miércoles, 1 de junio de 2011

Quince segundos

Cinco segundos tarda un cerebro en llegar a la conclusión de que la vida que lo alberga no vale nada.
Cinco segundos tardan las afiladas cuchillas del tren en seccionar contra las vías aquellas piernas que sirvieron para andar a aquel que en cinco segundos decidió poner un punto y final negro que se quedó en un punto y seguido rojo.
Cinco segundos tarda la mitad herida en arrepentirse de los diez segundos que cambiaron su vida.

18 comentarios :

  1. Una milésima de segundo es lo que intento no rebasar para que sepas que me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Esto es cruel mi amigo, quise levantarme de la silla y por unos segundos no pude, ay mi madriña!!
    Morboso, pero claro está muy realista también, como todos tus buenos micros.
    Saludos uruguayos

    ResponderEliminar
  3. Grande Sucede.
    Que putada. Ahora se arrepentira toda la vida.
    Muy bueno, amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La anónima Rosa ( Van al aire)

    La vida puede ser eterna en cinco segundos...
    Grande Sucede!!!
    Saludos desde el aire.

    ResponderEliminar
  5. Dios, qué arrepentimiento tan desesperante. ¿Éste no sabe que antes de decidirse hay que contar hasta diez???

    ResponderEliminar
  6. Que cruel es el arrepentimiento... pobre hombre! Cuanto podés meter en tan pocas palabras Suce... muy bueno. Besos

    ResponderEliminar
  7. Si cinco segundos hubiera madurado más la idea se habría ahorrado diez segundos de infinito tormento.

    Muy bueno, realista y duro, pero bien desarrollado, como siempre en ti.

    Un gran abrazo, Sucede.

    ResponderEliminar
  8. ¡Joder! ¡Qué putada! Realismo puro y duro.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Qué largos pueden ser quince segundos, que largos... o así me has hecho sentir a mí después de leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. A veces sucede así con la conciencia...

    ResponderEliminar
  11. Puedo leerlo en quince segundos. Pero lo que leo no me lo puedo borrar en horas....
    Muy bueno. Abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Lo mejor es tomarse un minutejo para reflexionar.

    ResponderEliminar
  13. Quince segundos. A veces la vida te da 15 segundas oportunidades, hasta que decides que no quieres una más, pero la cosa puede salir mal y arrepentirte quince mil veces esa decisión tomada sólo en 5 segundos.
    Como bien dice Aina, las cosas hay que pensarlas contando hasta 10, y a veces volver a empezar a contar, y decidir después de mucho pensar.

    ResponderEliminar
  14. Aupa montse!!!
    jeje, me alegro!!
    el tiempo pasa rápido a veces....
    Abrazos!!!


    Aupa enletras!!!
    El morbo no es lo principal verdad? El dramatismo puede más...
    Un abrazo vasco a un amigo uruguayo!


    Hola Raul!!
    Grande tú, amigo.
    Gracias!!!!
    Un abrazo fuerte!!!


    Hola Rosa!!
    A veces en la vida nos faltan esos cinco segundo tan necesarios... Eso pasa por vivir tan rápido.
    Abrazos!!!


    Hola aina!!!
    Pues no lo sabría, no, y en lugar de 10 segundos que tal 20? o 2 años si la decisión es tan "tajante"...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Corina!!!
    Gracias por tu comentario maja!!
    Pues sí, hay muchos pobres hombres de estos...
    Abrazos!!


    Aupa Liz!!!
    Cinco, diez, quince, veinte, todo el tiempo del mundo antes de saltar!
    Un abrazo!!!


    Hola MJ!!
    Ahora igual aunque esté tullido tiene menos ganas de volver a intentarlo... no sé...
    Abrazo!!


    Hola Elysa!!
    Me alegro de que se te haya hecho eterno, que nadie que yo conozca salte nunca! jeje
    Un abrazo!!


    Hola Ronald!!!
    A veces, sí...
    Salud!


    Aupa Dany!!!!
    Gracias compañero, qué dure por siempre la imagen fatal para no llevarla a cabo ni loco!!
    Abrazos!!


    Hola Hombre!!
    ... o incluso más, jejeje, la reflexión no hace daño, nunca!
    Un abrazo!!


    Ey Mikel!!!
    estoy esperando la apertura de tu propio blog porque tus reflexiones me fascinan, jeje.
    Piénsalo!!

    ResponderEliminar
  16. Un texto que nos lleva con una exactitud cronológica a un momento terrorífico, esta vez no te has ahorrado ninguna palabra. Como dicen por allí, una putada.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  17. Lo he leido de un tirón, porque parecía que me iba a faltar un segundo para anticiparme al final de escrito, para albergar la esperanza que en la última milésima de segundo se quedará clavado antes las vias del tren.

    Texto, rápido, voraz, exacto ... como escribes Sucede!! felicidades!

    ResponderEliminar
  18. Aupa Humberto!!!
    jaja, no, esta vez no me he ahorrado nada, tienes razón, jaja.
    Un abrazo!!! y... por allí no se dice putada? qué se dice? jodienda? jajaja


    Hola Amelia!!!
    Gracias mil! Pero exageras! jeje
    Me alegro de que te haya gustado, quince segundos ha de tardarse en leer, jaja.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar