jueves, 9 de junio de 2011

Angustia

Curiosamente y pese al estrellado cielo, llueve; lo hace de lado, como si las nubes fueran un muro en lugar de un techo. Arremolinados en el suelo junto a la hoguera, estamos mis cuatro hermanos y yo, todos enclenques y desnutridos. Nuestros padres salieron hace unos días tras unos unicornios impolutamente blancos cuyos cuernos, como todos sabemos, tienen propiedades milagrosas. Los imaginamos viajando por vastos valles y colinas, armados unicamente con sendos cuchillos y casi desnudos, y esperamos que alcancen pronto a esos malditos caballos y los desollen, trayéndonos esos cuernos molidos para nuestros jarabes revitalizantes. El sol ha salido y se ha puesto demasiadas veces y ya ni siquiera puedo sujetar este húmedo pergamino. Es mediodía, y ya sólo tres necesitamos el brebaje.

25 comentarios :

  1. Esto está escrito para el Segundo juego del vendaval. No está muy meditado, me pudo la impaciencia, pero no me desagrada el resultado... jaja

    ResponderEliminar
  2. Te acabo de hacer una oferta al respecto en tu último comentario en mi blog. ¿Conseguiste el jarabe?

    ResponderEliminar
  3. relato duro y sin soluciòn, que vas hacer con los tres que quedan?....un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Lo leí ayer, en lo del Vendaval. Me llamó la atención, tiene como un aire de relato de fantasia, que me gusta, y como no esa frase final muy a tú estilo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Xico, realmente angustioso y duro, pero magistralmente creativo tu relato.

    Me encantó mucho. Y tu presencia en mi blog, tus palabras, gracias!!!

    Muchos besos.

    Andri

    ResponderEliminar
  6. Pues para no estar meditado, te ha salido redondo.Que vaya bien en ese vendaval.

    ResponderEliminar
  7. Grande amigo. Como siempre dejando esa angustia tan profunda que ahora mismo salgo a cazarte un unicornio para la cena.
    un abrazo tron!!!

    ResponderEliminar
  8. Duro relato. Pobres padres cuando, al llegar a casa, se encuentren con el panorama.

    ResponderEliminar
  9. Rosa(VAN AL AIRE)

    Los padres han sido ensartados por los cuernos de los unicornios.Que se preraren los hermanos. Jejeje.

    Un relato genial a lo Sucede.
    Jooo!!! Yo no puedo subir ninguno en el Vendabal no me deja San blogger!!!

    Besos desde el aire.

    ResponderEliminar
  10. Hasta a los unicornios eres capaz de darles un toque oscuro jajaja. Me gustó.

    ResponderEliminar
  11. A esta hora quizá quedes tu y dos de tus hermanos, en todo caso resígnate, por acá no hemos conseguido ralladura de cuerno de unicornios, las hay de algunos que conozco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. No,no,no ya te lo he dicho, prohibida la caza de unicornios. ¡¡¡por favor!!! jeje. Muy bien llevados a tu terreno a estos animalitos
    Saludillos

    ResponderEliminar
  13. El mejor uso posible a esas palabras.

    ResponderEliminar
  14. Hola montse!!!
    Ya vi, ya vi la oferta! jeje
    Quiero más!! jajaja
    Abrazos!!!


    Hola fus!!
    Bueno, creo que estos tres no tienen solución... los unicornios corren demasiado... jaja
    Abrazo!!


    Aupa Elysa!!
    Me alegro de que te gustara. Me ha hecho gracia lo de mi estilo... jaja, ese en el que no sobrevive nadie, no? jaja
    Abrazos!!


    Hola Andri!!
    Sí, angustioso, jeje, pero ficticio!
    No me des las gracias por lo de tu blog, no hay que estar mal, sino tratar de estar bien... pese a que a veces parezca imposible.
    Abrazos!!


    Aupa Citizen!!
    jaja, me hace gracia lo de redondo, porque yo le veo aristas... jeje
    Gracias!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. Aupa Raul!!!
    jaja, no me interesa la carne de los unicornios, sólo sus cuernos, el resto puedes venderlo! jaja
    Qué cruel con los caballitos cornudos... perdonadme!!
    Abrazos!!!


    Hola aina!!
    Tranquila amiga, igual los padres no llegan...
    Abrazos!!


    Hola Rosa!!!
    Eso digo yo!! Que se preparen!!!
    Este blogger te tiene manía!!! Pon una reclamación!! jeje
    Abrazo!!


    Hola CYBRGHOST!!!
    Sí!! jaja, es que no son esos lindos caballitos que la gente piensa... jaja
    Abrazos!!


    Aupa enletras!!
    jajaja, esos cuernos no valen para mis zumos!!
    Abrazos norteños!!!

    ResponderEliminar
  16. Ey Puck!!
    Si quieres hacer la vista gorda, no mires, pero esos caballos tan bonitos son muy salvajes...
    jaja
    Gracias!!
    Abrazo!!!


    Aupa Hombre!!
    Me ruborizas!! Me queda grande tu comentario!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. Como no se den prisa no les va a hacer falta el jarabe ya a ninguno...
    Muy bueno Sucede, buenísimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Un micro fantástico. Y eso que no lo has repasado...
    Admiro tu talento, Sucede.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. No se porque pero me quedé con la imagen de la lluvia de costado. Las nubes como muro....interesante. Fantasía? Abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Vaya, me ha perdido mi comentario. Repetimos...
    Decía que me parece fantástico tu relato, nunca mejor dicho. Llevarte a tu terreno a un unicornio, tras una bella pero asesina lluvia horizontal que, implícitamente, se une a un viento helador; a unos padres que, como aves en un documental, salen en busca de comida para sus polluelos, mientras como en los cuadros de Goya en su etapa negra, el dios Saturno devora a su hijo, con esa crítica social a éste nuestro mundo actual, donde el hambre asola a algunas familias...
    Fantástico, amigo.

    ResponderEliminar
  21. Aupa Towanda!!!
    Creo que ya no necesitan el jarabe... jaja
    Abrazos!!


    Hola MJ!!!
    Gracias, maja! La verdad es que yo le veo sus cosas negativas, pero la impaciencia siempre me ha ayudado al escribir...
    Abrazos!!!


    Hola Patricia!!!
    Gracias!! jeje


    Aupa Dany!!!
    Sí, sí, fantasía... la lluvia de costado es un detalle mágico... jajaja


    Ey mikel!!!
    A ver... como empiezo... jajaja. Has empezado bien, sí, hasta la lluvia, mi lluvia no mata, de hecho, es lo único en este relato que ni mata ni muere, jajaja... Lo de las aves... jajaja, me parto!! y lo de Goya y Saturno, pero que aquí no hay devoradores de hombres, hombre!! jajaja
    Lo del hambre, sí, estoy contigo, es el peor mal del mundo, origen y causa de los demás...
    Salud!!! Luego nos vemos en el Atril21!!!

    ResponderEliminar
  22. Ey, que ya sé que la lluvia no mata, pero unida al viento helador, congela los cuerpos malnutridos de esos pequeñuelos.
    Y ya sé que Saturno no devora literalmente a esas criaturas, pero como símil creo que vale, ¿no?
    Para una vez que me pongo poético,..., jaja.

    ResponderEliminar
  23. Acusar a esos seres de comer unicornios es como acusar a Drácula de beber sangre... es como pedirle a Sucede que deje macerar algunos relatos.
    Contra la esencia (o la necesidad) nadie puede.
    Creo que ya queda un solo niño al cual no le bastó con comerse a los hermanos.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  24. jajaja Mikel!!
    vale, vale... lo admitimos! jaja
    Sí, eres un poeta!


    Aupa Humberto!!
    jajaja, para qué macerar lo que tiene fuerza? tal vez con el reposo se agriara... no? jeje
    En verdad, ya no queda ninguno...
    Abrazos!!

    ResponderEliminar