martes, 19 de abril de 2011

Mi cáliz sangrado

Al amparo de la noche, el silencio es más callado cuanto más te adentras en ella. Y no sé que hora es, pero el silencio casi duele, así que supongo que la noche está atravesando su meridiano, dejando lejos aún los primeros rayos del amanecer. Y en medio de esta oscuridad siento vértigo, me tiemblan las piernas y noto mis carótidas palpitando con fuerza. Pese al esfuerzo que hago por ver un color distinto al negro, mis pupilas no consiguen enfocar nada, y noto como el músculo del iris se contrae sobre la pupila volviéndose a relajar, una vez y otra. Cierro los ojos y respiro, y entra a borbotones un aire contaminado que me abrasa al cruzar la frontera de mi garganta. Las costillas se clavan literalmente en mis pulmones con cada inspiración y percibo ese sabor óxido en la boca tan característico en situaciones similares. Paladeo y trago, inmóvil, esperando que en el estómago la sangre no cuente como perdida. Y escucho las rodadas en el asfalto, y los pasos entre los matorrales y las voces. Me han encontrado, pese a estar cabeza abajo en este infierno. Y esa mano en el hombro es una broma de mal gusto. Voy a dormir un rato, sólo un rato.

11 comentarios :

  1. ¡No, no te duermas!
    Le pones tanto realismo al texto que parece que hubieras pasado por una situación semejante.
    ¡Excelente, amigo!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. ¿El infierno?...vale, no voy a elucubrar jejeje
    Esa mano en el hombro da escalofríos.Te digo lo mismo que MJ ¡no te duermas!!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. En este accidente la ayuda llega en forma de "tú la llevas".

    Sigo pensando que tu capacidad descriptiva acojona...je.

    A-brazos.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo lo interpretaba más como un huido después de una paliza que es pillado de nuevo, y con la última frase quiere apartar de sí mismo ese caliz: no quiere morir (o que le maten). Y se dice a sí mismo que quiere dormir para no pensar en ello. Padre, aparta de mí este cáliz sangrado.
    Pero el accidente también tiene su sentido.

    ResponderEliminar
  5. Aupa gentes!

    MJ, tranquila, he pasado por momentos malos, pero ninguno tan terrible... y ya sabes que yo no cerraría los ojos porque no me canso de ser... jeje
    Un abarzo!!


    Joplin! jajajaja, elucubra(que palabra tan rara por cierto), que está bien... bueno, el infierno es particular de cada uno... este es el suyo, pero no hablo del infierno de Dante ni mucho menos... jeje
    Salud!!!


    Hermano!! tú me ves por dentro no? jajaja, o es que me has leído tanto que sabes lo que se me pasa por la cabeza al escribir cada palabra??
    Gracias tronco!! No nos acostumbres a verte para luego desaparecer eh? jaja
    Abrazos!


    mikel!! me gusta tu estilo, aunque yo creo que estás un poco jarto, incluso asusta eso del matarile, eres muy sangriento tronco, jajaja, pareces un director de cine mejicano!
    Saludoss!!

    ResponderEliminar
  6. Ej que nos acostumbras mal, y luego pensamos mal.

    ResponderEliminar
  7. No pienso interpretar nada. Todavía estoy temblando. Pedazo descripción!!!! cuando he sentido la mano en el hombro casi me da algo. aaaahhhh
    Saludillos (en voz baja para que no me encuentren)

    ResponderEliminar
  8. ¡Vaya accidente! Qué manera de describir, lo haces muy, pero que muy visual.
    No te duermas ¿vale?

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Aupa Puck!!
    bueno, no interpretes, pero vamos, que aquí no hay efectos especiales sino espaciales... relato de un despiste...
    abrazo!!!


    Elysa! gracias, la verdad es que hay cosas que medio vivo cuando las escribo... me asusto incluso... jeje. Dormiré, pero solo un poco...
    besos!!

    ResponderEliminar
  10. ¿Que mano será, la que te devuelve a la realidad o la que te busca para dormir?...
    Sin duda, deja un hilo abierto para que cada cual salve o sentencie al protagonista.

    Muy realista, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
  11. Eso es Citizen, en vuestras manos lo dejo, no quiero ser cruel... jeje
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar