jueves, 31 de marzo de 2011

NO PRETENDO DAR PENA

La noche es tan fría que ni siquiera junto a la hoguera consigo entrar en calor. Mis huesos se van resintiendo, me duelen, y ahora más que nunca me arrepiento de mi aventura con la vecina del sexto. La comisión que estoy pagando es muy alta, y todo por no elegir una buena clave para mi correo electrónico, porque estoy seguro de no haberte reenviado yo la correspondencia que mantuve con Lola. Desde que me echaste a la calle no he vuelto a disfrutar de un buen menú, y me limito a fumar, beber o comer los restos que encuentro por ahí. No te daré más detalles, pues sé que tienes el estómago delicado. Tenemos un pleito pendiente, nos veremos las caras, aunque tal vez no me reconozcas, pues entre el abandono, la barba y la extrema delgadez no soy ni la sombra de lo que fui.

16 comentarios :

  1. Creo que el paso del tiempo logfra ese efecto en todos: no ser ni nuestra propia sombra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Una clave mal definida, define una pérdida de estatus, vida sana, fisonomía.
    Esto es más común de lo que uno piensa.
    saludos fraternales

    ResponderEliminar
  3. Hombre todo es tan relativo, pero me choca que no se arrepiente de su aventura(engaño, falta de respeto...) si no del descuido que llevó a que lo pillaran.
    Aunque un poco de pena si que da.
    Abrazo y SUERTE.

    ResponderEliminar
  4. hay que tener cuidado con lo que se hace, pena no siento.
    un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola Patricia!
    gracias por pasarte por aquí, no sé si volverás, pero si lo haces, bienvenida.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Hola deletras!
    Por lo común que es lo he contado...
    Un saludo, amigo!!

    ResponderEliminar
  7. Hombre!!!
    ni un poco? me alegro de que un tipo así no te de pena!
    Salud!!

    ResponderEliminar
  8. Hay muchos así Joplin!!
    se arrepienten de que les pillen, no de hacer sufrir...
    A mi no me da ni gota de pena, por cierto.
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Marian,
    gracias por la visita!
    más que cuidado lo que hay que tener es un poco de sensibilidad...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Pues a mí sí me da pena.
    los tíos capullos siempre me han dado pena jajaja
    Por aquí te leo, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Todo acto tiene sus consecuencias, a veces impredecibles. En lugar de pena dan ganas de darle un par de tortas para que espabile. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. jajaja
    No esperaba menos de ti Raúl! jaja
    nos vemos colega!!!
    abrazos!

    ResponderEliminar
  13. Estoy contigo Pedro... y digamos tortas por no decir algo más contundente, no? jeje
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  14. No sé porqué pero en el fondo me ha caído bien tu prota. Desde el título que me parece de lo más irónico y ese "no te doy más detalles que tienes el estómago delicado" el resto, la clave, la vecina nos puede pasar a cualquiera jajaja. Me ha gustado mucho y espero que tengas suerte
    Saludillos

    ResponderEliminar
  15. Aupa Puck!!
    jeje, tú te apiadas de cualquiera... jaja.
    Y eso de que no spuede pasar a cualquiera... bueno, dejémoslo ahí! jajaja
    Gracias, aunque no soy yo de suerte!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar