jueves, 7 de julio de 2011

Cincuenta y siete

Es posible que tuviera razón. Que no fuera demasiado tarde para volver a unir las dos mitades de un corazón roto, pero no tenía ganas de intentarlo de nuevo. Bajó los cincuenta y siete peldaños que le separaban de la libertad y una vez allí inhaló todas las esencias que esta sudaba. Después de unos minutos en soledad, se dio cuenta de que a lo que olía en realidad era a basura, putrefacta y maloliente basura. Así que volvió a subir los cincuenta y siete escalones que le separaban de su prisión y esnifó el orgasmo contenido de la traición. "Aguanta", se dijo el resto de su vida el cobarde.

20 comentarios :

  1. La libertad, hay gente que no sabe que hacer con ella, y prefiere no tenerla. Es más facil.

    Saludos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que huele peor la cobardía, al fin y al cabo la basura putrefacta se acaba descomponiendo, el olor de la cobardía permanece unido por siempre a tu pituitaria.

    Por cierto, en mi lista de blog salías ayer con un post que no está en tu blog ¿?.

    Abrazos valientes,

    ResponderEliminar
  3. Compacto como una bala. Creo que acabas de ampliar el Kamasutra con la esnifada. ¿O salió de ahí? Es desconcertante. Me parece que más de uno nos hemos quedado con las ganas de el post entre Luci y este. ¿En qué peldaño está?

    ResponderEliminar
  4. No sé, pero lo de la cobardía debe ser muy duro de sobrellevar ¿no?

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¿Tan mal huele la libertad para algunos.?
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La realidad puede oler muy para algunos, Dany... Perdón, Sucede, estaba hablando con Dany cuando llegaste.
    La libertad puede oler de mil maneras, pero lo importante es afrontarla como sea, no hay espacio para cobardes en este mundo.
    Qué prolífico, estás, amigo, deberías crear otro blog y compartir textos con escritores que estén a tu nivel, ¿qué te parece? :)
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  7. No lo pillo, a ver qué me desvelan los comentarios... nada, no lo pillo.

    ResponderEliminar
  8. Hola amigos!!!
    Bueno, primero quiero hablar sobre mi publicación fantasma, esa que fue y no fue. Esta tarde noche se desvelará el secreto, por llamarlo de alguna forma, y espero que os guste. El comentario de Humberto lo desvela en parte... jaja
    Y sobre el texto, sólo es lo que se ve, la historia de una traición, pero el amor, que es mal consejero, no deja disfrutar de la preciada libertad que otorga el engaño. Y aunque tres no son demasiados, en el amor mejor son dos.
    Un abrazo amigos!!!
    Gracias por vuestros comentarios!!! Y... Atentos esta tarde a la cabecera de mi blog...

    ResponderEliminar
  9. Y ya si solo es uno, menos problemas aún.

    ResponderEliminar
  10. Qué duro. No sé qué es peor, si el olor de la realidad o ese aguantar cobarde el resto de la vida. Seguro que hay otra salida, quizás a la altura del escalón 42, por decir uno.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  11. Querido amigo: Celebro, por fin, poder llegar hasta aquí.
    Un relato magnífico sobre la libertad del espíritu. Existen muchas prisiones, no necesariamente físicas, y esas, son las que cada cual lleva su llave, conoce su puerta.
    Un fuerte, fuerte abrazo!
    Maca.

    ResponderEliminar
  12. A veces la libertad no suena a libre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Tenemos tantos límites y los que más injustos son los que no se ven a simple vista.
    "La libertad termina donde empieza la de los demás"

    He leído algo de una sorpresa o un nuevo proyecto, te deseo todo lo mejor Sucede y si anda rondando Humberto Dib, será positivo seguro. Teneís ambos el don de transmitir tantas sensaciones, reflexiones, jerógrificos, jugais con las letras, sois privilegiados.
    Un besazo. Amelia.

    ResponderEliminar
  14. Muerte roja

    No todos están preparados para ser libres.
    Puede que en ese escalón 57, con la cobardía en sus venas, alla encontrado su paz y su forma de vida.
    Hay gente para todo!!!

    Saludos Sucede

    ResponderEliminar
  15. Compañero, somos esclavos, esa es la realidad. Dulce esclavitud es el amar...

    Un abrazo rockero

    ResponderEliminar
  16. Cuentan que los presos en las Guayanas Francesas, en las mazmorras más crueles y donde habría estado 'papillón', al cerrarse, algunos de los condenados a perpetua...se quedaron y deambulaban por las desiertas celdas hasta el fin de sus días.
    La libertad es cosa seria a la hora de no tenerla, pero, los millones de personas que viven con hambre...tal vez prefieran menos libertad y más comida, atención médica y educación. ¡Qué tema has tocado, hermano!!
    Un abrazo fraterno y solidario

    ResponderEliminar
  17. Aupa compañeros!!!
    gracias por firmar vuestra presencia, que me encanta la compañía!! jaja
    Para el que no lo haya visto aún, hay un nuevo sitio en el que colgaré, junto a Humberto y El hombre de Alabama, otros microrrelatos o relatos. El sitio es este Tres de un par perfecto

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  18. Que culpa le pasará tanto aún para no soportar la libertad. Prometo echar un vistazo al nuevo sitio cuando tenga algo de tiempo.

    ResponderEliminar
  19. A veces nos traicionamos a nosotros mismos por cobardía y en tu micro queda plasmado de forma magistral. Me encanta la imagen de los cincuenta y siete escalones y esa renuncia al ideal sólo por escrúpulos.

    Grandioso.

    ResponderEliminar
  20. Cojones, por donde quiera la tenía mala la cosa.

    Un abrazo mi querido Sucede.

    ResponderEliminar