lunes, 11 de julio de 2011

El camino cortado

Al Capitán Murphy se le revuelven las tripas cuando se acuerda de aquella masacre. Tuvo suerte, pues sólo acusa la falta de la pierna izquierda, aunque algunos hablan también de la amputación de su miembro viril. Personalmente no considero que la hombría de un hombre radique en veinte centímetros, por decir una cifra, pero ayuda a conservar la autoestima en determinados momentos. Ahora se seca las lágrimas con el antebrazo al pensar en la maldita emboscada que les colocó en fila india camino del infierno y en cómo iban cayendo uno tras otro todos sus hombres al amparo de una noche iluminada artificialmente. Supongo que fue la bala que atravesó el pecho del Sargento Smith el último proyectil del que escapó, siendo la ráfaga siguiente la mandíbula caliente que le arrancó la pierna a la altura de la ingle. La medalla al valor que le otorgaron después la guarda en el mismo cajón en el que conserva todos y cada uno de nuestros informes; eso para mi es lo que le convierte en un hombre, y no la polla (con perdón).

31 comentarios :

  1. Lo que te convierte en hombre, mujer o en definitiva mejor o peor persona está almacenado en el ático no en el entresuelo. Pero si ese Murphi es americano o inglés creo que mejor regálale una y griega en vez de una latina. (Solo si quieres). El tipo es ordenado.

    ResponderEliminar
  2. Me ha recordado a la historia de Blas de Lezo, el Mediohombre. Mediohombre en lo que respecta al físico, claro, que en hombría iba el tipo más que sobrado.

    ResponderEliminar
  3. El sexo no te define como buena o mala persona...
    Las guerras destrozan vidas y sacan lo mejor y lo peor de las personas.

    Saludos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, una gran pérdida.

    ResponderEliminar
  5. La hombría es tener la fe de que algún día, en la resurreción, me devuelvan mi miembro en perfecto estado de revista.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  6. Espero que la medalla al valor tuviera suficiente "valor" después de semejante desastre.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Si no es cuestión de hombría, pero es que mear de pie es muy cómodo. Me gustó.

    ResponderEliminar
  8. También se la puede poner ortopédica. La polla, digo.Me gustó.

    Besos pareados.

    ResponderEliminar
  9. Un mensaje...¡y qué mensaje!!
    Un abrazo vasquito

    ResponderEliminar
  10. No creo que todos los que están "completos" sean hombres por el hecho de estarlo, hace falta alguna que otra cosilla más, justo esas que se olvidan más fácilmente, en fin, también puedes recomendarle una buena cirugía reconstructiva, para la pierna digo. Me gusta.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Impresionante relato con muchas vertientes y reflexiones, desde la guerra al sexo, desde el valor a la hombría. Y ese "con perdón" del final hace inevitable una sonrisa. Muy conseguido el conjunto.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  12. Macho ¿tú donde hiciste la mili? jajaja
    Un abrazo tron!!!

    ResponderEliminar
  13. Me has matado con esa frase final ja, ja y eso que no he notado ninguna bala dirigida a mí. Besotes.

    ResponderEliminar
  14. Hay tantos completos que nada tienen de hombre...
    Un beso inmenso!

    ResponderEliminar
  15. Después de las profundas reflexiones, el final es genial...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  16. Acudo desde la casa de Dib, habiendo husmeado un poco antes por vuestro nuevo tri-ciclón, el cual me ha encantado descubrir, pués a veces uno se olvida que esto de los blog´s, es mucho más que ir posteando hasta cuando vamos al baño. Las letras unen, y vaya si lo han hecho en vuestro caso.
    Sobre la pérdida... en momentos de falta de autoestima, hasta un par de cm de más se convierte en toda una proeza que echaremos de menos. Muy buen relato, felicitaciones.

    ResponderEliminar
  17. Hola Sucede.
    Ya visite vuestro nuervo blog y me parece una gran idea unir a tres talentos.
    Promete algo grande y auguro un gran exito.
    Un gran relato y un gran dilema. El hombre es hombre por su sexo o por su mente...
    Interesante, si señor.
    Un abrazo amigo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  18. Esas medallas si que resultan extrañas. Abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. Hola compañeros!!!
    Os agradezco a todos vuestros comentarios!!!
    Montse, gracias por la corrección idiomática!
    Yo, bienvenida, gracis por tu visita.
    Puck se dio cuenta de que el perdón es coña y Dany que lo extraño de esta historia son las medallas, yo personalmente las haría de carne humana desecada para que recuerden la idiotez. La pérdida es lo de menos cuano juegas con tu vida al juego de otro... no?
    Un abrazo enorme a todos!!!

    ResponderEliminar
  20. Qué trozo de frase más bonito, Sucede!!!!!

    Cuando juegas con tu vida al juego de otro, inadvertidamente abaratas su valor.

    ResponderEliminar
  21. Me han dao un "premio" y las normas dicen que hay que avisar alos nombrados, hecho.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  22. Debo reconocer que me confundió un poco... cuando has escrito lo de los 20 centímetros, no sabía con qué relacionarlo, luego me vino a la mente que es una medida estándar y tuve que hacer abstracción de mis... no, no, mejor no hablo de medidas. ;)
    Un gran relato, Sucede, sólo que a este paso debes estar bañado en sangre.
    Por cierto, no veo que entre nadie a criticarte un error de hipérbole, aliteración o encabalgamiento. Es que se extraña (con perdón).
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  23. Gracias montse!!!
    así son las guerras...
    Abrazo!!!

    Aupa Juanlu!!!
    gracias por avisarme, paso a ver de qué se trata!!!
    Abrazos!!!

    Aupa Humberto!!!
    bueno, la media en realidad es bastante más baja... veinte es la única hipérbole que he usado, jaja, pero de aliteración y encabalgamientos... nada!!
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  24. Me quedé pensando... 20 centímetros en su estado de excitación, porque si no, no pasa de 7 centímetros. Lo que me lleva a pensar que recibió el disparo en plena erección. Uso la lógica Sucede (con perdón again)
    Jaja.

    ResponderEliminar
  25. Yo opino como Lola, abogo por la ortopedia, en la polla, claro

    ResponderEliminar
  26. La verdad, que vamos desmembrandonos campo a a través, pero la hombría es algo que se va ganando.


    El cajón se llena....pero solo se abre para meter.

    ResponderEliminar
  27. jaja
    No Humberto, no necesariamente tenía que estar en ese estado en el momento de la amputación, igual era el máximo valor que alcanzaba su apéndice... jaja


    Aupa Elèna!!!
    es curioso que la parte más prescindible de la historia sea la que más llame la atención... jaja


    Aupa Lou!!!
    Sí, la desmembración nos afecta a todos... y es cierto eso, la hombría va por otro lado...
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  28. Ir a la guerra le hace más macho, pero no más hombre.La hominización está en un proceso algo estancado me temo. Ya sabes que me gusta cómo cuentas las cosas!! y disculpa la ausencia, que ando con la realidad pisándome los talones.

    ResponderEliminar
  29. Esto..., me vais a perdonar, pero me quedé perdida en lo de los 20. Me recordó algo que hace poco me contó una amiga: que dicen que las mujeres aparcamos mal el coche porque los hombres nos tenían engañadas con lo de los 20 cm...

    En cuanto al Murphy, si es el que yo pienso y mal no recuerdo, le importaba bien poco su cuerpo con tal de estar lleno de honores, medallas y batallas ganadas, aunque todo eso le hubiera convertido en algo así como una hamburguesa pasada por la picadora.

    Ays, si ya lo dije, que sois muy mala influencia!! Y eso que aún no me he pasado por Alabama...

    Biquiños (Humberto, je, mejor "no coment" tu comentario)

    ResponderEliminar
  30. Vaya por Dios, qué razón tienes!

    ResponderEliminar