viernes, 18 de marzo de 2011

La importancia de un abrazo

Sus manos se entrelazan y acarician; mientras, fijan sus opacas y húmedas pupilas en un horizonte teñido de un profundo arrebol. Las nubes han cedido el paso al sol antes del ocaso y las lágrimas han dado lugar a una tristeza seca y contenida. Huele a hierba mojada, es gratificante pero hoy no sacia. Se distingue entre el ulular del viento el canto de los últimos gorriones que retornan al nido. Se miran frente al paraíso, y aunque tratan de sonreírse no lo consiguen. Darían la vida sin dudarlo con tal de que él siguiera allí, pero es inútil hacer trueques con la muerte. Y se abrazan sellando el terrible duelo; el mejor recordatorio.

14 comentarios :

  1. Que tristeza.Aunque compartida es más llevadera.Muy emotivo.
    Menudo cambio de registro.
    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Que forma tan deliciosa de entender lo que significa acompañarse en el sentimiento ante la pérdida.
    Enhorabuena.

    Un abrazao

    ResponderEliminar
  3. Hola Joplin!
    Pues sí, la tristeza es un sentimiento que siempre va a estar ahí, pero los malos momentos en compañía duelen, en soledad matan.
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola bicefalepena!!
    Muchas gracias por tu comentario. Eso es, la compañía es muy importante en determinados momentos sobre todo...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Un texto que me sorprendió, principalmente porque lo encontré diferente a los otros, esta vez la muerte tardó un poco más en llegar, pero siempre está. Sin embargo, esta muerte no vino catastrófica u horrenda, sino de la mano del afecto. En paz.
    Un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  6. Aupa Humberto!!
    pues yo me alegro de sorprenderte, por una cosa o por otra, jaja.
    Y sí, a veces necesito la paz... no todo va a ser sufrimiento, no?
    Un abrazo, amigo!!

    ResponderEliminar
  7. Me ha recordado a un diciembre de mi vida. Un bajo bajo la lluvia, el abrazo más bonito estéticamente, y en el que menos calor sentí. Y ese acontecimiento dió lugar, como dijo mi acompañante, a un suceso improbable de un momento imborrable.

    Carpe diem!

    ResponderEliminar
  8. Hola Ana!!
    Lamento que esto te recuerde algo... todos tenemos recuerdos tristes, en eso basamos a veces nuestras ficciones...
    Gracias por venir!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Hola Dani, afortunados los que pueden compartir momentos de felicidad, y más aquellos inevitables de dolor. Creo que son los que más unen.
    La imágen que me queda dando vueltas: huele a hierba mojada es gratificante pero hoy no sacia...
    Saluditos.
    Eva(M)

    ResponderEliminar
  10. Hola Eva!
    en efecto, es muy importante la compañía, tanto en las buenas como en las malas...
    Esa imagen Eva, la de la hierba, yo la he sentido a veces, he rumiado el vegetal en mi cabeza después de la tormenta y me ha calmado, pero otras veces no... a veces no sacia...
    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Me encanta de principio a fin. Es una sucesión de imágenes que te tocan el corazón esperando ese abrazo final que anuncias en el título.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  12. Gracias Puck!!
    me alegro mucho de que te guste... paladear sensaciones es lo que tiene...
    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  13. La muerte no tiene por qué significar pérdida. Puede que haya una distancia física, pero afectivamente puede estar siempre ahí.

    Besos y encantada de descubrirte.

    ResponderEliminar
  14. Aupa Su!
    pues sí, mantener viva a una persona, pasa por mantenerla viva en nuestro corazón...
    gracias a ti por venir hasta aquí! el placer es mio!
    besos!

    ResponderEliminar