domingo, 17 de julio de 2011

Amnesia

Los cambios de turno han hecho de mi una sombra difusa. Humedezco las piezas de metal antes de pulirlas y mientras la fresa saca chispas, yo deambulo por los rincones más recónditos de mi memoria, tratando de encontrar algo que me resulte familiar. Sufro de una amnesia selectiva que me impide recordar los últimos cuatro años, y tanto los médicos como los psicólogos se empeñan en convencerme de que un trauma me impide grabar nada nuevo. Por eso intento encontrar ese trauma en mi interior, para deshacerme de él y continuar viviendo. Por las ventanas de la galería percibo una noche abrupta y extremadamente oscura. Debería estar durmiendo, pienso mientras intento mantener los ojos abiertos, pero me pesan los párpados, me pesan demasiado. Sólo será un minuto.

Ya ha debido pasar. Abro los ojos y vuelvo a mirar la fresadora; lubrico la nueva pieza antes de colocarla bajo el torno, pero algo no encaja aquí. Los fluorescentes parpadean tras los difusores en lo alto del taller y hay un silencio anormal. Cuando miro alrededor descubro que nada de lo que debería estar ahí, está, y ahogo un grito mudo en mi estómago. Lo que era un atestado taller de maquinaria y personal, es ahora un solar en el que yacemos tan solo mi máquina y yo.

- ¿Hola? - grito.

El eco me devuelve tres veces la pregunta, pero ninguna respuesta. Al fondo, delante de la puerta del despacho del patrón me parece distinguir a alguien. Sí, alguien abre la puerta y la cierra tras de sí. Camino provocando con mis botas un golpeteo incesante en el suelo de hormigón. Llamo a la puerta y entro. Alguien me da la espalda tras el escritorio.

- Señor. - digo en voz baja.

Cuando se gira trato de salir corriendo, pero la puerta ha desaparecido, y estoy encerrado conmigo mismo en una habitación sin salida. Trato de escapar y me arrincono en una esquina de la habitación. Me resulta familiar. He estado antes en este lugar. Mi otro yo se dirige hacia un armario y lo abre. Saca una botella de vino y dos copas. Las sirve, pero en una deja caer el contenido de un pequeño paquete de papel. No sé de dónde ha salido, pero ahora hay una mujer sonriendo que toma en su mano la copa que le sirve. Es Marie. ¡No bebas Marie!, grito, pero es inútil, ni me ven ni me oyen. Ambos sonríen, ambos beben. Él continúa sonriendo mientras ella convulsiona en el suelo.

He debido quedarme dormido, pues vuelvo a estar tras el torno. Humedezco otra pieza y continúo mi labor. Cientos de imágenes se agolpan en mi cabeza. Lo recuerdo, recuerdo todo lo que hice hasta ayer, pero ahora, deseo olvidarlo.

18 comentarios :

  1. ¡Que bueno! ¡Que intriga! me ha gustado mucho. Eres un maestro.
    Un abrazo tron!!!

    ResponderEliminar
  2. Genial el micro-macro. Y además, me haces reflexionar, con lo que me jode que me hagan eso. Qué angustia ser el tipejo éste.

    ResponderEliminar
  3. Dicen que hay que tener cuidado con lo que deseas.

    ResponderEliminar
  4. Joooo Sucede!!! Estás que te sales. Muy bueno.
    Recuperar la memoria asi...uff.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Tal vez funcione darse algunos golpes contra la pared.

    ResponderEliminar
  6. Qué angustia e impotencia. Al menos cambió su personalidad, de lo contrario, hubieran pasado otros 4 años después de esa noche en la que hubera hecho algo que le provocara de nuevo amnesia selectiva. Menudo bucle!!

    Genial, maestro!!

    ResponderEliminar
  7. Solo puedo decir ¡chapeau! Magnifica estructura, genial relato y como siempre en tu línea de sobrecoger al personal je,je.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  8. ¡Cuánta intriga y suspense en este relato! No me extraña que quiera olvidar su anterior yo.
    Un saludo.

    Sara Lew

    ResponderEliminar
  9. Es realista. Uno no puede escapara de lo que elige ni de sí mismo. Él aún tuvo suerte de entrar en ese limbo deshabitado para darse cuenta y rectificar sus deseos.

    ResponderEliminar
  10. Intriga y alucinaciones. Tu estilo se consolida ¿Viste la película el maquinista?. Abrazo!

    ResponderEliminar
  11. No hay nada que se te resista, está claro que dominas tanto el microrrelato como el relato breve y el terror es tu apellido je, je.

    ResponderEliminar
  12. Epa Raul!!!
    Gracias colega!!!
    Me alegro mucho de que te guste!!
    Un abrazo!!!


    Aupa aina!!!
    Gracias!! Bueno, este tipejo igual no es tan malo, no?
    Abrazo!!


    Aupa Cybrghost!!!
    Pues el desea olvidar, se lo concedemos?? jaja
    Abrazo!!


    Hola Rosa!!!
    Bueno, no es para tanto, no exageres! jeje
    Un abrazo!!


    Aupa Hombre!!!
    Igual se los doy!! Gracias por el consejo, jaja
    Abrazo!!


    Hola Citizen!!!
    Gracias maja!! Me alegro de que lo veas tan potente!!
    Un abrazo!!!


    Aupa Esperanza!!!
    No, no, mi intención no es sobrecoger!! jaja
    Gracias!!!
    Abrazos!!!


    Aupa Sara!!!
    Igual ese yo no es tan anterior... si no recordaba lo que había hecho ayer, quién nos dice que no había hecho lo mismo...
    Abrazos!!!


    Hola montse!!
    Sí, es realista. La mente humana es así, crea escudos...
    Abrazos!!!


    Aupa Dany!!!
    No eres el primero que me habla del maquinista al leer este relato... tanto se parecen?
    Un abrazo!!!


    Hola *Sechat*!!!
    Dominar, dominar, no domino nada... jeje
    Pero me alegran tus palabras!!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  13. Muerte roja

    Genial, sublime, creas el ambiente perfecto para intrigarte y angustiarte mientras lees rápido para saber el final, un final que te deja muda.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  14. Ten cuidado con lo que deseas, el universo trabaja para que se haga realidad...

    Vas derecho a la médula, Sucede.
    Bravo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno. Como tu anterior relato creo que dan para más de lo que nos muestras. Me he quedado con ganas de saber más del momento recordado.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno y para no repetir, estoy con Puck...

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Mira la película ( es muy buena a mi entender) y después podemos hablar jaja. Una estupenda actuacíon de Christian Bale. No te he visto de visita últimamente....abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Nuestros recuerdos son parte de nuestro presente, es mejor no olvidarlos aunque quemen! Te has inspirado en la película de Memento? Me recuerda mucho a ella. Si no la has visto te la recomiendo :) Un besazo!

    ResponderEliminar