jueves, 23 de junio de 2011

Maldita

La noche reposa sobre un pedestal de oscuridad que lo cubre todo; ni siquiera unas minúsculas nubes se atreven a pintar el apagado cielo. Y en medio de ese pozo de las miserias se alza una pequeña casa. La parte frontal, que es la que veo, consta de dos ventanas, una a cada lado de esa envejecida puerta. Las enredaderas se aferran a sus paredes, las mastican con sus envenenadas púas. Sus ventanas, como heridas abiertas, exhiben un interior opaco; un vacío en el que a simple vista es imposible existir. El abandono es evidente, pero yo continúo escuchando ese anémico llanto. Petrificado, soy incapaz de acercarme más, pero tampoco consigo retroceder sobre mis pasos y escapar de allí, pues las tinieblas que me rodean me increpan para que avance. Al tiempo y con temerosos pasos recorro en silencio unos metros. Estoy frente a ella. Pese a su pequeñez, más propia de una chabola, se me hace mastodóntica. Y es al inspirar con fuerza a causa de unos incomprensibles nervios que me atenazan el estómago cuando se encienden sus luces. Parpadean. Presiento que se fija en mí y mi cerebro se esfuerza por mantener la cordura aunque a la vez trata de alertarme de la absurda posibilidad de que la casa esté viva. La puerta cede ante un impulso del viento y lentamente se abre. Más presa de la hipnosis que de la curiosidad atravieso el quicio de la puerta. La austeridad del interior me asfixia y es al apagarse las luces y cerrarse la puerta tras de mí cuando su húmeda lengua me lame. Ya no llora. Yo sí.

14 comentarios :

  1. ¿te ha comido una casa que llora?, ¿he entendido bien?...porque sólo a un loco se le ocurriría entrar en ella.

    ResponderEliminar
  2. Inquietante micro de amplias lecturas. Lo he leído cinco veces y cada vez me he situado en una circunstancia distinta.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  3. No sé qué sentido le habrás querido dar, pero a mí se me ocurren múltiples... por eso me gusta :) Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muerte roja

    Leer este micro me ha provocado un desazón en el cuerpo, porque no hay nada que me de mas escalofríos que una casa con esa descripción...

    Feliz noche de brujas

    ResponderEliminar
  5. Pero, qué hacía allí plantado? Cómo no se le va a comer la casa? Por tonto, A quién se la ocurre?...Jejeje
    Tipica escena de peli de terror, solo me han faltado las palomitas!!!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  6. Aupa Aina!!!
    A veces hacemos cosas que no se pueden comprender, no? Pues este es de esos... jaja
    Abrazos!!


    Aupa Adivin!!!
    Yo no pensé en una historia concreta la verdad, aunque lo que se ve es lo que hay.
    Abrazos!!


    Aupa Bittersweet!!!
    Que no os despiste la forma en la que le chupa la casa! jajaja, es más un saborear que un dar placer...
    Abrazo!!


    Aupa Hombre!!!
    tanto que a veces me corto...
    Salud!!


    Aupa Roja!!!
    Tranquila maja, que estas casas sólo existen en la ficción, o no? igual nos chupan la sangre, pero de otra forma... PEOR!!
    Abrazo!!!


    Hola Rosa!!!
    Y que haces que no te haces unas palomitas de microondas??? jajaja
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  7. Andaaaa!
    Qué cosa dices??
    Pero tu ingenio es de locos, muchacho.
    Hoy me quedo en el trabajo, mejor no voy a casa.
    Salut

    ResponderEliminar
  8. Micro de "puritito" terror. Terror puro y duro te ha salido hoy, Sucede.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Atrapado y devorado! Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. ¡Que se me ha acelerado el corazón! Sucede. El micro es un digno producto de tu afilada pluma: Suspenso, terror, inteligencia.Un micro fantástico.Abrazo, amiguito. En los textos no tiene porque haber cordura, agrego.

    ResponderEliminar
  11. Toda vida necesita alimento. Demasiado acostumbrados a encabezar la cadena alimenticia. Estás de un S.King que partes la pana. Genial!!

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno. Me ha encantado ese relato de suspense, ese avanzar entre descripciones abruptas hacia ese final. Un clima excepcional, de intriga, como una escena inacabada de Hitchcok.

    ResponderEliminar
  13. Muy sugerente, sucede.

    El púgil

    ResponderEliminar