miércoles, 25 de mayo de 2011

Treinta y seis

Treinta y seis es el número de la mala suerte. Mi abuelo murió en dicho año con esa edad, y ese año nació mi padre. Yo nací treinta y seis años después, en el setenta y dos, el día que murió mi padre. Cuando cumplí treinta y seis temblé, y cuando mi mujer me dijo que estaba embarazada, pese a ser la mejor noticia de mi vida, celebré mi funeral. Pensé "de este año no paso"; pero pasé. Hoy cumplo sesenta y tres y tiemblo como cuando cumplí treinta y seis, pues tal vez a la muerte se le pasó aquel año y estaba esperando a que llegara este.

21 comentarios :

  1. Bucles rotos, mala señal. Muy mala.

    ResponderEliminar
  2. Sesenta y tres? no me cuadra... La muerte es mucho mas sofisticada.
    Un ejemplo: 36 x 3 = 108 - 27 que son los años que han pasado desde que se le paso el treinta y seis cumpleaños, 81 el tipo morirá a los 81, o no; pero es que nadie sabe las cuentas de la muerte.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Claro, es que a la muerte le gustan los reversos ;-)
    Me encantó este micro. ¡¡¡Mucho!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Aupa Hombre!!
    sí, pienso lo mismo, mejor si la secuencia siguiera su curso... jaja
    Abrazos!


    Hola Jack!!!!
    jajaja, este pobre hombre piensa que es el 63 por el palíndromo numérico (ya sé que esto está mal dicho) con el 36... pero yo sí se con cuántos años morirá y no son 81...
    es mucho más simple se le ha pasado el 36, pues deja correr otros 36, morirá con 72, cuando ya ni se acuerde de que tiene que morir, eso es lo bueno, no? jaja
    Abrazos matemáticos!


    Aupa MJ!!
    jajaja, leí uno de tus versos y reversos y se me ocurrió esto, así que en parte tienes la culpa de este jaleo, jaja.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  5. 36 No es un número que me guste, más bien no me gusta nada. Mi padre se murio a esa edad y yo estube mucho tiempo obsesionada. Supongo que la muerte me tiene reservada una sorpresa,
    Como siempre te sales Sucede.
    Saludos desde el aire.
    Rosa

    ResponderEliminar
  6. Ingenioso, un maravilloso uso de la casualidad, de la suerte y del presagio.
    Un abrazo mi querido compañero.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que los 36 son un número medio extraño....

    Pero me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  8. ¿Que clase de vida se puede llevar contando las horas para la muerte? Y si no "sucede" después de un segundo de felicidad vuelve a contar buscando otro parámetro porque no sabe vivir de otra forma.....jaa. Abrazo vasco!!

    ResponderEliminar
  9. Muy ingenioso. Por suerte yo ya pasé de los 36, jaja. Aunque a mí igual me toca la mala suerte con otro número. Habrá que analizar fechas y hechos y reprogramar todo.

    ResponderEliminar
  10. Tendrá la muerte tiempo para tantos cálculos? tendrá un lápiz afilado en el bolsillo? o solo apretara los ojos y hará silbar la guadaña en un movimiento apurado, frente a una multitud que se agolpa? Que texto, Sucede... genera mucho. Un beso celta! Mi abuela era irlandesa, herede runas al nacer casi! "Fe" es un homenaje a ella. Besotees!

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo con tu personaje: yo también tendría miedo!!!
    La muerte es caprichosa.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  12. Aupa enletras!!
    gracias poeta! uno hace lo que puede, o lo que le susurran... jaja
    Abrazos!!!


    Hola Lía!!!
    Si que es raro, sí, jajaja
    me alegro de que te haya gustado!
    Abrazos!!!


    Ey Dany!!
    ya te digo, que estrés! jajaja
    me ha encantado eso de otro parámetro!!! deformación profesional, ya se sabe!
    Abrazos!!


    Aupa mikel!!
    jajaja, de verdad que pasaste los 36? pues no los aparentas! jajaja
    Oye, reprogramemos pues el algoritmo, que para algo que sabemos debemos explotarlo!!!
    Abrazos!!


    Hola Corina!!
    A la muerte es a la única que no se le acaba el tiempo, no? No sé si escribe con lápiz o con sus garras! jajaja
    Oye, me ha encantado tu Fé, te lo dije antes y te lo digo ahora, Paz hermanos!
    Un abrazo, maja!!!


    Aupa Patricia!!!
    yo no tendría miedo, estaría con las canicas a la altura de la nuez!! y eso que sé que esto puede ser pura casualidad... jeje
    Abrazos!!!


    *********
    Me sorprende que nadie piense en el pobre hijo, que así como su padre cumple 63, él cumplirá 36, habrá un 2x1? jajaja
    *********

    ResponderEliminar
  13. Si hubiera cumplido 72, el hijo cumpliría 36, pero como cumple 63 todavía no ha llegado su hora. Amén.

    ResponderEliminar
  14. jajaja, eso mikel , quería decir 72 como le dije a Jack, es que veo el 36 hasta en la sopa, a ver si va a ser maldito de verdad? jaja
    Vete a casa ya, hombre!

    ResponderEliminar
  15. ¡Jolín! con el 36, a esa edad me morí y volví, ¿que pasará a los 63? ¡Ay, ay!

    ResponderEliminar
  16. No, hombre no, no entiendes a la muerte, está esperando a que cumplas 72 y no veas nacer al nieto.

    ResponderEliminar
  17. Grande Sucede.
    Cada vez que escribes un micro como este me haces pensar que coño tienes en esa cabeza de genio,
    te juro que de das envidia jajaja
    Un abrazo tron!!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Elysa!!!
    tranquila mujer!! a los 63 no pasará nada, uno más a la colección y a seguir contando, ya verás!
    Un abrazo!!


    Aupa Aina!!!
    jaja, prefiero no entenderla y vivir con la intriga necesaria para ser feliz!
    Un abrazo!!!


    Aupa Raúl!!!
    que nos pasa que últimamente andamos de anónimos? yo tengo que acceder primero al escritorio de mi blog para poder ir al resto de blogs! Menos mal que te conozco y sé que eres tú!! jaja
    Y no hay de que tener envidia amigo!!
    Un pedazo de abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. Morirá de estrés antes que le vengan a buscar :-)

    ResponderEliminar
  20. Pobre hombre, que si le hubieran nacido trillizos se va al inframundo a los 36 jeje Me gustó mucho ese juego numérico y opino igual que una de tus lectoras, que la muerte no se anda contando los huesos para hacer su trabajo, estira el dedo y punto.

    Besos, amigo Sucede.

    ResponderEliminar
  21. Aupa Cybrghost!!
    jajaja, seguro, con estos sustos!!!
    Abrazos!!!


    Hola Liz!!!
    No sé lo que cuenta la muerte, pero sé que llega siempre en el peor momento...
    Un Abrazo Liz!!!!

    ResponderEliminar