lunes, 2 de mayo de 2011

Cuando se acaban las penas

Hace crujir la madera de su vieja mecedora. Las curvadas láminas unidas a sus patas tropiezan con un obstáculo en cada balanceo impidiendo completar el relajante movimiento. Pero no tiene ni la más mínima intención de retirarlo, ni de relajarse más de lo que ya está. Así que continúa meciéndose adelante y atrás con esa mirada perdida y el gesto neutro. En ocasiones tensa más los músculos para imprimir más fuerza al desplazamiento, y entonces cruje algo más que la madera. Poco a poco el balanceo es más largo, pues el obstáculo va cediendo bajo sus arcos. En el suelo se astillan los huesos de esa mano que tantas veces, por desgracia, ha tenido encima.

26 comentarios :

  1. Que siga impulsándose con fuerza hasta que ese "obstáculo" se divida en dos y deje de entorpecer su balanceo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, abierto a la imaginación.A partir de este momento podrias escribir una novela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Son esas pequeñas molestias las que nos hacen apreciar realmente el valor del descanso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vaivenes de la vida, crujen y se van, y se vuelven,...

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  5. Nunca sabemos lo que tenemos dentro, hasta que nos llega el momento de odiar.
    Magnífico relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Y aun así, solo en ocasiones imprime algo más de fuerza.

    Genial victoria!

    ResponderEliminar
  7. Un poco macabro o son cosas mías?

    Besos sin tropiezos

    ResponderEliminar
  8. Si sigue así, en breve, no tendrá ningún obstáculo.
    ¿justicia?
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Has vuelto a tus andadas, Sucede, de todas formas, has sido bastante suave y cauto, pues es una mano la que cruje, peor habría sido que -expresamente- hubieras mencionado otra parte del cuerpo que causase más impresión.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  10. Grande Sucede.
    yo digo lo que el compañero Humberto, tendria que haberle pillado otra cosa, para oirle cantar jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Aina!
    Lo hace, de vez en cuando, pero reducir a cenizas esto es realmente difícil, eso sí, ensuciar, ensucia.
    Un abrazo!!


    Aupa Rosa!
    No me gusta cerrar demasiado las historias, aunque en parte se cierran solas... Todo se andará, con tiempo todo se puede.
    Saludos!!


    Esos es bicefa!
    Quería remarcar eso, ese obstáculo es el fin de sus penas, su descanso.
    Abrazo!


    Aupa Hombre!
    gracias por el pseudopseudónimo!
    Abrazo!!


    Hola Adivín!
    Lo importante es el cadencioso balanceo... reconfortante.
    Saludos!!


    Aupa Balamgo!
    Gracias! En realidad, hay un punto más allá del odio, y es ni tan siquiera sentirlo, pasar página.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  12. Sí Citizen!
    Sólo a veces, para no terminar demasiado pronto...
    Abrazo!


    jaja Su!!
    bueno, según se mire, la vida es más macabra que ninguna historia... por muy macabra que esta sea...
    Saludos!!


    Aupa CYBRGHOST!
    Más que vendettas, justicias!
    Saludos!!


    Hola joplin!
    justicia, sin duda, la que va más allá de la injusta espera de una resolución.
    Abrazo!!!


    Hola Humberto!!
    bueno, es bastante comedido, amigo, jeje. No es demasiado truculento, no? jaja
    Abrazo!!


    Hola Raul!!
    jajaja, no, ese ya no canta...
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  13. Imagen, sonidos y dolores hay en este micro. Muy bueno, el odio ayuda a que no moleste ese tropiezo en el balanceo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Algo traía el apacible vaivén...traía los plácemes de una especie de "vendetta".
    ¿Cómo no lo imaginé hasta el final?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Y cuando el balanceo siguió su curso normal, por fin pudo dormir tranquila y sosegada, sin ningún miedo. Ya no quedaban obstáculos en su camino ni en su vida. Y tras el reconfortante sueño, por fin pudo vivir su vida.

    ResponderEliminar
  16. Has descrito muy visualmente el sonido del descanso, para quien ocupa esa mecedora.

    Me ha gustado, mucho, mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. hola me gusta,lo que he leido deja mensaje,aunque aveces es cruda realidad,pero la vida muchas veces es asi,saludos
    en mi blog si sigues leyendo,no solo he ecrito poemas ,también relatos sobre vivencias,lo cual asi llamo a mis trabajos,es un placer haber visitado tu blog, te seguiré

    ResponderEliminar
  18. Ayyy me ha dolido la mano!!! aunque fuese merecido, me ha dolido. Consigues transmitir como nadie esa sensación, no general, sino localizada en el punto concreto del cuerpo que se te antoja. Y esta vez, sin sangre (visible, al menos)
    Saludillos

    ResponderEliminar
  19. te felicito,es maravilloso el momento que estás por vivir,ya verás cuando tengas ente tus brazos a tu heredero,y también va mis felicitaciones que trabajo haya sido elegido para leerlo en radio"Esfera" señal que vas por muy buen camino y me alegra que mi poema te haya gustado, si sigues leyendo verás me parece a mique soy algo prosaica,pero eso lo dirás tu cuando sigas leyéndome,estoy feliz de haber llegado a tu blog en un momento tan especial en tu vida,saludos
    Floria

    ResponderEliminar
  20. Y por qué estaba en el suelo....mareado, dormido, atolondrado por un golpe, arreglando el parqué..... hummmmmmmmmmm.... conociéndote, seguro que se lo había cargado. Un abrazote de tu amigo Xilos

    ResponderEliminar
  21. Cruje la venganza en cada balanceo. Y alguien disfruta su descanso. Abrazo vasco.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Anita!
    Es relajante tu comentario... jeje
    Saludos!!


    Aupa deletras!!
    Qué esperabas de la historia? Una anciana que se mece y teje? jaja
    Abrazo!


    Ey mikel!!
    eres un cuentista, jaja!
    Salud!!


    Hola Elysa!
    Me alegro de que te haya gustado!
    Un abrazo!!!


    Hola Floria
    gracias por venir!
    me alegro de que te guste lo que lees, un placer!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  23. Epa Puck!
    jeje, tranquila que no es tu mano, esa nunca la aplastaría!!
    gracias!
    Abrazo!!


    Xilos!!
    dichosos los ojos!!!
    qué bien me conoces, amigo!
    jeje, te dejo que imagines lo que quieras, pero te aviso que no está para levantarse... jaja
    Abrazo!!


    Hola Dany!
    Los restallidos de la madera y de los huesos se me antojan parecidos... y gozosos!! jeje
    Abrazo, argentino!!

    ResponderEliminar
  24. Qué queda cuando se acaban las penas, Sucede?
    Me refiero a materia, físicamente. Qué es lo que queda? sobre qué nos sostenemos?
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar