viernes, 4 de marzo de 2011

Algo extraño

Trituró el último bocado de su exquisito manjar demasiado deprisa. Tenía tiempo pero nada que masticar. Se puso nervioso, se revolvió y gimió. Sus lloros alertaron a su madre, que al momento apareció cargando con más comida. El niño comió y comió mientras giraba sobre sí mismo a por el siguiente pedazo, hasta que la habitación se le quedó pequeña. Una pierna rolliza se asomó por la puerta, uno de los brazos por la ventana, la cabeza se quedó arrinconada en una de las paredes y la mirada casi fija en un punto que ante su estupor se hacía cada vez más oscuro. La abuela no daba crédito a lo que veía cuando llegó, y empujando por aquí y por allá, con contundencia pero con mimo, consiguió por fin liberarlo de su prisión y le dijo: "Cariño mío, ¿pero cómo demonios te has metido en la casita de muñecas?"

12 comentarios :

  1. Un texto con aires de surrealismo. En un primer momento vino a mi cabeza "Alice's adventures", pero enseguida modificaste la dirección de mi mente con el final. Todo era más simple, más cotidiano.
    Buen cambio de efecto.
    Un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Sí Humberto! jaja, a veces nos complicamos en pensar lo evidente y resulta que la solución es mucho más sencilla. Gracias por tu comentario!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. En casa de Miss Dinamita encontré su comentario y no pude más que pasarme a ver que se cocía en su casa. Se cocía una casa de muñecas con estilo y buena música de fondo.

    Un abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, sucede!! He visto al nene allí dentro, en la casita, encajado!! Es perfecto!!

    ResponderEliminar
  5. - jaja - cosas de niñitos diria mi abuelo...
    Me recuerda a su anécdota preferida: - la traviesa Eva mete su cabeza a través de los barrotes del estante que sotenia a la casita de las muñecas para ver que hacian cuando nadie las miraba. Cuando descubre que no puede salirse llorando llama a su abuelito, que no tiene mejor idea que decirle que la única forma de salir de la trampa es "cortandole la cabeza" ahora da risa la ocurrencia pero supongo que a los 2años el pánico seria total...
    Cosas de niñitos y abuelitos traviesos :D
    Excelente relato Daniel.
    Saludos
    Eva(M)

    ResponderEliminar
  6. Amigo, tenía ganas de escribirte. Gran relato. El surrealismo inicial troca al final en una realidad palpable. Un fuerte abrazo y AÚPA TÚ.

    ResponderEliminar
  7. Octavius, gracias por pasarte!
    Espero que vengas siempre que quieras, eres bienvenido!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Iria!!
    gracias, me alegro de verte de nuevo!
    gracias por lo de perfecto! jeje
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Eva!!
    esa historia tenías que habérmela contado antes! jaja, es posible que para una niña de 2 años fuera algo terrible, pero como historia es espeluznante y muy buena!
    gracias por tus palabras!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. Hombre Xilos!!!
    cuánto tiempo tío!!
    yo también me alegro de tu visita, muchas gracias por tu comentario.
    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  11. A mi me ha recordado al bebé gigante y glotón de "El viaje de Chihiro", el final es genial, mucho más sencillo, sin duda, salvo que ¿cómo pudo meterse en la casa de muñecas?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Aupa Anita!
    menuda historia la del viaje de Chihiro... y sí, el final es sencillo, pero como tú dices... cómo entró el niño en la casa de muñecas? tal vez por el tejado, o por la chimenea, o tal vez sea más sencillo... jajaja
    un abrazo!!!

    ResponderEliminar