lunes, 9 de mayo de 2011

Compañeros

Hace días que tan solo escucho el agudo gemido de ese perro. Comenzó a los pocos minutos del último temblor, el más intenso. Y desde entonces no cesa. El aullido funerario de ese animal se siente en este momento como la banda sonora del fin del mundo. A ratos, se desvanece, y esa paz es la peor guerra imaginable; cuando vuelve, como una plañidera en un entierro, me alegro de que siga ahí. Salgo a un exterior tan apagado como mi ánimo y ahí está, con la vista clavada en ese conjunto vacío de vida. Al acercarme, me mira, frunce el ceño y trata de gruñir, pero sólo emite un lamento. Sigo acercándome, nos tocamos, nos olemos. Te acompaño en el sentimiento, le digo, y parece que él, a su forma, me diga lo mismo.

- ¿Vienes?

Y le sigo. Él mira atrás, llorando. Cada vez mira menos. Ahora, juntos, emprendemos un nuevo viaje, y sé, que al igual que yo, espera ver una luz al final del túnel. A cuatro patas el cielo está más lejos pero, al menos, sigue estando.

23 comentarios :

  1. Qué miedo me das!!! Parece una imagen sacada de "La carretera" de CORMAC McCARTHY.
    Muy bueno,Felicidades
    Saludos desnuclearizados y sin temblores.

    ResponderEliminar
  2. Hola Rosa!
    Pues estuve a punto de no subirlo porque después de leerlo varias veces yo saqué el mismo parecido... pero bueno, tampoco iba a tirarlo a la basura, no? jaja
    Gracias, me alegro de que te guste!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  3. El lamento de un perro es semejante al llanto de un niño, ambos te hacen sentir ta impotente que te desesperas.

    ¿Por qué llorará ese perro?

    Sucede que sigues angustiándome.

    ResponderEliminar
  4. Hubiese sido un desperdicio muy grande... el perdernos esos gemidos del perro, me han puesto la piel de gallina...Me alegro de que lo subieras.
    Saludos y abrazos!!!

    ResponderEliminar
  5. Excelente relato.

    Ese viaje seguro será rápido e indoloro, al menos llegaras acompañado...

    Que más puedo decirte, bienvenido a casa ;}

    ResponderEliminar
  6. Se parece, sí, pero no es motivo para tirarlo. Si por parecidos fuera yo no haría nada.

    ResponderEliminar
  7. Yo apenas me acuerdo de cómo terminó, así que como si nada. Estupenda ambientación y final.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena atmósfera!!!
    Y el personaje del perro es estupendo.
    No lo tires!
    Llega, moviliza al lector, es lo que importa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Sucede:
    Leí el texto y luego los comentarios y me quedó sonando la palabra "tirar". ¿Qué es esto?
    Estoy de acuerdo con el hombre de Alabama, creo que está más que claro que no hay nada "verdaderamente" nuevo bajo el sol, después de los clásicos, todos reescribimos sus historias, algunas mejores que otras, pero el valor está en la forma y en el sello personal.
    Para mí es un texto magnífico y tiene tu marca... aunque venga alguno a decir que ya Paul Auster hizo hablar a un perro en Tombcutú. UUUHHHH!
    Abrazos.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  10. En tu linea...me gusta la relación con ese perro, el miedo y la tristeza hacen buenos compañeros.
    La luz al final del túnel...esperemos que lleve a un buen lugar...
    Abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado. Y es que ya se dice que el perro es el mejor amigo y el más fiel.
    Y ese final feliz, esa esperanza de una nueva vida que llega al final del túnel es algo nuevo en tus micros. Ja, ja. Por fin se puede pensar que puede venir algo mejor, después de todo. Tenía que surgir un animal para ablandar el corazón. Ojalá yo tuviera uno, pero me niego a tenerlo dentro de una ciudad. Quizás algún día pueda ir a vivir al campo, quizás llegue esa luz al final del túnel...

    ResponderEliminar
  12. Me gusta la imagen que has creado. Como todas las tuyas tiene un aire cinematográfico y sirve igual como arranque o final de una historia.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  13. Déjate ya de luces y de muertes niño que me has cortao el bollo que me estoy desayunando!!!
    Creo que me tienes que escribir algo bonito, como compensación.
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
  14. Aupa aina!
    No te angusties, jaja, el perro llora una muerte, ya lo dije... jaja
    Abrazo!!!


    Hola Rosa!
    Gracias de nuevo!! Sólo se me pasó por la mente, además, pese a los parecidos... qué no se parece a qué? está casi todo inventado... jeje
    Abrazo!!


    Hola muerte!
    saludarte se me hace raro, como si fuera un valiente saludando a alguien que temo... jaja
    Gracias, pero no hablo de muerte, sino de vida! jaja
    Un abrazo!!


    Aupa Hombre!!
    A mi parecer tus relatos resaltan precisamente por la originalidad!!
    Un abrazo compañero!!


    Aupa Citizen!
    Pues... acaba mal, peor que mi historia sin duda... jaja
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Patricia!!
    Gracias! Era lo que pretendía, mover algo dentro, algo que no mueven las personas...
    Un abrazo!!!


    Ey Humberto!!
    Sí, la verdad es que siempre trato de poner un sello, de personalizar el cuento... los tres cerditos en mi cuento mueren, siempre he sido más de lobos...
    jajaja, ahora tengo otro parecido, Paul Aster también habló de perros! jaja
    Abrazos!!


    Hola joplin!!
    Gracias maja, ya sabes que mi línea es bastante fuerte, jaja, pero como bien dices, en este caso dejo una puerta abierta, una luz al final del túnel, aunque intencionadamente hablo de viaje y de cielo... pero acaso no hay cielo y viajes para los vivos?
    Abrazo!!!


    Ese mikel!
    El mejor corrector del universo digital, cuánto tiene que aprender microsfot de ti... jaja.
    Me alegro de que te gustara, es un buen estudio este, según es la persona así ve en este relato vida o muerte... jaja
    Salud!!!


    Hola Puck!!
    Gracias maja, ya ves, siempre visualizo de la misma forma, soy un poco cuadriculado, que no? jaja
    Un abrazo fuerte!


    Hola Cita!!!
    jajaja, por qué ves muerte cuando hablo de vida?
    Dicho y hecho, mi próximo micro te lo dedico, intentaré algo bonito!! jeje
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  16. Una preciosidad.
    Felicidades, Sucede

    ResponderEliminar
  17. Gracias Torcuato!!
    Me alegra que te guste!!
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  18. Como alguien ha dicho por ahí arriba, el lamento de un perro es tan desconcertante y desgarrador como el llanto de un bebé.
    Este micro es sobrecogedor, Sucede. Me ha gustado especialmente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Unidos por el espanto, como diría la famosa frase. Tu texto tiene un silencio ensordecedor, un lamento... no pude evitar un gesto de angustia en mi cara.. Muy bueno. Un beso grande!

    ResponderEliminar
  20. Hola MJ!!
    me alegra que te guste!!
    a mi esos llantos perrunos me hacen un nudo...
    Abrazos!!!


    Hola Corina!!!
    por este si dejo que os angustiéis porque no pinta bien la verdad... jeje
    Me alegro de que te haya gustado.
    Un abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar
  21. La banda sonora del fin del mundo: un llanto a la muerte. Conmovedor e inquietante. Un saludo, Sucede!

    ResponderEliminar
  22. Me gustó. La atmósfera si es muy "La carretera" pero a mi me d ala impresión que aquí manda más el perro que el hombre. En mi humilde opinión, claro.

    ResponderEliminar
  23. Aupa Loba!!
    Sí, una mezcla de compañía y miedos. Se necesita compañía cuando no hay ningún sitio al que ir? Yo creo que sí!
    Un abrazo, Loba!!!


    Aupa Cybrghost!!!
    Tienes toda la razón, por eso ante la pregunta de vienes es el hombre el que le sigue. Me encanta cuando el detalle no pasa desapercibido.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar