lunes, 23 de mayo de 2011

Una singular historia

La institutriz, algo preocupada porque no le baja la regla, espera en el andén al tren de las tres y diez; aún no sabe lo que le dirá cuando le vea. Está apesadumbrada, pues aunque siguió las normas a rajatabla, algo ha fallado en una tarea tan sencilla. Dios, y su marido defendiendo el negocio familiar en el quinto pino, lavando y cortando las reales melenas de los domésticos animales, que no domesticados, de las infantas, mientras ella retoza con el librero. En sus nalgas, por culpa de una tinta en descomposición, se puede leer entero un capítulo del libro Guerra y Paz. Tolstói, ¡te has lucido!


Microrrelato a partir de 10 palabras propuestas por jane eyre en Ociozero

17 comentarios :

  1. Si que has recargado, las musas bienen bien descansadas.
    Buen tatuaje en las nalgas, no se va a olvidar del librero en la vida, jajaja.
    Saludos desde el aire.

    ResponderEliminar
  2. Si es que ya no queda dignidad ninguna, NIN-GU-NA.

    ResponderEliminar
  3. Es lo que tiene la tinta... que permanece su tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. y es largo el capitulo? Se extrañaba que suceda Sucede!! Un beso grande!

    ResponderEliminar
  5. No hay reto que se te resista, colega.
    Una historia muy singular, sí señor y divertida (no tanto para el marido de la institutriz, claro ;-)
    Se te echaba de menos.
    ¿(H)abra zotes?

    ResponderEliminar
  6. ja ja ja!!!!
    ¿Y con qué podrá quitarse?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Su única esperanza es que el marido no le guste nada la lectura... y si hacerlo a oscuras.
    Me gustó.

    ResponderEliminar
  8. Bueno......todo el mundo anda con tatuajes...
    No es para tanto, jaja. Abrazo vasco!

    ResponderEliminar
  9. Me temo que toca "misionero" para rato. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Un capítulo entero de Guerra y Paz en las nalgas?
    ¡Pero qué pedazo de trasero debe tener esa mujer!, si me hubieras dicho una o dos páginas, bueno, hasta podría haberse encontrado una justificación, pero, un capítulo entero de ese libro es mucho...
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  11. Vaya fatalidad!!
    Un tatuaje a la vieja usanza, mirá si decía "Fé de errata" jajaja
    Un abrazo fraternal

    ResponderEliminar
  12. Hola Rosa!!
    he recargado sí, pero la carretera me ha sacado de quicio!!
    Abrazos!!


    Aupa Hombre!!
    Eso mismo digo yo!!! jaja
    Salud!!!


    Hola Towanda!!
    La tinta y un culo poroso... jajaja
    Abrazos!!!


    Aupa Corina!!!
    dos páginas diría yo... jajaja
    Abrazos!!!


    Hola MJ!!!
    jaja, haberlos haylos!! los zotes digo!
    Gracias por la bienvenida!!
    Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Patricia!!
    jeje, yo creo que con amoniaco sale! jaja
    Abrazos!!!


    Aupa CYBRGHOST!!!
    jajaja, igual ni sabe leer... jaja
    Abrazo!!!


    Aupa Dany!!!
    Eso es verdad, los tatuajes no son ninguna novedad... jeje
    Abrazo!!!


    Hola Pedro!!
    jajaja, pues sí, misionero o abstinencia...
    Abrazos!!!


    Aupa Humberto!!!
    Independientemente del tamaño de las posaderas, los capítulos de Guerra y Paz no son tan extensos... no me refiero a una parte, sino a un capítulo, jajaja, por ejemplo V de la 4ª parte! jaja. Que me lo sé casi de memoria el libro!!
    Abrazos extensos!!!


    Hola enletras!!!!
    jajaja, igual sí que pone algo... jajaja
    Abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  14. Nalgas ilustradas, ideales para amantes ávidos de lectura.... Muy original.

    ResponderEliminar
  15. Singular si que es, sí, jajaja

    ResponderEliminar
  16. Hola Montse!!
    pues sí, encima interesante lectura. jeje
    Abrazos!!


    Aupa Elysa!!!
    jajaja, sí, estas son las cosas que se me ocurren cuando me dan diez palabras... qué mente la mía! jaja
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  17. Joder, si se hace dificil con cinco palabras (los de los abogados por ejemplo) con diez es la re-ostia. Pues te ha quedado perfecto, se lo lee uno de un tirón sin darse cuenta de esas pausas que se originan cuando metes una palabra forzada... Genial. (Ahora voy a leerlo otra vez por placer... que es lo suyo)

    Saludos y a ver si me paso más por aquí...

    ResponderEliminar