martes, 28 de junio de 2011

La hija del gigante (cuento para mi hijo Aimar)

Hace mucho, mucho tiempo, en un lugar muy apartado, vivían un hombre y una mujer en condiciones precarias. Su casa, de adobe y paja, se asemejaba más a una cabaña. Pero pese a su pequeñez y a la falta de comodidades, esa pequeña casa se convirtió en su hogar, y fueron muy, pero que muy felices. Y colorín colorado… no, este cuento no se ha acabado.

Los años pasaron lentamente primero, uno, dos, tres... Y luego más rápido, cinco, diez, quince… Y al final volaron, y cuando quisieron darse cuenta eran ya dos ancianos. Cuando el tiempo les había arrugado casi por completo llegó la sorpresa, la que durante tanto tiempo estuvieron esperando. ¡Ella estaba embarazada! La felicidad era ahora completa, pero algo les preocupaba y es que les quedaba poco tiempo. ¿Quién cuidaría de su retoño?

La simiente germinó en el útero de la anciana, y después de nueve meses dio a luz. ¡Una niña! Pronto dijo sus primeras palabras, y pronto dio sus primeros pasos, pero cuánto más crecía ellos más envejecían. Pronto no estarían y ¿quién protegería entonces a su dulce niña? Esta pregunta y otras se convirtieron en una preocupación, pero un día, o mejor dicho una noche, alguien golpeó la puerta. ¡POM! ¡POM! ¡POM! La casa entera tembló y todos se despertaron. A duras penas la anciana se levantó y de su mano el anciano. Abrieron la puerta y frente a ellos tan solo un enorme pie descalzo vieron.

- Aquí arriba. – dijo una potente voz

Ambos miraron hacia arriba, anonadados. Unas piernas tan grandes como árboles, cubiertas por un pantalón hecho de remiendos, una enorme soga hacía de cinturón. Sobre ella, un torso descubierto y más arriba la enorme cabeza. Los ancianos corrieron dentro para escapar del monstruo y cerraron de nuevo la puerta. Las paredes volvieron a temblar cuando el tejado, como un sombrero, se levantó sin esfuerzo. Allí estaba el gigante de nuevo.

- No nos hagas daño. – dijeron abrazando a su criatura.
- No, no he venido a haceros daño, tan solo quiero ayudaros.
- ¿Cómo? – preguntaron.
- Cuidando de vuestra hija. – dijo con su voz grave el gigante.

No podían creer que aquel hombre tan enorme se fuera a hacer cargo de la pequeña, pero era la última oportunidad de dejar a su hija a buen recaudo. Así que accedieron.

- Y ¿quién te habló de nosotros? – dijeron los marchitados ancianos.
- Todos lo hicieron. Los animales, las plantas, hasta el viento vino un día a pedir que me hiciera cargo. – dijo el bonachón gigantesco.

Y así se marchó el tiempo. Los cuatro juntos vivieron, hasta el día en que los ancianos por una eternidad durmieron. Y desde entonces la niña, que ya no lo era tanto, pasaba parte del tiempo en el hombro del gigante. Y cuando a este le preguntaban que a quién llevaba ahí arriba él siempre les respondía: "¡A mi hija!".

Y colorín colorado, ahora sí que ha terminado.

34 comentarios :

  1. Bueno, no soy un cuentista, así que no seáis demasiado duros conmigo, jeje. Ahora que voy a ser padre debo empezar a inventar cuentos para niños... no?
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  2. Que sí, que tú tienes mucho cuento.
    Cuenta, cuenta, que seguro que sale todo lo que llevas dentro, aunque de vez en cuando salga el hombre del saco a asustar a los pequeñuelos. Jaja.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena y buen cuento.
    Tu peque sabrá disfrutarlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¿Que no eres cuentista? ¡Vamos, Sucede!
    No me vengas con cuentos ¡jajajaja!
    Te aseguro que a tu hija/o le gustará tanto que se lo tendrás que contar una y otra vez. Ya me dirás ;-)

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Buena practica, ahora tienes qué escribir unos cuantos más. Tu retoño ya te irá dando pistas de lo que le gusta...Como salga a su padre ...Jeje.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  6. Mejor que no les cuentes a los chiquillos ciertos cuentos de este blog.

    Para que duerman bien.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por esa futura paternidad!! haces bien en aprovisionarte de cuentos...los niños pueden ser devoradores de historias(los míos al menos lo son)y con tu capacidad seguro que no es ningún problema!!Me ha encantado la descripción de "la velocidad" del paso del tiempo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Te vas preparando, vasquito, eso vale y mucho.
    Un amiguito que tengo por aquellos caminos, te lo agradecerá.
    Un abrazo amigazo!!

    ResponderEliminar
  9. Felicidades, Sucede, por el cuento y por supuesto, por tu futura paternidad.
    Un abrazo.

    Sara Lew

    ResponderEliminar
  10. Solo una sugerencia, je, je, ya sabes que siempre hago sugerencias "La simiente germinó en el útero de la anciana", no es muy apropiada con el tono del relato. Por lo demás, fenomenal.

    Enhorabuena por la paternidad! Sucede, yo también voy a ser padre dentro de poco. Tendremos que hacer un intercambio de cuentos.

    ResponderEliminar
  11. Sucede, es un cuento que me dio una profunda tristeza, no sé qué resortes ha movido en mí, pero me hizo acongojar.
    Creo que no es un cuento para niños, tiene muchos elementos (fantasías, tal vez) que lo hacen un poco "heavy" para un niño, pero es "llegador", de eso no hay dudas.
    Bienvenidos sean los relatos más extensos, luego veré los otros.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  12. Ey mikel!!!
    veremos lo que puedo hacer... jajaja


    Aupa bicefalepena!!!
    Gracias, espero que lo disfrute sí!
    Un abrazo!!


    Hola MJ!!!
    jajaja, eso lo diría Acuática, jaja, lo de no me vengas con historias digo...
    Gracias!!!
    Abrazo!!!


    Hola Rosa!!!
    Sí, imagino que el será fuente de mi inspiración. Seguro!!!
    Abrazos!!!


    Hola Hombre!!!
    jajaja, nadie dijo que fueran para niños... jeje
    Abrazos!! Escríbeme!!


    Hola Paloma!!!
    Gracias!! Sí, haré acopio de cuentos, jeje.
    Yo veo el tiempo así...
    Abrazos!!!


    Hola Omar!!!
    Estoy preparado, aunque tengo vértigo, pero sé que va a ser lo mejor que me ha pasado en la vida!!
    Abrazos!!!


    Hola Sara!!!
    Gracias!!!
    Un abrazo fuerte!!


    Hola ernesto!!!
    jeje, a mi me encantan las sugerencias, en este sentido te doy la razón, pues cierto es que para niños no sé escribir y creo que necesito de una reeducación importante para hacerlo correctamente... Y qué me sugieres para contrarrestar la semilla germinando?? jeje

    Gracias y enhorabuena también!!! Haremos intercambio, claro que sí!! jaja

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Humberto!!!
    Bueno, supongo que a un niño tengo que contárselo de otra forma... quizá el tono lo hace parecer más triste de lo que en realidad es... no? Pero pensándolo bien, hay algún cuento para niños? jeje
    Un abrazo, amigo!!

    ResponderEliminar
  14. Este es un cuento para niños como se debe, es decir un cuento que también pueden leer los niños.
    No me parece particularmente triste, al contrario, creo que está lleno de esperanza, amor y fe en la vida.

    Besos, Sucede!

    ResponderEliminar
  15. Como dice Humberto, tiene su punto triste, pero no deja de hacer honores a los cuentos de siempre. ¿A nadie le da pena el lobo que lo llenan de piedras y lo tiran al pozo? pobre, si les parece se muere de hambre.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. Pues para no estar acostumbrado, te ha salido muy bien. Te aseguro que es más fácil escribir un cuento que educar a un hijo, ja,ja,ja, aunque es una experiencia irrepetible e intensa. Disfrútala.

    Ah! y enhorabuena.

    Abrazos,

    P.D. ¿porqué no organizas un concurso de nanas y así tendrás letras de sobra para regalarle a tu hij@?

    ResponderEliminar
  17. Es para niños grandes. Pero la esencia la tiene.

    ResponderEliminar
  18. que alegría sucede!!!...me alegro de tu nueva etapa, yo tengo dos hijos y ha sido lo mejor que me ha ocurrido, disfruta desde ya de él o ella...no es mi tipo de cuento pero como dicen los amigos te iras haciendo al cuenteo...xddd..bss

    ResponderEliminar
  19. Un cuento precioso, a tu hijo le encantará. Los niños siempre soñamos en que nuestros padres mueran para que nos tutele un superhombre. Somos así de bestias.

    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  20. Bonito cuento Sucede, pero sí, tendrás que practicar la adaptación infantil ;-) si se lo contara a los míos al de 8 años le encantaría y a la de 5 le daría un telele de pensar que los papás se iban a morir (¡!) Pero tienes madera y ellos te enseñan ya verás.
    Sobre todo enhorabuena por el bebé, se te va a caer la baba. Muchos besos

    ResponderEliminar
  21. Muerte roja.

    Tu faceta de cuenta cuentos infantiles es tan buena como los demás géneros.
    Mañana se lo cuento a mi sobrino!!!

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  22. Me encantó! Se lo voy a leer a mi hijo y después te cuento...
    Y te felicito! un hijo es algo tan grande... ni te imaginas, ya vas a ver.
    Un doble abrazo para vos!

    ResponderEliminar
  23. Menuda última hornada de comentarios!!
    Sólo mujeres!! jaja
    Gracias a todAs!!!
    Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  24. ¿Futuro papi?...¡¡enhorabuena!!, los hijos son lo más grande del mundo Sucede, te atraviesan el alma desde la primera mirada (ya me lo dirás), tú espera y verás la de cuentos mágicos que van a inspirarte.. ;)

    Besotes!

    ResponderEliminar
  25. Felicidades Sucede!

    El cuento no ha estado mal jeje infantil e imaginario. Recordando infancias, eso no está del todo mal de vez en cuando.

    Un beso de alegría por tu nueva etapa.

    ResponderEliminar
  26. El cuento siempre esconde nuestra infancia, unas veces más, otras menos, nuestro tiempo de ilusión, de gozo, de pesadilla,...

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  27. Gracias Lía!!! bueno, no seré papi eh? seré aitatxu, jaja, que es lo mismo al fin y al cabo... jeje- Seguro que me inspira cuentos más tiernos!!
    Abrazos!!!


    Gracias Imilice!!!
    bueno, el cuento es para todas las edades, jajaja
    Un abrazo, ya os contaré como me va!!! aún me queda un mes!!!


    Aupa Adivín!!!
    sí, cada cosa tiene su tiempo...
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  28. No está nada mal, tendrás que seguir practicando por esta línea que no te queda mucho tiempo :-) ¿Sabes lo que más me gusta? la sonoridad de cuento que tiene, que invita a leerlo como los cuentos clásicos de antes.
    Saludillos cuentistas.
    P.D. El próximo con rana eh?

    ResponderEliminar
  29. Hola amigo.
    Un cuento ideal para llevarlo a la gran pantalla.
    Me imagino cada escena tal como lo voy leyendo.
    Si Wald Disney levantara la cabeza se asombraria del talento que nos rodea ultimamente.
    Gracias por alegrarnos con tan bella historia.
    Un abrazo, amigo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  30. Por los comentarios que ha tenido el cuento en cantidad y calidad deberias ir pensando en un blog aparte....Sucede para locos bajitos....o algo así. Abrazo!

    ResponderEliminar
  31. ¡ Enhorabuena por la pronta paternidad !

    Tu cuento tiene una gran dosis de ternura e ingenio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola! Esta precioso!! Eso dde que no se te da bien escribir cuentos... Enhorabuena por la paternidad!! Un saludo!! Podrías pasarte por mi blog? (Me has servido de inspiracion!!!) www.letras-perdidas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  33. Independientemente de que el cuento me haya gustado, hay que reconocerte el enorme esfuerzo que debe de haber supuesto conseguir un final feliz. Enhorabuena (por el cuento y por lo importante).

    ResponderEliminar
  34. Gracias a todos!!!
    La verdad es que sí me costó que el cuento acabara bien, pero la ocasión lo mereces, y todos tenemos ese punto tierno... no? jaja
    Abrazos!!!!

    ResponderEliminar