lunes, 21 de marzo de 2011

Reproches

14 de febrero de 1912 (En respuesta a la carta de Malena fechada en 5 de enero de 1912)

Han pasado casi trescientos años desde que te vi por última vez. No me gustó nada tu cara cuando nos despedimos, aún recuerdo como con el colmillo te mordías el labio inferior creando una mueca casi grotesca. Tuve que irme Malena, no sé por qué no lo entiendes, me perseguían y querían acabar conmigo. Parece mentira que no te acuerdes de las mentiras que se vertieron sobre mí, ni de las antorchas con las que incendiaron mi casa y mi cuadra; Spalal no pudo huir, y aún me atormentan sus gritos y sus coces mientras se abrasaba. Yo no maté a esas mujeres, ni tampoco a los niños, sería incapaz de hacerlo por mucha hambre que tuviera. Mi único delito ha venido por culpa de mi condena, pero siempre he sabido obtener mi sustento de buenas maneras, ¿puedes decir tú lo mismo?

Siempre he tratado, pese a los dolores de estómago que me acompañan desde que todo empezó, de aguantar con lo mínimo necesario y sin causar daños, pues no soy ese despiadado asesino que dibujan y que gracias a vosotros nos crea a los demás una fama tan horrible. Noto que guardas mucho rencor, y no lo entiendo, pues fue a mí al que se le partió el corazón cuando me enteré de lo tuyo con Rivell. Iba a volver  al enterarme de la muerte de mi peor enemigo, el alcalde Swaps, pero al conocer los detalles de tu nueva relación preferí no entrometerme, incluso lloré algunas lágrimas pese a tener los lacrimales ya cicatrizados. Supuse que lo nuestro había sido una farsa, ¿lo fue? Creo que sí, que me utilizaste.

Ahora vivo con Irina, soy feliz, he descubierto que mis necesidades alimentarias se reducen a un litro por semana; ella se extrae con sumo cuidado todos los lunes la cantidad que necesito y me la guarda en la nevera. Así que vivo de ella. Mi cuerpo es yermo y no podré darle el hijo que quiere; un día me pidió la inmortalidad, pero jamás le impondría esta condena. Además no sé qué me pasa, pero creo que estoy empezando a envejecer. Dios lo quiera.

Me despido de ti Malena, por favor, déjame en paz.

V. Van Boren


11 de marzo de 1912 (En respuesta a la carta de V. Van Boren fechada en 14 de febrero de 1912)


Querido Vladimir, eres reacio a un acercamiento y no te culpo, siempre te has alejado de tus miedos. Mi cara al despedirnos fue la cara una mujer a la que dejan en la estacada. Me acuerdo de todos los acontecimientos que me cuentas, sobre todo de Spalal, lo adoraba, con ese pelaje negro azabache que brillaba a la luz de la luna en nuestros paseos nocturnos. Yo también lloré por él, pero ahora descansa tranquilo, deja de atormentarte por su muerte y preocúpate de tu cobardía. Creo que te vinieron bien las persecuciones, pues así tuviste una buena excusa para huir de mí. Además, no sé que insinúas al preguntarte por mis buenas maneras, nadie culpa a un león que caza a un bisonte, ¿por qué a mí sí me culpas entonces? No me ensaño con nadie y bebo lo justo, pero no quiero morir.

Yo te quise, ¿lo dudas acaso? Jamás te utilicé, si empecé una relación con Rivell fue porque llevaba muchos años sola, el alcalde murió de viejo y pese a mi inmortalidad, para mí también pasa el tiempo. Rivell me trata bien, me defiende y está siempre a mi lado y de mi lado, y eso que él también es perseguido, pues algunas veces le puede el instinto y deja muchos rastros. Luego se arrepiente, y le quiero porque sé que trata de controlarse, cada vez comete menos atrocidades, aunque es muy voraz. Cuando le conocí me contó una historia muy afligido que te exculpa de las acusaciones que se vertieron sobre ti. Lo siento, y pese a lo que piensas, nunca creí que tú fueras el asesino.

Me alegro mucho de tu vida junto a Irina. Lo es todo para ti, tu amor y tu sustento, espero que no enloquezcas un día y quieras beber más de la cuenta, son peligrosos nuestros instintos, querido. Yermos somos, pero disfrutamos de la eterna juventud, aunque me preocupa tu envejecimiento. Por un lado celebro que estés contento con los cambios que estás experimentando, pero yo llegué aquí con la promesa de la vida eterna y por ella lucho, pero con tu afirmación me pregunto ¿moriremos algún día? Realmente espero que no, soy joven todavía...

Tu despedida ha sido bastante cruel, y te aconsejo que en el futuro no me trates así; lo has adivinado, no voy a dejarte en paz.

Malena Rijak

15 comentarios :

  1. No se que decir...¡Genial!
    Lo cuentas de tal manera que parece real, como si fuera posible una conversación así.
    Espera...¿tu no te llamarás Vladimir?
    jejeje
    Abrazo Sucede.

    ResponderEliminar
  2. Hola Joplin!!!
    bueno, te voy a dar un premio!! por ser la persona que más ha leído mi blog pese a las chapas que a veces meto... jeje
    Muchas gracias por tu comentario, por este y por todos.
    Un verdadero placer verte por aquí!!
    Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Cómo es natural en tí, y cómo ya te han dicho, dotas de realidad, d cotidianidad lo que normalmente supondría un ejercicio de imaginación...

    Nos vemos...

    Por cierto, me has recordado algo...
    http://www.poemas-del-alma.com/mario-benedetti-historia-de-vampiros.htm

    ResponderEliminar
  4. Aupa Alex!!
    hay visitas que agradan y visitas que además me sorprenden y son si cabe más gratificantes que las demás!
    Gracias por tu comentario amigo!!
    Voy a leer lo que me propones y te cuento!
    Un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Ostras (perdón)! qué bueno...
    Me alegro de haber aceptado tu invitación porque, a ambos, nos gustan los relatos y éstos con un toque "macabro" me encantan.
    Me quedo contigo para poder leerte, en lo del Metal quizás no esté a la altura, pero en tus historias me tendrás aquí apoyando a alguien que lo hace muuuuuy bien.

    Ya nos iremos conociendo y nos divertiremos con las lecturas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Towanda!!
    muchas gracias por tu comentario!!!
    sí, nos iremos conociendo!! será un placer.
    un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  7. ¿que es esto?
    bueno, podría ser la matriz de un capítulo de un libro de...vampiros...¿porqué no?
    Bien ambientadas las cartas, cuidadosos textos que se relacionan mutuamente...digno de leer!!!
    abrazo y felicitaciones

    ResponderEliminar
  8. Bueno bueno...
    A decir verdad, no me gusta mucho la actitud de Van Boren, o sea, es tipico de algunos hombres (vampiros o no) pretender que su pareja, esposa, novia o "mejor es nada" esté siempre perfecta y maravillosa... pero de ahi a pretenderlo de Malena es como mucho, deberia haber considerado que estaba empalada! - jaja -
    aparte, usar las persecuciones como excusa no es de buen vampiro, menos amilanarse por unas cuantas antorchitas y dejarla "pagando".
    De cualquier forma, pasados tantos años de cumplir su promesa de no dejarlo en paz, supongo que Van Boren ya debe estar acostumbrado a leer sus mensajes en el facebook y cuando se aburre no está tan mal tuitearse mientras ella en el spa se hace los últimos tratamientos de belleza porque nadie puede negar su naturaleza, si es jóven todavia... o no?
    Maravillosa imaginación Dani :D
    Saluditos.
    Eva(M)

    ResponderEliminar
  9. Eva... jajaja, los vampiros también tenemos, perdón, tienen, miedo... jajaja
    No lleves esto por una lucha sexista, que no existe, jajaja, Malena es tremendamente voraz y Vladimir es un vampiro tristón, melancólico... Al contrario de lo que se piensa, no es el demonio el que te invade tras el mordisco de la concepción, lo que te invade es un veneno que te obliga a vivir por los siglos de los siglos y si decides no continuar, debes sufrir una muerte bastante horrible, aunque práctica... jaja
    Gracias Eva por tus complementarios y por estar aquí, se agradece!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  10. Aupa, Sucede¡¡¡¡¡
    genial¡¡¡¡¡ me ha encnatado, y tu forma de relatarlo¡¡¡
    que bueno, hombre, que bueno¡¡¡¡
    besos

    Ío

    ResponderEliminar
  11. Gracias Ío!!!
    me alegro de que te haya gustado!!
    besosss!!

    ResponderEliminar
  12. Muy lindo relato, me encantan las historias de vampiros, pero esta es tan natural que me la creo.
    Un bso.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Moni!
    es que... es real... jaja
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  14. Ya sabes que esto de la sangre no es lo mío, pero está muy bien contado. Y el contarlo epistolarmente indica que tienes diferentes ideas para los micros. Eso está muy bien. Además me han gustado algunas frases de humor negro, como la de una mujer a la que dejan en la estacada. Jaja.
    Un paso más hacia la perfección.

    ResponderEliminar
  15. No seas polémico mikel... jajaja.
    gracias por el comentario, me alegro de que te guste!
    Salud!!!

    ResponderEliminar