domingo, 31 de julio de 2011

Desde una ventana

Hace años que no duermo. Coincide con los años que llevas en ese maldito turno de noche. Las heridas ajenas muchas veces las sientes como propias; lo sé por tu derrotada forma de caminar en esas incomprensibles madrugadas que han acabado con los sueños de algún desdichado. A esas horas, tus tacones golpean violentamente las aceras haciendo estremecerse a las calles y a los que en ellas moran. Yo doy una calada más y vierto la ceniza sobre el aire estanco del verano que la precipita sobre el iluminado adoquinado a tan solo unos pocos metros de tu marcial paso. Entonces miras, y desde aquí arriba te suelto un perdón desubicado pero que aceptas esbozando algo parecido a una sonrisa. Y ya son ochocientas las noches que te he amado a través de este vertical y acerado filtro.

17 comentarios :

  1. Sucede hoy estoy un poco espeso (como la mayoría de los días) y no "men¨terao de na" jajaja
    A ver si el próximo lo pillo.
    Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  2. ¿Preso y guardia de turno? ¿O un espectador insomne y alguien que pasa a menudo? Es tan detallado que te hace perderte.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el final "... que te he amado a través de este vertical y acerado filtro"
    Poética manera de describir las rejas.
    ¡¡Genial, Sucede!!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Voy por el preso y la puta.!! Y total quien nos impide imaginar. Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Y yo por el espectador insomne y la que siempre pasa por allí !

    ResponderEliminar
  6. Que bueno Sucede. Amor en vertical y a distancia de una planta.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  7. ¡Poética manera de describir una relación a través de las rejas!

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. ...parecido a una sonrisa? mmm, para mi que le gustas...
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  9. Has estado algo críptico esta vez, eh.

    ResponderEliminar
  10. Nadie esperaba ese final!!
    Como siempre muy buen relato!

    ¡Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Bueno, bueno, esto no es tan enigmático eh?
    Pero para que hasta Alabama me diga que he estado críptico, será verdad! jeje
    Pues nada, lo que está claro Rosa es que las plantas no fuman... jajaja
    Gracias a todos por los comentarios!
    Prometo estar más cuando mi hijo campe por estas tierras.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  12. Parecía un relato de esos que te salen tan bien, de asesinos nocturnos vagando a la búsqueda de presas y lo has transformado en una historia de amor algo atípica. Buen giro, si señor!!.

    ResponderEliminar
  13. Seguro que ella es mas casta de lo que parece y el mas sadico de lo que pinta. Seguro que ella estaria mejor si se invirtieran los papeles y me temo que todo lo vemos desde el punto de vista que nos ofrece la oscuridad de la noche.
    Abrazos.
    Ricard

    ResponderEliminar
  14. Llego tarde pero no puedo evitar dejar algo parecido a una sonrisa desde la distancia. Sólo ese cruce de miradas vale un aplauso para el micro
    Saludillo

    ResponderEliminar
  15. A mi se me presta a varias interpretaciones. En todo caso me gustó.

    ResponderEliminar
  16. En tan solo 8 lineas has dejado un micro abierto a varias interpretaciones. Me ha encantado. El insommio, el amor, la guardia y la vigilia, la preocupación por la persona amada, la separación, la necesidad...
    Y el caso es que, si no hubiera sido por los comentarios y la relectura, no me habría dado cuenta de lo que sufre un preso al ver a su amada pasear su cuerpo para poder comer al día siguiente.

    ResponderEliminar