miércoles, 13 de julio de 2011

Apropiación indebida

Ese silbido agudo del viento al acariciar las frías aristas de mi ventana de aluminio me pone nervioso. No llueve, pero el cielo está completamente cubierto por una única nube a la que no se le distinguen los límites. Los colores a esta hora de la noche se resumen en una escala de grises alterada tan solo por el brillo anaranjado de unas pocas farolas. Desde la penumbra de mi habitación acecho a un mundo ensombrecido que no me merece ningún respeto; abro los ojos y aprieto mis fauces con fuerza cada vez que alguien roza con su aliento mi ventana, pero lo necesito más cerca. La humedad empieza a condensarse en los cristales en el preciso momento en el que él fija sus ojos en los míos. Aguanto la respiración para soportar el dolor que me produce la interconexión. Las convulsiones epilépticas retuercen nuestros cuerpos, pero tras el intercambio puedo coger aire de nuevo. Y mientras continúo el camino del otro, pienso en lo que estará sintiendo ahora en ese cuerpo marchitado y andrajoso que no le corresponde y del que, por el momento, no sabe como salir.

25 comentarios :

  1. Brillante, como siempre.

    A ver quién no lo entiende y tendré que explicárselo, yo ya te pillo en tranquillo.

    ResponderEliminar
  2. Grande Sucede. Como te gustan los intercambios de cuerpos ¿Eh? un abrazo tron!!!

    ResponderEliminar
  3. Esto no irá a los tribunales, me temo.

    ResponderEliminar
  4. Una buena forma de solucionar los problemas o al menos cambiarlos por los de otro.jaja. Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Un Frankenstein del siglo XXI, no falta mucho para que se logre, el tema es el cerebro, ese sí que trae problemas.
    Un relato a lo Sucede... que no es poco decir.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  6. No puedo creer tu cabeza. Tu creatividad es genial... Me gustó muchísimo, la descripción... se respira, se ve, se viaja a través de la ventana...
    Te dejo un admirado abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Buena manera de cambiar de look. Me gustó.

    Saludos desde el aire

    ResponderEliminar
  8. Fijo que el narrador ha ganado con el intercambio corpóreo. Pero debería haberle explicado como entrar y salir antes de robarle el vehículo. Me gustó. Es terror metafísico????

    ResponderEliminar
  9. "Y mientras continúo el camino del otro..." Brillante, Sucede. Fantástico texto de intercambio de almas.
    Un abrazo.

    Sara Lew

    ResponderEliminar
  10. Sencillamente genial, la interconexión de cuerpos relatada de forma brillante. No puedo decir más que ¡chapeau!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Es genial la forma en que describes, me transportas directamente al mundo de tus relatos. Muy buen micro, un besote!

    ResponderEliminar
  12. Me gusta mucho como describes ese cambio de cuerpos, me gusta ese toque fantástico.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. ¡Cuánta creatividad, excelente Blog!
    ¡Llegué acá gracias Corina, me quedo leyendo!

    Me pasa como en otros Blogs que no puedo firmar si no es como anónimo.

    Soy Nina:
    http://herecomesthesun-ninas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Gracias a todos por venir!!
    Espero que me perdonéis por no dejar comentarios últimamente en vuestros blogs, pero ando muy liado y más que estaré en cuánto mi niño se asome con incredulidad a este mundo policromático.
    Os agradezco mucho vuestros comentarios!!
    A todos un abrazo!!! A Nina además, bienvenida!!! Así que Corina me hace publicidad? Si es que es muy maja!!! jeje. Gracias por hablar bien de mí Cori!!

    ResponderEliminar
  15. Menudo cabrito ( por decirlo finamente) ese ente roba cuerpos… Escalofríos me ha dado solo de pensarlo. Pero me ha encantado hacerlo. Un bessito

    ResponderEliminar
  16. Ese "por el momento" es genial. Lo acabará sabiendo y buscará otra víctima. Así ha sido desde siempre. Así será siempre. Muy bueno
    Saludillos

    ResponderEliminar
  17. Me acabo de dar cuenta que lo he leído sin respirar jajaj genial como siempre. Un saludo Sucede

    ResponderEliminar
  18. Hola Sucede,
    Verdaderamente angustioso.
    Me sorprende imaginar como te inspiras al escribir estos relastos tan interesantes y a la vez tan retorcidos.
    Te felicito por tu trabajo.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  19. A veces es duro verse en el propio reflejo de ese que creemos ajeno pero que vive muy dentro de nosotros.

    En muy pocas palabras y con una narración sencilla, has llegado a poner en vilo mi estado, haciéndome leer y releer más veces esta historia, que no sé si me deja mejor, o peor de lo que estaba. A ver quién duerme ahora con el ventanal casi pegado a mi lado de la cama...

    ResponderEliminar
  20. Hola Sucede. Vengo para intentar empezar a conocerte, al menos tus escritos... Creo que me llevará tiempo, pero empiezo a hacerme una idea.

    Y antes de continuar, como supongo que por ahí también se dice, que la hora sea corta y el bebé nazca sin problemas (por supuesto, lo mejor también para la mamá). Prepárate, que el cambio que va a dar tu vida ni te lo imaginas...

    Sigo leyendo.

    Biquiños!!


    Carmen.

    ResponderEliminar
  21. Escalofriante intercambio.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno. Es extraño, pareciera que ha dado un golpe.

    ResponderEliminar
  23. Enhorabuena!! Es genial, un abrazo che!

    ResponderEliminar