domingo, 10 de julio de 2011

Diamantes

La desvencijada acera se llena de charcos los días de lluvia. Las pequeñas gotas crean una extraña visión al estrellarse contra el anegado suelo, dando al mundo un aspecto ondulado. Y no hay nada peor que tener mojados los puños de la camisa o el bajo de los pantalones en mitad del invierno, pues la humedad va recorriéndote como una lengua lasciva hasta que sientes el frío en los huesos. Es en esos días en los que sueñas con el verano, en los que te das cuenta que treinta y cinco grados tampoco son tantos y que vivir empieza por estar seco. Es en esos días en los que te acurrucas en tu cama de cartón y te preguntas bajo una asquerosa manta por qué no te diste cuenta a tiempo de que te estabas cortando las venas con un maldito trío de ases; y odias los corazones, los tréboles y las picas, mientras cuentas los céntimos en tu lata de sardinas.

25 comentarios :

  1. Qué bien sienta esta mañana cálida de domingo leyendo relatos tan buenos, tan bellamente narrados. Gracias, Sucede. Un abrazo.

    Sara Lew

    ResponderEliminar
  2. Treinta y cinco no son nada. Grados o céntimos.

    ResponderEliminar
  3. Un refrescante relato para tanto calor...

    Saludos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Grande sucede.
    Entonces el otro saco color de diamantes con As alto siempre y cuando jugase texas hold´en, pero no sé, tampoco entiendo mucho jajaja
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que parar a tiempo, o afrontar las consecuencias. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  6. Bueno; si ya ha tocado fondo tiene que empezar a subir, ¿no?

    ResponderEliminar
  7. Dios, vivir empieza por estar seco! me ha recordado este micro al grande Sabina. Saludo :)

    ResponderEliminar
  8. Difícil pero humana situación nos relatas tan magnífico y crudo como acostumbras.

    ResponderEliminar
  9. Piensas que el dinero sólo es un papel que no da la felicidad... hasta que te falta. Me ha encantado, sucede :)

    ResponderEliminar
  10. Hola Sara!!!
    Gracias a ti por leer!!!
    Y por tu alentador comentario!!!
    Abrazos!!!


    Aupa Hombre!!!
    A mi, personalmente, me sobran grados, pero mejor eso que nada...


    Aupa Rosa!!!
    Refrescante? pues a mi me ahoga...
    Abrazos!!


    Epa Raul!!!
    jaja, mejor escalera, pero un trío de ases no es mala... jaja
    Abrazos!!!


    Hola Cybrghost!!!
    Me alegro de que te haya gustado, amigo!!
    Sí, hay que parar a tiempo, si no, malo...
    Abrazos!!


    Hola montse!!!
    Esperemos, pero la escalada cuesta más desde abajo...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Aupa Loba!!!
    Bueno, es un detalle que te recuerde a Sabina, aunque yo me muevo en otros estilos, jaja. Me alegro de que te haya gustado!
    Un abrazo!!


    Aupa Aina!!!
    Gracias por tus palabras maja. Pues sí, las situaciones extremas requieren crudeza...
    Un abrazo!!!


    Aupa Miss Bittersweet!!!
    Precisamente por la avaricia de conseguir más papeles de esos se cae en estas trampas. Lo necesario no tiene nada que ver con lo soñado...
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  12. Leyéndote, me helé.

    Eso.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Una vez más la descripción es genial. Consigues transmitir ese frío que va más alla de la humedad y las bajas temperaturas. Saludillos

    ResponderEliminar
  14. Es que los diamantes se hacen desear. Son para pocos. Abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Hola Sucede, me ha costado decidirme, he leído un montón de tus micros y no sabía por cual decidirme, cada uno me llena por algo. Puede que la decisión no sea la mejor, era difícil, pero te pido para este Microinvitados del viernes próximo me cedas "Demostración Empírica", al final ha sido por la que me he decidido. Espero tus noticias y gracias por anticipado.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  16. Excelente retrato de esos ludopatas que no saben parar a tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Muerte roja

    Nunca es tarde para pedir otra mano, puede que obtengas mejores cartas....

    Un saludo sucede

    ResponderEliminar
  18. Hummm, fantástico retrato de la miseria humana. Es uno de mis temas favoritos: los que lo pierden todo, los homeless, los mendigos...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. No nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Es triste que pierdas el rumbo de tu vida por un maldito trío de ases. Es genial venir a verte. Un bessito

    ResponderEliminar
  20. Uff pude sentir todo ese frío!!
    Muy buenos relatos! Te felicito ;)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  21. A veces me pregunto si no llegaremos al final de nuestras vidas con unos centavos en una lata... A veces la causa es un trío de ases, otras un amor frustrado, y muchas otras nuestra propia ceguera en el momento menos indicado.
    Éste es de lo que más me han gustado. Muy bien llevado.
    Un abrazo y nos veremos por allá.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  22. Gracias a todos por los comentarios!!!
    Escritor y Romanticotica, bienvenidos!!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  23. Un micro fantástico, he sentido su rabia, su frío el aroma de tus palabras me acompañará el resto del día.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  24. Esto sí que es un auténtico diamante. De mayor quiero escribir como tú.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  25. Malas jugadas que hasta que no se está ya del otro lado, el protagonista no se da cuenta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar