lunes, 4 de abril de 2011

El traje del muerto

No hubo brindis, tan solo miradas de reproche y un hasta nunca colgado de una soga en mitad de la habitación. El aprendiz de sastre, pese a su pequeño tamaño, manejaba con destreza las tijeras y la aguja, y poco a poco creaba lo que sería un perfecto traje a medida. No sobraría tela en ningún sitio, y tampoco faltaría. En su cabeza rondaban cientos de sueños que se atropellaban unos a otros, en una lucha sin cuartel para ser el primero en cumplirse. Pero él lo tenía claro, quería viajar a Francia, dónde dicen que están los más bellos cementerios y las peores personas. Así que puso todo su empeño en aquél traje que tenía entre manos, ante la atenta mirada de su mentor, pues eso le abriría las puertas de otras funerarias de mayor prestigio. Cuando lo terminó, el cadáver del ahorcado descansaba con los ojos en blanco sobre la fría mesa; entonces le vistieron. Y como era de esperar encajaba como un guante en el cuerpo sin vida del reo. Pasaron años y de aprendiz pasó a maestro, pero de Francia no quedaba nada, sólo nostalgia en su corazón marchito. Y ahora, mientras cuelga de una soga en el centro de su habitación, es otro joven siniestro el que configura su negro traje, pero da la sensación de que en la caja va a tener más pinta de bufón que de señor.

24 comentarios :

  1. Bonito trabajo donde los haya.
    Sastre de la funeraria de la penitenciaría??
    Buuff...Ya pensé demasiado jajaj
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante sucesión de imágenes. Y por cierto, no debía preocuparse por lo de Francia. París no existe... justo hoy escribí sobre ello en los jardines jeje casualidades de la vida
    Saludillos

    ResponderEliminar
  3. Todas las artes se degradan. Incluida esa.
    Irónico, supongo.

    Me ha gustado mucho este.

    ResponderEliminar
  4. Aupa Joplin!
    sí, bonito curro, más que sastre modisto... pero nunca se piensa demasiado eh? jaja
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Aupa Puck!!
    jajaja, sí, ya leí lo de París, me encantó!!! que tristura de pareja por cierto...
    Me alegro de que te guste... Como dice Humberto, seré asociado tarde o temprano a la muerte... jeje
    Saludosss!

    ResponderEliminar
  6. Hola Hombre!!
    pues sí, irónico en parte... y todas las artes mal explotadas tienen un triste final... la muerte de un sueño es la muerte del que sueña...
    Me alegro de que te haya gustado
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gran relato. Evolución de una vida llena de muerte. Objetivos perdidos y finales encontrados.

    Un abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
  8. Gracias Octavius!
    Pues sí, la evolución de la vida siempre acaba en muerte, pero esta puede llegar como un jarro de agua fría o como una bendición...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. es la primera vez que entro en tu blog ...te he conocido a traves del blog de humberto y me parece genial tus relatos...un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola fus!!
    pues bienvenido!!!
    te espero por aquí siempre que quieras!
    Un abrazo y gracias por el comentario!

    ResponderEliminar
  11. A cada Santo, su vela, solo es cuestión de tiempo.
    Saludos fraternales desde Uruguay

    ResponderEliminar
  12. Abismante.
    Abrazos metálicos,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  13. Aupa deletras!
    pues sí, a cada uno le llega su turno, esperemos que en su posvida cumpla otros sueños...
    abrazos!!

    ResponderEliminar
  14. Aupa Pablo!!
    cuánto tiempo sin verte!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo con Puck en lo de las imágenes: son muy potentes.
    Bravo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Hola Alberto!
    Muchas gracias por tus palabras!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Veo que va creciendo el número de comentarios y me alegra porque tú también vas creciendo en tus relatos.
    Magnífica interpretación de cómo a veces los sueños no se hacen realidad, o cómo vamos cambiando de parecer, pero llega un momento que nos arrepentimos de ello y eso puede acabar mal.

    ResponderEliminar
  18. Aupa Mikel!
    Gracias!! Aunque ya sabes, esto de los comentarios es un ir y venir... A los bloggers nos dan ganas de seguir, son un aliciente muy importante, el sentirse acompañado... pero el tiempo juega en nuestra contra, y ni leemos ni comentamos todo lo que nos gustaría...
    Salud!!!

    ResponderEliminar
  19. Supongo que siempre le quedará el consuelo de que el aprendiz siempre supere al maestro.

    Por Dios, tienes ideas a cada cual más tremebundas. Me ha encantado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Aupa desilusionista!!
    no cabe duda de eso!! el aprendiz supera muchas veces al maestro, en la evolución está eso...
    Gracias por tu comentario, pero no es tan tremebundo, no?... jajaja
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  21. Muy impactante, da un giro de 360º muy bueno.
    Lástima de París, la habéis matado en dos días...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Hola Anita!!
    jajaja, sí, entre Puck y yo hemos roto el encanto de París!! jajaja
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  23. La muerte siempre tiene paradojas, en todos sus elementos.

    Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Citizen!!
    Me alegro de que te gustara, paradojas aparte...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar