viernes, 6 de mayo de 2011

Ciprés, encina y pino

Siente la boca seca. Protegido bajo un ciprés observa la incipiente lluvia como si no fuera con él. Tras la húmeda y espesa cortina se difumina una visión que no quiere creer. En la fría piedra, un cincel mecánico ha grabado un nombre; dos fechas. No puede ser, piensa antes de cerciorarse de que es su nombre el que allí luce. Para colmo, nadie llora frente al nicho; nadie. Grita, y como efecto de un extraño mecanismo el cielo se abre y la lluvia cesa. Un sol primaveral asoma sus rayos, deslumbrándole. Al final de la calle de flores secas aparece su padre, que sostiene su cojera y sus lamentos en un bastón tallado en madera de encina, y su desconsolada mujer, impresionante bajo un luto caro. Preceden a una caja de pino, sobria pero bien rematada, que oscila sobre los hombros de unos amigos a los que nunca ha visto con esas caras. Ahora lo entiende, por primera vez, o mejor dicho por última, ha sido el primero en llegar y seguramente el último en irse.

22 comentarios :

  1. Excelente¡¡¡
    El tempo de la narración es magnífica.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Genial, angustioso... pero genial.

    ResponderEliminar
  3. Si yo escribiera así, dios mio. Usas una métrica similar a la poética, es curioso.
    Muy bueno, Sucede. Todavía estoy esperando leer algo flojillo tuyo.
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
  4. "Sostiene su cojera y sus lamentos en un bastón...".
    El relato me parece magistral y esta frase me ha cautivado.
    saludos sin lamentos.

    ResponderEliminar
  5. Me da que se quedará.

    Lo mejor, negar que sea su lápida para evitarse muerto y molestarse porque no le lloren si no está vivo.

    ResponderEliminar
  6. El texto me transmite aromas, maderas, hierba, tierra, tan asociables con la muerte, como anticipándose, como un escalofrío que llega antes del desenlace. Describís una visión por la cual cada uno de nosotros vamos a pasar y es tan sofocante pensarlo. Me gusto mucho. Besos!

    ResponderEliminar
  7. Muy bien escrito y muy bien elegido el título.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo, Sucede

    ResponderEliminar
  8. Grande Sucede.
    solo una palabra: MAGISTRAL.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Buen título, sí señor, las palabras están en el micro, pero no desvelan. Me ha gustado.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Sucede que yo cuando sea mayor quiero escribir tan bien como tú :-)
    Chapeau, mon ami!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. muy bueno!,pero lo trágico impacta,me gustó como redactas ese momento tan desgarrador,de una manera tan natural,como tendria que ser y que para los humano no lo es,te felcito,
    floria.

    ResponderEliminar
  12. Espectacular, Sucede! Las tres maderas cubren casi piadosamente todo el relato. Abrazo Vasco.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Balamgo!
    Un abrazo!!


    Aupa Hombre!
    Quizá no tan siniestra... jaja
    Saludos!


    Hola aina!
    Muchas gracias!
    Abrazo!!!!


    Hola Cita!
    No exageres!!! jeje, pero gracias!!!
    Un abrazo!!!!


    Hola Rosa!
    Me alegro de que te guste!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  14. Aupa Citizen!!
    Seguro que se queda!! jaja, yo me quedaría bastante rato...
    Gracias!!!
    Abrazos!!!


    Hola Corina!
    Me alegro mucho de que os haya gustado.
    Un placer!
    Abrazoss!!


    Aupa Torcuato!!
    Muchas gracias!
    Me alegro de que el título también te guste!
    Un abrazo fuerte!


    Aupa Raul!!
    Gracias compañero!!
    Un abrazo grande!!


    Hola Elysa!!!
    Gracias! La madera está presente en nuestras vidas y en nuestras muertes.
    Abrazo!!!


    Hola MJ!!!
    jajaja, tú ya escribes mucho mejor que yo!! y yo... soy muy joven!!! jaja
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  15. Aupa CYBRGHOST!
    Me alegra mucho que te guste!
    Un abrazo!!


    Hola Floria!!
    Es natural, así que hay que redactarlo como tal.
    Gracias!!!
    Un abrazo!!!


    Aupa Dany!!!
    Gracias amigo!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  16. La descripción es genial pero la última frase me parece un giro divertido, ya ves, que me hace sonreir en un funeral. jaja por una vez le toca esperar a él.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  17. Sucede:
    Cada día logras superarte y todos lo notan y lo aprueban y te felicitan por ello. Me alegra enormemente que estés hablando con tu voz, que dada cual tiene la suya, que estés aceitando los goznes de tu muñeca para brindarnos textos como estos.
    Un honor pertenecer a este blog en pleno éxito.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  18. Sinceramente, Me he angustiado leyendo el relato. Pequeñas heridas sin curar... Pero es indicio de lo descriptivo de tus palabras. Besotes sucede!!!

    ResponderEliminar
  19. Hay acontecimientos a los que es mejor no ir. Este sería el único del que no se puede escaquear uno,¿o si? jeje
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Aupa Puck!!!
    mmmm... que cosas te hacen gracia... jajaja
    Me alegro!!
    Abrazo, maja!


    Aupa Humberto!!!
    Eso sería malo, no puedo cometer errores!! no, no, prefiero no hacerlo siempre bien... jeje
    Un abrazo!!! Ya sabes que el honor es mío de teneros aquí!


    Hola Contraindicado!!
    La angustia es buena si luego se pasa! Espero que cicatricen tus heridas!
    Un placer conocerte!
    Un abrazo!!


    Ey Joplin!!
    no, no, de esa no nos escaqueamos!! eso sí, he escuchado que el cuerpo está preparado para aguantar 190 años... así que ese momento por mi puede esperar! jaja
    Abrazo grande!!

    ResponderEliminar