miércoles, 11 de mayo de 2011

Renunciando a un beso

Temo el sonido envolvente que originan las ondas en el agua cuando algo de densidad mayor traspasa ese opaco muro en el que flotan algunas hojas desperdigadas y, pese a la contradicción, secas. Temo esos árboles que retuercen sus frondosas ramas de un lado a otro de la ciénaga, tratando de ocultársela a un sol impertinente que intenta abrirse un hueco con su mirada de fuego, sumiéndola en una nocturnidad constante. Temo el canto siniestro de esos insectos, desterrados, que tratan de sobrevivir causando estragos. Y sin embargo, adoro el carnívoro ataque de los insectívoros moradores de ese mohoso mundo en el que no caben príncipes pero sí princesas.
Desde su atalaya arbórea otea clandestinamente una rana moteada sus dominios, recordando la dolorosa metamorfosis que experimentó un día, decidiendo por lo tanto que ser verde no le impide ser princesa.

21 comentarios :

  1. Segunda entrada dedicada, esta vez para Puck, que me pidió uno de ranitas, jaja.
    Ahí lo tienes Puck!
    Abrazos a todos!!!

    Por cierto, como bien me han dicho, requiere de pulmones, pero es parte intrínseca del relato...

    ResponderEliminar
  2. Sí, con una buena bocanada, la lectura es mucho mejor a este ritmo (si cabe).

    No creo que Puck se refiriera a esa clase de ranas, quizás si al menos la metamorfosis fuera al revés... pero de ti: ya sabía qué podía esperar. Yo no haré peticiones, prefiero los cuentos de toda la vida, con final feliz.

    ResponderEliminar
  3. Bonito reverso del cuento, Sucede.
    Me encanta :-D

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah! Y suerte en la 2ª ronda de las microjustas.
    ¡A por ellos! ;-)

    Muak

    ResponderEliminar
  5. Me gusta.
    El ambiente de la ciénaga es un verdadero paraíso para los insectos, lo describes muy bien.
    Los cuentos tradicionales van necesitando una jubilación, quizá este estilo termine cuajando.
    Yo también te deseo lo mejor en esa segunda ronda.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Grande y siempre grande sucede.
    eres muy bueno tío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. jajaja ya sabía yo que dejar una pobre ranita en tus manos.... Gracias. Me ha gustado mucho la descripción de la charca, el título y, sobre todo, eso de que "ser verde no le impide ser princesa" :-)
    Croack, croack

    ResponderEliminar
  8. Está muy bien cambiar algunas cosas de la forma tradicional, para estos tiempos que corren.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Muy buena prosa poética.
    Y bien por la princesa, hay que saber adaptarse a las circunstancias.

    Un abrazo, Sucede

    ResponderEliminar
  10. Gracias Sucede, me hace falta sonreir y tu rana verde lo consigue.Si aceptas peticiones, mira a ver si puedes hacer algo con la burocracia.
    Ese micro seguro que me arrancaría una carcajada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Muy visual esa ciénaga y esa prince... perdón, rana oteando el horizonte.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Un bocadillo delicatessen.
    Un abrazo oriental y amigo

    ResponderEliminar
  13. Pequeño y brutal punto de vista.

    ResponderEliminar
  14. Ey Puck!!
    no te quejarás de como la trato no? jeje
    y por supuesto, en los colores no está la categoria... aunque yo prefiero el negro.
    Abrazo!!!!


    Aupa Balamgo!!
    Sí, amigo, al final, lo tradicional aburre un poco...
    Abrazo!!


    Hola Patricia!!
    Eso es, jeje, hay que saber adaptarse... y esta rana sabe! jaja
    Un abrazo!!!


    Hola Rosa!!
    Ríete, ríete!!! nos hace grandes y nos quita años!! jeje
    Ufff burocracia... vale! veré lo que puedo hacer... pero te advierto que no será de risa... jaja
    Un abrazo!!!


    Hola Elysa!!
    jeje, sí, sí, es rana!!
    me alegro de que lo visualices, en mi cabeza es fantástico!!!


    Hola enletras-deletras!!!
    Saboréalo, amigo!!
    Un abrazo fraternal!!


    Hola Loba!!
    Siempre brutal, siempre.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  15. PARECE SER QUE ESTO YA FUNCIONA.Pero se han perdido entradas y parece que a ti tambien.
    saludos UN POQUITO CABREADOS

    ResponderEliminar
  16. Lo de faltar el aire, le da más realismo al ambiente de pantano o ciénaga.

    Muy interactivo, si.

    Un salduo.

    ResponderEliminar
  17. Aupa aina!!
    de verdad que no quieres tu cuento? jeje, pues sería muy bonito!! y quién te ha dicho que el final de este cuento no es feliz? jeje
    Abrazo!!


    Hola MJ!
    Me alegro de que te guste!!
    Y gracias!!!


    Aupa joplin!!
    Me encanta que te encante amiga!!
    Y gracias por tu apoyo!!
    Abrazo!!!


    Ey Raul!!!
    Gracias tronco!! Tú sabes de mis comienzos y yo de los tuyos, y ambos sabemos de nuestros progesos!!
    abrazo fuerte!!!


    Aupa Hombre!!!
    gracias, gracias... jaja

    ResponderEliminar
  18. Ey Puck!!
    no te quejarás de como la trato no? jeje
    y por supuesto, en los colores no está la categoria... aunque yo prefiero el negro.
    Abrazo!!!!


    Aupa Balamgo!!
    Sí, amigo, al final, lo tradicional aburre un poco...
    Abrazo!!


    Hola Patricia!!
    Eso es, jeje, hay que saber adaptarse... y esta rana sabe! jaja
    Un abrazo!!!


    Hola Rosa!!
    Ríete, ríete!!! nos hace grandes y nos quita años!! jeje
    Ufff burocracia... vale! veré lo que puedo hacer... pero te advierto que no será de risa... jaja
    Un abrazo!!!


    Hola Elysa!!
    jeje, sí, sí, es rana!!
    me alegro de que lo visualices, en mi cabeza es fantástico!!!


    Hola enletras-deletras!!!
    Saboréalo, amigo!!
    Un abrazo fraternal!!


    Hola Loba!!
    Siempre brutal, siempre.
    Abrazo!!!


    Sí, Rosa, ya funciona, pero hemos perdido algo, bueno no pasa nada, no?


    Aupa citizen!!
    jeje, interactivo, me gusta!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. Lo que cambian las ranas cuando les quitas el jardín :-)

    ResponderEliminar
  20. jajaja, verdad que sí Cybrghost?
    Las ranas, fuera de su charca, son distintas, ni mejores ni peores, sólo distintas. jaja
    Abrazo!

    ResponderEliminar