martes, 29 de marzo de 2011

Opacidad

Estoy enfermo. Llevo tiempo sufriendo esta descomposición. Últimamente se ha agravado considerablemente y lo que era una enfermedad leve, la presumo ahora como letal. Esto, aunque pueda parecerlo, no es un don, sino todo lo contrario. Poco a poco estoy desapareciendo, mi cuerpo se ha vuelto translúcido y pronto la luz me atravesará sin siquiera desviar su trayectoria. Seré totalmente invisible. Será mi fin.

20 comentarios :

  1. Interesante tu texto, Sucede. Lo leo como una metáfora de la falta de reconocimiento. Seguramente producirá otras lecturas muy disímiles. Ergo, sugerente.
    Abrazos,
    P

    ResponderEliminar
  2. Interesante reflexión la que despierta tu original microrrelato: la visibilidad como prueba de la propia existencia. Yo me sigo fiando más de mi autoconciencia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El título "opacidad" me llevó hacia la oscuridad, luego el protagonista a la translúcida intrametamorfósis (si se me permite el término), bueno que decir, una sensación cuasi estremecedora de un cuerpo perdiendo masa y color.
    un abrazo fraternal

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo!!
    bueno... tiene varias lecturas... personalmente no está pensado como una falta de reconocimiento, sino más bien como una falta de atención, no más.
    Está claro que tiene bajo mi punto de vista varias interpretaciones, la de la mecánica cuántica y las filosóficas...
    Un abrazo Pablo!!!
    Gracias por pisar!

    ResponderEliminar
  5. Hola Pedro!!
    Eso es, no ser visible es no existir, por mucho que estemos... en este caso ser o no ser a secas, no vale...
    La utoconciencia es fiel siempre, a nosotros y a los demás.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola deletras!!
    sí, eso es, opacidad es casi un deseo, una petición... eso de la intrametamofósis y la pérdida de masa y pigmentación me ha producido una sensación espectacular.
    Abrazos, amigo!!!

    ResponderEliminar
  7. Hombre lo de ser invisible puede tener sus ventajas eh? jejje

    Puede que simplemente tenga un mal día.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Está claro que cada vez somos menos, pero no nos lo creamos tan pronto.

    ResponderEliminar
  9. jaja
    Joplin, tú siempre ves la parte positiva!!!
    Esperemos que sea un mal día... jaja
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  10. Aupa Hombre!!
    menos opacos o menos invisibles?...
    jeje
    Saludos, compañero!!

    ResponderEliminar
  11. Es un texto que da para varias lecturas, me gusta pensar que es un sujeto que va perdiendo corporeidad frente a una enfermedad moral o espiritual, no física. Tampoco pienso en un fin físico, sino en un fin aún más grave.

    ¿El de la foto eres tú? ¿En serio?
    Y yo que te imaginaba como un ser con cara de de fuego ;)
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  12. Pensando en la que dice Humberto te hubiera quedado bien una foto de las que salen con ojos rojos, y siguiendo el micro, que se esté difuminando en la niebla.
    Al final, es que podemos acabar como los camaleones o las sepias, confundiéndonos con lo que nos rodea.
    Me ha gustado esa muestra de movimiento hacia la nada, esa búsqueda del reconocimiento entre los que te rodean.
    Seguiremos a la escucha, o mejor dicho con la lectura. Y este último "con" te dará un poco de acompañamiento.

    ResponderEliminar
  13. Aupa Humberto!!
    Infinitas lecturas... y tiene más de espiritual que de físico, claro está... y eso es grave...

    Y sí, soy el de la foto... qué pasa? no te gusto? jajaja. Y lo del fuego por qué? no pensarás que soy un demonio no? jajaja
    Un fuerte abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  14. Ey Mikel!!
    Pero si tú me conoces en persona tío!! sabes que ni mis ojos están inyectados en sangre ni desprendo fuego... No cuentes como soy a ver si alguien se acojona de verdad... jajaja
    Agradezco mucho el "con" y la compañía que me dáis. Una vez que decides compartir lo que te surge de las entrañas (o del corazón), prefieres ser comentado... aunque a veces no gustes...
    Saludos jarrillero!!!

    ResponderEliminar
  15. Me encantó el texto, esa manera de poner palabras a un sentimiento que todos hemos sentido alguna vez en distintos ámbitos de la vida. Y se me ocurrió una respuesta:

    "Se sentía invisible. Mientras se veía desaparecer en el espejo no se dio cuenta de que ella le miraba, le quería, le soñaba".

    Saludillos

    ResponderEliminar
  16. Puck!!
    eres una romántica, que no? jeje
    es posible entonces que al final se curase de su enfermedad!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  17. Hola, Sucede.
    Tu texto me habla de la importancia de la sociabilidad del ser humano.
    Gran microrrelato.
    Gracias por tu visita :-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Tanto tiempo queriendo ser invisibles de pequeños, y al crecer nos damos cuenta de que lo que queremos es que alguien nos vea.

    Irónico en extremo ¿eh?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Hola MJ!
    visito con gusto, nada de agradecimientos, continuamos por eso...
    un abrazo!! un placer tu paso!!
    me alegro de que te haya gustado!!

    ResponderEliminar
  20. Irónico al extremo desilusionista!!
    Que agradable volver a verte!
    un abrazo!

    ResponderEliminar