viernes, 10 de junio de 2011

Desde abajo

Huele a hierba, a hierba mojada.

Llueve incesantemente desde hace varias horas. El agua se acumula en el canalón y al desbordarse golpea con violencia el techo metálico del coche de mi padre. Mi madre no deja de mirar por la ventana, mientras sujeta con una mano la cortina que cubre el ventanal. Pese a la transparencia de los cristales, mi vista turbia no me permite reconocer sus facciones, tan sólo sé que es ella.

Huele a tierra húmeda y a gusanos.

Ella sigue esperándome en la ventana; no sabe que ya no voy a llegar, que mientras mi padre exhala ese aliento contaminado tirado sobre la cama, mi pequeño cuerpo se desangra bajo las ruedas del Ford.

31 comentarios :

  1. Realmente es sobrecogedor.
    Me gusta mucho cómo lo has construido y el final que le has dado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Qué situación tan dolorosa, (a veces puedes) llegar a ser muy cruel.

    ResponderEliminar
  3. Brevísimo, contundente, y fuera de considerar el estremecimiento doloroso que provoca, es agradable de leer.
    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, el final me ha dejado sin aliento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. me ha impactado, cuatro letras, pero que cuatro letras.
    un saludo
    Marian


    http://rinconesdetucerebro.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Grande Sucede.
    Yo siempre he pensado que si me tiene que pillar un coche y matarme que sea un Mercedes jajajaja
    Pobre niño y la madre con el bocadillo de Nocilla esperando.
    Un abrazo tron!!!

    ResponderEliminar
  7. Esto... ¡uff! se me ha quedado un cuerpo... Qué manera de golpear al lector.

    Besos, así como perplejos.

    ResponderEliminar
  8. Hoy visito tu Blog y me quedo en él poco tiempo prometiéndote volver y llevarlo a mi sidebar para no perderme lo que venga y acordarme de leer los anteriores que por falta de tiempo, ahora no puedo.Un gusto leerte. Me ha sucedido que esta historia, aunque dura, es muy buena como micro, narrada con un sutil suspenso y como tal con un final arrollador.

    ResponderEliminar
  9. Lo dicho. Eres un maestro del microrrelato.
    Tus textos nunca dejan indiferente al lector.
    ¡Bravo, Sucede!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que crueldad... Como mamá, voy a confiar en el olfato de esa madre que seguramente "algo" la hará salir a ver por que el auto esta desnivelado... ojala llegue a tiempo.
    No se si debería decir que sos genial, ya que lo he dicho cientos de veces..
    Un beso grande! en copa de alicuerno por las dudas!

    ResponderEliminar
  11. Espeluznante!
    Y muy bien escrito

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Ostras!...
    ¡Cuánta sangre!. El micro muy bueno y la situación me puso los pelos de punta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Rosa (VAN AL AIRE)
    Me pones los pelos como escarpias, que dicen por aquí.
    Realmente aterrador.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  14. Recuerdo de esas madres que esperan a sus hijos hasta que vuelvan y observando la mención al aliento contaminado del padre. Es que siempre veo otras cosas.......Abrazo

    ResponderEliminar
  15. Aupa nesmedu!!!
    Gracias por venir!
    Sí, sobrecoge, pero pasa...
    Me alegro de que te haya gustado!
    Un abrazo!!


    Aupa aina!!
    Mis textos pueden llegar a ser crueles... yo no, que lo sepas... jeje
    Abrazo!!


    Hola enletras!!
    Gracias, amigo!!
    La contundencia es necesaria algunas veces!
    Abrazo!!


    Aupa Su!!
    pues ya lo siento, espero que lo recuperases pronto. Hay que leerlo como obra de ficción... aunque no lo sea...
    Abrazo!!


    Hola MARIAN!!
    Katxis... cuatro letras, que pocas! jaja
    pasaré por tu blog sin duda.
    Gracias por pasar.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Aupa Raul!!!
    Grande tú, amigo.
    Primero, gracias por hacerte seguidor de la página en facebook, que está muy solitaria, jeje.
    Nada, a ti que no te pille un mercedes, en todo caso un lamborghini o un maserati gran cabrio, algo con clase! jaja
    Un abrazo!!!


    Hola Elysa!!
    Perplejos nos deberíamos quedar con las cosas que pasan y nos pasan inadvertidas... el mundo está lleno de fallos...
    Abrazo!!


    Aupa Millz!!
    Gracias por venir! Bienvenido!
    No te leas todo el blog que igual te empachas jaja, ya lo hizo Joplin y se ha tenido que coger vacaciones... jaja
    Abrazo!


    Hola MJ!!
    Gracias rejum, jeje
    Sin palabras me dejas! jeje
    Un abrazo!!


    Aupa Corina!!
    sí, pero la crueldad es necesaria para hacer ver... Tal vez salga pronto a buscarle, pero no sé si el niño habla desde su boca o desde otro sitio...
    Anrazos!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Patricia!!
    Gracias, sí, hasta a mi me resulta demasiado fuerte, pero tenía que decirlo...
    Un abrazo!!


    Aupa Towanda!!
    Sí que hay sangre la verdad, pero sobre todo hay un drama que se da y mucho...
    Abrazo!


    Aupa Hombre!!!
    jajaja, gracias por poner tu grano de arena, jeje. Primero pensé en una ranchera, pero ya me parecía gore el cuento...
    salud!!


    Aupa Rosa!!!
    Los pelos como escarpias se ponen también en Euskadi, jaja.
    Un abrazo!!


    Aupa CYBRGHOST!!
    lo es, pero la realidad lo es más.
    Un abrazo!!!


    Aupa Dany!!!
    Es bueno ver la otra parte de la historia...
    Gracias!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola!
    Bonito relato.
    Quizas momento desolado por la espera...
    Eterna espera.

    Salud.
    J.M. Ojeda.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  19. Si tu texto fue cruel como un puñal en el estómago, la respuesta que me diste giró el puñal clavado, para un lado... para el otro... Vale apelar a la magia rúnica?

    ResponderEliminar
  20. En primer lugar, gracias por tu comentario en el blog, me has dejao KO...

    Y segundo, genial micro, me ha encantado la forma de tratar las palabras...además de la historia, por dura que sea.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Aupa J.M.!!
    Gracias por la visita!
    Sin duda la espera es dura, pero tras la espera vendrá el palo...
    Abrazo!!


    Aupa Corina!!!
    Vale la magia, por ser tú, no me parece bien que sufras con una historia...
    Un abrazo!!! Para ti, esta historia sólo ha sido un susto...


    Hola Luiyi!
    no hay de qué, eso de ver la democracia como una prostituta, es simplemente brutal!
    Gracias, me alegro de que te haya gustado!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  22. Genial y sobrecogedor micro. ¡que duro!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Hermoso relato. Muy bien dibujada toda la escena.
    Me gusto mucho

    ResponderEliminar
  24. Gracias Ernesto!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  25. Y aunque me lo esperaba, el final es terrorífico.
    Aunque el micro es muy duro, tiene ternura.
    Un abrazo, Sucede.

    ResponderEliminar
  26. La hotia, me encanta!!!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  27. Aupa Torcuato!!!
    jaja, es que se me ve, eh? jaja
    Cierto, tiene ese toque tierno de una madre y un hijo, me alegro de que sea visible.
    Abrazos!!


    Aupa Andri!!
    jaja, me alegro!!!
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  28. Hola, Sucede.
    Dejaste un comentario en mi blog y ahora hago lo mismo en el tuyo.
    ¿Puedo publicar el microrrelato "Desde abajo" en NarrativaBreve.com?
    Gracias anticipadas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Hola Francisco!!
    Primero, gracias por venir!!
    Y segundo, claro que puedes publicarlo en tu web. Será un honor!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar