martes, 7 de junio de 2011

A la deriva

Las horas pesan y el cascarón oscila pese a que el viento no arrecia; tal vez esa quietud del aire estanco y la falta de brisa sean los culpables del aletargamiento. Un cielo fluorescente ilumina la escena y es el único testigo del desastre que está a punto de producirse. Se escora; primero a babor, después a estribor, sumerge la popa y levanta la proa.
Cuando estiro el brazo es tarde y el naufragio es inminente. ¡PLAF!

- ¡Julián! - grito mientras observo ese boli BiC clavado en su sién que tiñe de azul la hemoglobina de sus eritrocitos.

A la secretaria, en el sepelio, no se le ocurrió nada mejor que decir que había muerto como un príncipe; con la sangre azul, agregué yo.

14 comentarios :

  1. Este micro está dedicado a Julián, un compañero de curro al que no le deseo ni mucho menos que acabe así!! que conste! Pero gracias a Puck, una historia sin más se transformó en algo truculento... jajaja

    ResponderEliminar
  2. Bueno esto bien puede haber pasado en un universo paralelo, pero en este todavia pese a las oscilaciones, me mantengo en pie o sentado.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo he entendido, pero...por si acaso: no comento nada al respecto.
    Y que conste también, que he vuelto a leer el anterior y aunque los comentarios ayudan...sigo con agujeros (seré cortita).

    ResponderEliminar
  4. Este no es un comentario para Sucede, es para Julián. no des la espalda a Sucede cuando tenga un boli en la mano jajaja.
    Buen micro Sucede.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ingenioso, y podría decir casi un deseo subrepticio hacia el tal Julián...jeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ese Julian!!
    Sigues vivo!!! bien!!! ya siento la muerte en tu universo paralelo, pero te aseguro que no fue dolorosa!! jaja


    Aupa Aina!!
    jajaja, que vas a ser cortita tú!!
    Bueno, un día escribiré una novela que explique lo que se te escapa, jaja!
    Abrazo!!


    Ey Raul!!!
    jajaja, no sé si te hará caso Julián, pero él sabe que esto es ficción... no? jajaja
    Gracias!!
    Abrazo!!


    Aupa enletras!!!
    No, no, no es un deseo!! yo al juli lo aprecio!! pero a su paralelismo he tenido que ponerle fin, y que conste que la muerte fue cosa de una rana... jajaja
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  7. Vamos a ver si te cojo el punto que he de confesar que es algo díficil eh! Aunque has utilizado vocabulario marinero(popa.a babor, estribor, popa, proa ...) pero todo sucede entre cuatro paredes, no hay brisa, hay aire estanco. El protagonista estira el brazo y le clava el boligrafo al tal Julián y como anécdota pues la simple de la secretaria que como en todos los funerales pues hay alguién que dice alguna frase sin sentido como la que esta susodicha dijo.

    Aviso importante: Julián estate al loro con tu compañero y nunca le des la espalda, que vete tú a saber ... jajajajaja

    Me voy a tumbar que estoy agotada jajaja

    ResponderEliminar
  8. Aupa Amelia!
    jajaja, bueno, casi casi, pero os empeñáis en ver un asesinato dónde sólo hay una mala caída con resultado fatal, jajaja. El brazo tan sólo lo estiro para salvar una vida, pero desgraciadamente no es tan largo! jajaja.
    Aún así, Julián seguro que no me da la espalda!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Qué pasa, que el tal Julián se duerme en el trabajo y corre el peligro de clavarse el boli? Yo de todas maneras si fuera él no te daría la espalda, jajaja.

    PD: Este es el intento cuatrocientosmil de entrar en tu blog, me ha estado diciendo toda la tarde: acceso denegado, dado que ya he podido entrar, deduzco que no es que me tengas manía ¿no?

    ResponderEliminar
  10. jajaja!!!
    Sí, se soba!!! jaja
    Y no!!! No te tengo manía, al contrario!!! Gracias por los reintentos!!
    Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  11. A mi eso nunca me pasaría, tengo la cabeza demasiado dura. Mantienes muy bien la tensión. Me gustó.

    ResponderEliminar
  12. ¿Cómo que gracias a mi se convirtió en algo truculento? jajaja que el sangriento eres tú!!! Saludos a Julián, que me alegro que siga bien y no hayas querido experimentar con él la "fuerza visual" de esta imagen de sangre azul
    Saludillos

    ResponderEliminar
  13. Pero tío, qué tienes contra el pobre Juli? O es un poco de envidia por ese crucero y de ahí el naufragio? Como corrector he de hacer una pequeña crítica, ya que el orden debería de haber sido que se levanta de proa al chocar con una ola antes de sumergirse de popa, aunque como ocurre simultáneamente se puede pasar, pero como Santurtziarra, de barrio marinero, te lo tenía que comentar.
    Me encanta lo de la sangre azul. Es el toque gracioso a tus relatos negros.
    Me ha gustado, pero no te daré la espalda, jaja.

    ResponderEliminar
  14. Aupa CYBRGHOST!!!
    jajaja, bueno, no te creas, que Julián también la tiene bastante dura eh? por eso esto es ficción... jajaja
    Saludos!!!


    Ey Puck!!!
    Sí, sí, tú me diste la idea de clavarle algo... jajaja
    Es bonito ese azul principesco eh? jeje
    Abrazos!!!


    Aupa mikel!!!
    A ver a ver pescatero, jeje, que la popa (osease la parte de atrás de Julián) no necesita de olas para sumergirse... hablo de caerse de la silla y no de mares, jaja.
    El viernes os veré con cuchillos en las manos, y eso es peor que los bolis... jaja
    Salute!!!

    ResponderEliminar