jueves, 28 de julio de 2011

Cajas

La incipiente levedad de mi ser se hace más evidente a medida que abandono el envoltorio carnoso que me contiene. Mi muerte no tiene nada que ver con la de Amy Jade Winehouse. Yo no sufría dependencia patológica de ninguna sustancia estimulante, deprimente, narcótica o alucinógena, pero deseo que de mí también se cuestionen las causas de mi muerte pese a la evidencia. No es suficiente hablar de velocidad cuando mi cabeza reposa en un arcén a cincuenta y siete metros exactamente de las raíces nerviosas de mi plexo braquial. Y ahora todo se reduce a un par de cajas. La que le entregarán a mi madre, y la que quemarán.

25 comentarios :

  1. La vida hay que vivirla a menos velocidad. Cada paso debe dejar su poso. Y no hay nada como el reposo.
    Tranquilidad ante todo.

    ResponderEliminar
  2. Aupa Mikel!!!
    Cuántos años sin verte por aquí!! jajaja
    Bien, bien, has encontrado el nexo de unión, has venido despejado eh? Las prisas, ya sean las de vivir o las de morir, te precipitan al abismo insondable del olvido!!
    Salud!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué triste, no tener el consuelo de que alguien más que tu familia tenga algún interés por la última cosa que hagas en el mundo.

    Me ha gustado mucho, ya sabes que la tristeza es mi tema recurrente.

    ResponderEliminar
  4. Ey Hombre!!!
    Que nos hemos cruzado!! jaja.
    Tremendo el relato de tres de un par, eh? parece que genera distintas interpretaciones... jaja
    Salud!!!

    ResponderEliminar
  5. Katxis!!!
    Ahora te has cruzado tú Citizen, y no te voy a dejar sin saludo ya que estoy no? jaja
    Cierto lo de la familia, al final hay gente que se cree que está muy acompañada aunque esté sola (como los que tienen mil amigos en facebook... jajaja)
    Gracias maja!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Lo peor de todo es que eso tiene mucho de verídico, si corres seré yo la que te corte a trocitos. Piensa en tu hijo!

    ResponderEliminar
  7. Grande Sucede. La culpa es de los quita miedos de mierda que tenemos en nuestras carreteras.
    Muy buen micro, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Aupa Raúl!!!
    pues sí, pero debe ser muy cara la chapa que le quita el filo al cuchillo...
    Abrazos!!!


    Aupa Aina!!
    de verídico tiene los quita miedos afilados, nada más!
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  9. Me gusta lo que "quiere que tambien se cuestionen las causas de su muerte pese a la evidencia". Es una sutil crítica (o así lo veo yo), una respuesta a eso de "hasta dentro de dos semanas o tres no se podrá saber de que ha muerto Amy".
    Me hizo sonreir.
    Pero eso si no hay que correr tanto. Incluso cuando no se ha bebido.
    Un beso, Luisa

    ResponderEliminar
  10. Con uno que te llore y te recuerde de verdad basta. ¿No?.
    La velocidad mata.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  11. Esto es de lo más bestia que te he leído.
    Todo se reduce a un par de cajas...
    Cómo se nota que narra el que se ha ido.

    ResponderEliminar
  12. Nunca se habla lo suficiente de la velocidad, ni del rastro de pena que dejan los que quedan en las carreteras.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. ¿Sabés? Volvió a mi mente aquello de los 20 centímetros del.. ¿militar? Y enseguida me puse a pensar si para esa parte se necesitaría una caja o apenas bastaría una latita de sardinas.
    Son esas cosas que pasan por mi mente, disculpas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. E X C E L E N T E!!!!!

    Un abrazo admirado

    ResponderEliminar
  15. ¡Que manías mas raras tiene! Espero que al menos fuera listo y fuera en el viaje de vuelta de vacaciones.

    ResponderEliminar
  16. Buena mi querido Vasco!!!
    Emociona y aunque es un tema difícil de repulir, lo consigues Sucede...jeje
    un gran abrazo desde Uruguay (Campeón de América)

    ResponderEliminar
  17. Vivir con velocidad te acerca más rápido a la muerte. Un besote, sucede!

    ResponderEliminar
  18. Que sea una caja azulgrana entonces...
    Sabes que me encantas!! Besososo!

    ResponderEliminar
  19. Las matemáticas son las matemáticas.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  20. Muerte roja

    Tranquilidad.... sin prisas, que siempre habra tiempo para las cajas.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  21. Nadie investigará pero saldrá en los telediarios. Será un número más entre los muertos de la operación especial de tráfico
    saludillos

    ResponderEliminar
  22. Hola compañero.
    Menudo relato mas tetrico y escabroso...
    Lo tomo como si fuera un homenaje a Amy, esta gran artista que nos ha dejado.
    Gracias por tu relato, que como siempre, es genial.
    Abrazos.
    Ricard

    ResponderEliminar
  23. Aupa amigos!!
    Gracias a todos por las visitas!!! Pues sí, esto trata de la velocidad, nada más, de las prisas, que no son buenas... Hoy es el día de las prisas, las carreteras se teñirán, por desgracia, de un color muy particular como cada año, aunque estaría bien que fuese el primer año sin accidentes mortales, que no?
    Un abrazo peña!!!

    ResponderEliminar
  24. Ufff potente!
    Y qué triste.

    Beso

    ResponderEliminar