ser precavido, no vaya a ser...
    Pues a ver si el excorsismo le ayuda a exiliar a su neurótico inquilino del alma.

    Muy bueno, pura escena de horror.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Aunque no creo en esa profesión, más le hago caso al mundano experiente y vaqueano, sé que muchas veces agobian tildando de esto o aquello a un paciente. Es más mi anterior jefe llegó a creer que debía dejar que todo trancurriera sin darle pelota, ahora purga una suspensión...vaya criterio psicológico dejar que te resbale la vida...
    Hazme una señal y te ayudaré con el próximo jeje...
    Muy ingenioso de verdad, cuando te salen estos toques literarios mágicos es cuando me enorgullezco de conocerte...
    abrazo anónimo

    ResponderEliminar
  3. Una buena idea, Sucede. Y bien realizada.
    Zorionak,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  4. Sucede, aquí apareció uno de los muy buenos, horror con un toque de humor, una fórmula siempre efectiva.
    Ahora me voy a dormir en paz.
    Un abrazo, amigo mío.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Liz, esperemos que el inquilino abandone su hospedería...

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  6. Ey jose, con esa historia tuya puedes escribir un libro! jaja

    Un abrazo, el mío sin anonimato!

    ResponderEliminar
  7. Aupa Pablo!
    jajaja, Eskerrik asko amigo!!
    me alegro de que te haya gustado!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  8. Humberto!!!
    me alegro de que puedas irte tranquilo a dormir! jaja
    gracias, amigo!

    ResponderEliminar
  9. Realmente una joyita, este relato me encantó.
    Saludos.
    Eva(M)

    ResponderEliminar
  10. gracias Eva!!
    muchas gracias por venir!
    por cierto, me gustaría que me dijeras cuál es tu blog, porque soy un poco torpe... jaja
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Sucede!
    Desde luego tienes un estilo más... negro!
    Me gusta mucho este relato y seguiré indagando y haciendo pesquisas por aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. La delgada línea entre locura y cordura, tal vez acabó con su psicólogo porque le estaba intentado ayudar, y hay muchos que no quieren que se les ayude. Muestras bien la dualidad del ser humano, menos mal que es ficción y no hay muchos que lleguen a estos extremos!!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Anita!
    jajaja, más negro, me gustó!
    indaga todo lo que quieras, eres bienvenida!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Maite!!
    gracias! pues sí, menos mal que es ficción todo lo que escribo, porque si no... jaja
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. Iria, muchas gracias!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. jajja Lamento repetir las onomatopeyas, pero me hace reír. Menudo psicólogo que desoyó tus palabras.
    Salud

    ResponderEliminar
  17. Aupa Joplin!!!
    tranquila por la onomatopeya, jaja, prefiero esa que otras...
    y sí, nunca hay que hacer caso omiso a alguien que vive "ocupado"... jajaja
    Salud!

    ResponderEliminar