sábado, 4 de junio de 2011

El sentido de los sentidos (el oído)

Ruido. Odia el ruido. Piensa "¿por qué no se calla todo el mundo?". Y en respuesta a su pregunta, su cerebro le otorga unos segundos de inconsciencia, un momento de silencio en el que reina la paz. Después, el volumen del mundo vuelve a subir hasta que se hace de nuevo insoportable. En ocasiones, por culpa de la barahúnda, se desorienta, se enfurece y grita; y no figuradamente, sino en voz alta, por eso la gente le escruta con la mirada y se apartan de él mientras continúan atropellándose por las atestadas calles de la ciudad. Calles que se le asemejan a un pentagrama en el que cada uno es una nota, una estridente y discordante nota. Su cara aún refleja angustia cuando sube al escenario, pero por fin llega el tan ansiado silencio. Sus facciones se relajan entonces al tiempo que golpea suavemente con la batuta el atril. Y sonríe.

24 comentarios :

  1. Maldito ruido perturbador! puedo sentir su angustia, su desesperación y su alivio cuando, al fin, consigue silenciarlo.
    Buena terapia ésa de combatir el ruido con música. Voy a por mi mp3 que he de bajar a la calle.

    ResponderEliminar
  2. Rosa ( Van al aire)
    Ruidos dolorosos, roedores de cerebros. Calmados por el son matemático de las cifras musicales.
    Como siempre...Muy bueno Sucede.
    Abrazos desde el aire.

    ResponderEliminar
  3. No te imaginas lo que me identifico con tu personaje, no creo que se pueda relatar mejor. Yo recurro al silencio de la palabra que emerge sigilosamente en el papel.

    Me ha encantado.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Menudo sociópata. Y yo que pensaba que la sordera era una putada.

    ResponderEliminar
  5. El ruido es una agresion permanente, todos deberiamos contribuir a relajar las facciones. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Todo sonido que no esta sujeto a la armonía bien puede parecernos ruido. Cuando hablamos de una ciudad, no hay batuta que orqueste semejante caos. ¿O sí? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. G E N I A L
    Enhorabuena por este texto, Sucede, me encanta.
    Bravo!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. AÍDA SONÓ CON OSADÍA y el ruido desapareció.
    ¡Qué bien nos lo cuentas todo! Es una gozada :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La musica es solo el ruido en sintonia con las matrices sonoras de nuestro cerebro.

    A veces debemos callar para escuchar el ruido del mundo en su belleza

    ResponderEliminar
  10. Muy chulo. Y muy chula la nueva imagen del blog.

    ResponderEliminar
  11. No me ha dado por vocear de golpe ni por dirigir orquestas (afortunadamente para la música) pero comparto con el protagonista mi intolerancia cada vez mayor al ruido.
    Me gustó, y me gusta también la nueva cabecera del blog.

    ResponderEliminar
  12. Aupa aina!!!
    Pues sí maja, la música es la mejor terapia ante el ruido... Pero ponte sólo un auricular, que los sonidos nos alertan también, jeje.
    abrazos!!!


    Aupa Rosa!!
    Gracias, esperemos que este combate se gane algún día... odio el ruido!!!
    Abrazos!!


    Hola ESPERANZA!!
    Yo creo que todos estamos cansados ya de los ruidos... hay que buscar una solución!
    Abrazos!!!


    Aupa Hombre!!
    Ufff, depende para qué es mejor estar sordo, pero para otras no... Sordo no podrías escuchar la música tampoco...
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Dany!!
    Pues sí, es un signo agresivo y de mala educación al que contribuimos todos, aunque algunos contribuyen más que otros...
    Abrazos!!


    Aupa Pedro!!
    Siempre se puede hacer algo amigo... aunque la ciudad parezca perdida en un caos sonoro...
    Abrazos!!


    Hola Patricia!!!
    Gracias!!!
    Me alegro de que te guste!!
    Un abrazo!!


    Hola MJ!!!
    La mujer palindronómica!! jeje
    Gracias, maja.
    Un abrazo!!


    Hola Bruno!!!
    Cierto, a veces deberíamos callarnos, pero todos a la vez, los coches, las fábricas, todo lo que no sea ruido de la naturaleza y prestar atención entonces... La melodía del mundo es la mejor partitura.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Ernesto!!!
    Gracias, compañero!!
    Celebro que te guste la nueva imagen del blog!! No creas que no me costó escribir eso en el gimp con mi pulso!!! jaja
    Un abrazo!!


    Aupa CYBRGHOST!!!
    La intolerancia en este caso es necesaria!
    Me alegro de que te gusten, tanto el micro como la imagen!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  15. ¿Es el ruido de las grandes ciudades el causante del deterioro de la paz?..me gusta como escribes...
    un saludo
    fus

    ResponderEliminar
  16. Gracias fus!!!
    Y sí, el ruido es el causante del deterioro de nuestra paz!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. y como puede ser que en medio de tanto ruido estemos todos callados?

    ResponderEliminar
  18. Hola,
    es mi primera visita, he visto tu nombre en blogs que sigo, por eso me he decidido a hacerla. Me alegro de haberlo hecho, tu micro es fantástico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Esta vez me has sorprendido, que ya me le imaginaba yo metralleta en mano cargándose a todos a diestro y siniestro
    Saludillos

    ResponderEliminar
  20. Aupa Loba!!!
    si nos calláramos no habría ruido, no?
    Un abrazo!!


    Hola Paloma!!
    Pues me alegro mucho de tu visita, bienvenida!
    y ven siempre que quieras!
    Gracias!!
    Un saludo!!


    Aupa Pucki!!
    jaja, si te dijera un secreto me lo guardarías? La primera versión era un poco... gore? jaja, pero he contado hasta diez y listo, la música lo ha solucionado todo!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  21. El ruido puede ser demoledor, incluso para quien no oye bien, lo sé, has encontrado un final más gratificante.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Aupa Elysa!!
    Sí, quizá no oír te aleja de los ruidos mundanos, pero el cerebro se encarga de producir otros quizá peores...
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  23. Como dice un amigo mío, profesor de guitarra, el instrumento más importante en un concierto lo toca el público: el silencio.
    Muy buen micro, he podido sentir la tranquilidad al callarse los ruidos, y yo también he sonreído al escuchar la música.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  24. Hola Anita!!!
    Gracias!!
    me alegro de haberte hecho sonreír, es lo que hay que hacer!!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar