lunes, 18 de julio de 2011

Stem cell

Nunca más os podré decir a qué huele. Sencillamente porque sufro de anosmia. Esta maldita carencia ha potenciado la violencia congénita que heredé de mi padre. Desconozco, sin embargo, de dónde viene mi interés por la sangre. Tal vez sea su capacidad regeneradora la que me atrae. Las células madre de la médula ósea producen nuevas células continuamente; a groso modo podemos distinguir los eritrocitos, que distribuyen el oxígeno por todo el cuerpo, los leucocitos, que facilitan la respuesta inmunitaria y las plaquetas, que forman un muro de contención ante eventuales pérdidas de sangre.

Inserto la aguja entre las vértebras para llegar a la médula espinal. Dos miligramos de benceno serán suficientes para infectar el conducto y originar una anemia aplásica de imposible curación. Ahora espero paciente mientras practico una serie de cortes de apenas tres milímetros de profundidad en arterias escogidas al azar. Las primeras heridas son coaguladas con efectividad por las plaquetas, pero pronto son insuficientes, y sumadas a la incapacidad de las células hematopoyéticas de seguirlas produciendo, dejan las nuevas heridas abiertas como grifos que gotean. De no tener la boca tapada con esparadrapo trataría de gritar en voz baja por última vez, pero prefiero no escuchar sus inútiles lamentos y ver como se los traga. Vuelvo a presenciar la muerte con el mismo entusiasmo que la primera vez, pero por desgracia ya nunca volveré a olerla.

30 comentarios :

  1. Clásicos Patológicos de Ayer y Hoy presenta.

    ResponderEliminar
  2. Uff, Que recuerdos de las clases de enfermería.
    Terrorífico y muy bueno Sucede.

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que dejaste la medicina y te dedicaste a otra cosa, ni no pobre del paciente que cayese en tus manos jajaja
    Muy bueno el micro, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Todos los martes me toca hospital, ¿sabes con que mal voy a mirar a los ATS que se me acerqué? ¡Eh, eh! jajaja
    ¡Eres un maestro en esto de poner los pelos de punta!

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Pobrecito... que no puede oler... ¡¡¡¡aaaaahhhhh!!!! ¿cómo puedes contarlo con tanto detalle y tranquilidad???? Me han dolido los cortes, y eso que a través de la pantalla tampoco puedo oler la sangre
    Saludillos

    ResponderEliminar
  6. Me ha dolido una barbaridad,¿sabes que me alegro de que no pueda oler<' es más se me ocurren un par de cosas más a las que no debería tener acceso... Animalito...

    Abrazos, con mucho perfume, por si acaso aparece el mostruo ese...

    ResponderEliminar
  7. Muy buen relato que desgrana cada elemento sanguíneo hasta llegar al final y la falta.

    Puñado de besos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta las sangrías que armas. Si me faltan no voy a saber qué hacer.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  9. Ya veo que el no poder olerlo...no le priva de disfrutarlo. En tu línea, Sucede.

    ResponderEliminar
  10. Horripilantemente cruel ...pero muy bien escrito!
    Tan bien escrito que duele.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Relato con olor a hierro...
    Sos hematólogo? Podrías serlo! je!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Hola chicos!!!
    Bueno, no soy hematólogo, jaja, pero me gusta la sangre!! jeje
    Gracias por pasar amigos!!
    Un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  13. Por lo menos no se lo ha comido.. ni lo ha a atornillado a una silla...xDDD

    Muy bueno, seep, señor.

    ResponderEliminar
  14. Sadismo hasta el extremo!!!
    Espero que del mismo modo que perdiste tu olfato, pierdas tu interes por la sangre humana.
    En caso de seguir con tu patologia, te informo que mi sangre es horrible. De mala calidad, muy oscura e incluso amarga.
    No suelo interesar a gente como tu, asi que, no pierdas el tiempo conmigo.
    Un abrazo, amigo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  15. Dios, sólo a mí se me ocurre pasar por aquí a las dos de la madrugada. Mejor no le digo al psicoanalista que te leo regularmente, durante la última entrevista me sorprendí mirándole fijamente el cuello...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Sin dudas, ya eres un especialista en ese humor circulatorio. La anosmia entra dentro de mi campo de acción, pero puedo proponerte títulos para futuros relatos:
    Hemofilia letal
    Una trombosis de película
    Tu leucemia me excita
    y así...
    ¡piénsalo!
    Je

    ResponderEliminar
  17. Crueldad pseudo científica :-)

    ResponderEliminar
  18. Me encanta cuando alguien habla de sangre a distintos niveles. Para mi el primero, con esos detalles de clasificación es el mejor, deformación profesional supongo. El segundo que es tu terreno, como siempre lo bordas!!!

    Genial como siempre.

    ResponderEliminar
  19. Oye, matador...te tengo reservadas otras dos víctimas -ponte en contacto- el método resulta eficiente ¿eh?
    jeje
    Salú compañero!!

    ResponderEliminar
  20. j o d e rrrrrrrrrrrrr!! esta película tiene para mí cinco mil rombos jajajajaja.
    Se me ponen los pelos de punta porque lo describes de tal forma que me encuentro allí en un rincón viendo la barbarie de ese mamón.

    Un besazooooo y tienes algo de dr. house jajaja.

    ResponderEliminar
  21. Veo que vuelve el gore, yeahhh

    besos

    ResponderEliminar
  22. Sádico, metódico y con paciencia para disfrutar mejor del sufrimiento...
    Asfixiante relato de terror.
    Saludos desde muy lejos

    ResponderEliminar
  23. Te manejas muy bien con la temática expuesta en tus relatos, pareces moverte con facilidad. Y eso me hace pensar; no serás tú un ser de esos extraños...:)
    Me ha gustado mucho.
    Gracias por la visita y espero que te haya gustado algún plato de los que he traído.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. Una clase de biología humana sobre la sangre y sus componentes, pero. . .y el Juramento de Hipócrates?
    muy bueno querido metálico Sucede. Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Es escalofriante la naturalidad con la que el narrador relata sus atrocidades. Has logrado meterte en la mente de un psicópata y encarnar su frialdad ante el dolor ajeno. Lo dicho... escalofriante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. puñalada de muerte....que relato mas terrorìfico y a la vez que didàctico....sorprendente como siempre...un abrazo
    fus

    ResponderEliminar
  27. El primero que invente un teléfono hemato-erótico se forra con él.

    ResponderEliminar
  28. Se me ponen los pelos de punta. No me gusta el olor de la sangre pero si el olor de tus letras. Un bessito

    ResponderEliminar
  29. Me ha recordado a una serie que estoy siguiendo últimamente; Dexter se llama, tanto el título de la serie como del protagonista, un psicópata en serie que carece de emociones, y que disecciona con perfecta armonía, las extremidades de sus víctimas.
    Estoy segura que te gustaría...

    La sangre es el flujo poético con el que adornas magníficamente tus relatos, sin apenas inmutarte ante los desvaríos de sus protagonistas.

    Felicidades Sucede.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  30. Hola compañeros!!!
    Qué vida más estresante llevo!! jeje
    Muchas gracias por vuestros comentarios, espero que la sangre empiece a gustaros un poco más!! Al fin y al cabo muchos comeréis morcilla no? Que es eso sino sangre coagulada a base de fuego? jaja
    Conozco a Dexter Yo, un gran tipo!
    Abrazos!!!!

    ResponderEliminar