domingo, 24 de julio de 2011

Añil


Acciona el botón de su polaroid mientras enfoca el bello rostro de su esposa. Tras los segundos necesarios, la imagen comienza a aparecer, pero ahí no hay rastro de su mujer. En su defecto, una foto horrible imbuída en un filtro azul turquesa le muestra unas flores secas y una escoba. Despresuriza el oxígeno que le invade el estómago y sube la cabeza. Frente a él la misma escoba y las mismas flores impregnadas de ese maldito color azul. Cuando se gira puede ver la piedra en forma de cruz y la inscripción. Su nombre atenazado entre dos fechas le recuerdan que la muerte le visitó un veinticuatro de enero. Esa niebla añil debe ser el tétrico efecto que implica el cielo.

26 comentarios :

  1. Muy bueno! Como se escapa la vida mientras tomamos fotos. Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hasta el momento en que sube la cabeza pensé que estaba sumergido en agua o en alguna solución. Cuando he llegado a ese punto, he subido la cabeza y me he mareado con la curva que toma el micro ahí. Inquietante.

    ResponderEliminar
  3. uy... me das un vértigo Suce...
    Genial amigo. Un beso grande!

    ResponderEliminar
  4. Pero él la vio. Estaba allí, siempre puede buscarla en el visor de la Polaroid.

    Genial!!!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Para él siempre estará ahí... y dudo que algún día pueda darse cuenta de lo contrario. Un besote, sucede!

    ResponderEliminar
  6. Pero é sabe que existió.

    Besitos

    ¿Ya hay niña o qué?

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que no se puso a pintar.

    ResponderEliminar
  8. Al menos no apareció en el infierno...!
    Buen relato!
    ¡Sañudos!!

    ResponderEliminar
  9. muy buena foto sucede saludos!!!

    ResponderEliminar
  10. Tierno hasta en la muerte...Cuando te pones, te pones.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  11. Hola compañero.
    Para el, su imagen sigue reflejada en su mente, su voz en su alma, y sus caricias en su corazon.
    Los sentimientos de la Polaroid son tan inexistentes como como la vida reflejada en sus instantaneas.
    magnifico microrelato.
    Abrazos Ricard

    ResponderEliminar
  12. El azul es un color muy adecuado para pintar esta situación. Qué está en la foto y qué en su imaginación, ya no es algo sobre lo que pueda opinar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. uff quita aún más las ganas de ir eh!

    ResponderEliminar
  14. Cuando vaya a sacar fotografías tendré mucho cuidado, para no llevarme ninguna sorpresa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Enorme!!
    Traída a la memoria, la figura de su mujer le pareció tan real que quizo eternizarla...¡tarde fue!
    Un abrazo compañero

    ResponderEliminar
  16. Muy triste, pero a la vez hermoso.
    Intrísecas emociones en pocas letras servidas.

    Un abrazo enorme Sucede.

    ResponderEliminar
  17. la "n" que me dejé por el camino. Jeje.

    bss

    ResponderEliminar
  18. Pobre, encima se fue al cielo.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  19. Hola gente!!!
    Bueno, no dije que esto es por una propuesta que hizo alguien, no recuerdo quién, y sé que no llego a tiempo, pero bueno, esta ha sido mi colaboración.
    Muchas gracias a todos por pasar por aquí!!!
    Un abrazo muy fuerte!!
    Por cierto, este micro tiene dos lecturas adrede, el muerto puede ser tanto él como ella.
    Salud!!!

    ResponderEliminar
  20. Grande, como siempre, Sucede.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Precioso y estremecedor relato, con tu toque de nostalgia.

    ResponderEliminar
  22. Es posible que intentes decirnos en que color se contempla desde el cielo. Lo cierto es que desde aquí el color azul representa lo sublime , lo elevado, lo frío y lo centrado. Quizás estemos conviviendo en el mismo plano. La escoba y el recogedor muestran lo terrenal, pero visto desde donde.

    Sucede que es un placer leerte,

    Kaixo,Sucede.

    aloe.

    ResponderEliminar
  23. Hola MJ!!
    qué bien que andes de nuevo por aquí!!!
    Abrazos!!!


    Aupa Lourdes!!
    gracias, ese toque que no falte! jeje
    Abrazos!!!


    Kaixo Aloe!!!
    Bueno, en realidad todo depende del color del cristal con que se mira, no? jeje
    El placer es mío con vuestras visitas.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  24. Ves? No comenté porque lo había entendido al revés de todos, menos mal que dices que hay dos lecturas, ya pensé que era la más tonta.

    ResponderEliminar
  25. Que aparatos tan entrañables las Polaroid.
    Tenían algo de mágicas. Me gustó mucho.

    Saludos veraniegos

    ResponderEliminar