miércoles, 31 de agosto de 2011

Bioestúpidafilia

Edward Osborne Wilson habló de la ética de la conservación y evocó nuestra responsabilidad hacia la naturaleza. Su libro Biophilia acuñó este término bajo la definición de esa atracción innata que sentimos por el medio que nos rodea. Él es sin duda uno de los biólogos más influyentes de nuestro tiempo, pero precisamente esta obra es la forma más incorrecta, bajo mi negativo punto de vista, de tratar el amor por la vida, porque hablando de sobrevivir nos olvidamos de vivir.

- Buenos días, señor. –dijo aquél joven asaltándolo en plena calle.
- Buenos días.
- Es usted Richard von Krafft-Ebing, ¿verdad?
- Sí, lo soy.
- ¿Puede firmarme usted este ejemplar? – y le tendió un lustroso Psychopathia Sexualis.
- Claro muchacho, dime ¿qué te motivó a leerlo?
- Quiero mejorar mi forma de ser.

Richard meditó sobre lo qué había dicho ese chico de camino a su casa. La interpretación era la clave, supuso entonces que el chico no quería cometer aquellas atrocidades de las que hablaba en su libro. Días más tarde, la profanación de unas tumbas en un cementerio cercano indicaron claros signos de necrofilia en su aspecto más drástico y Richard volvió a pensar en aquél joven de mirada inquieta. Evidentemente le detuvieron y cuando lo hicieron un agente le preguntó que qué fue lo que le llevó a cometer un acto tan deplorable.

- Algunos sienten un estúpido amor por la vida, yo lo siento por la muerte y su naturaleza.

Así que Edward no inventó un término nuevo, únicamente lo purificó eliminado la estupidez del apego a la vida.

13 comentarios :

  1. Cada uno entiende la vida a su manera y un libro tiene infinitas lecturas...
    Un placer leerte Sucede.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Chapó. Me hubiera gustado escribirlo a mí.

    ResponderEliminar
  3. No existe un único libro, sino tantos libros como personas lo leen. Quizá el autor haya querido dar una interpretación, pero existirán miles. Muy bueno, Sucede!

    ResponderEliminar
  4. El amor... tiene tantas caras... a veces es tan déspota, y a veces nos vuelve de la muerte...
    Pero creo que siempre es válido el riesgo. Seduce mucho la idea de no sentir, de hacerse roca... pero, así y todo, siempre habrá una brisa que nos erosione la piel..
    Te adoro!
    El texto, de mas esta decir que me parece perfecto!!
    Besosossss!

    ResponderEliminar
  5. Si consensuamos primero lo que es VIVIR así con todas las letras es probable que dejemos de hacer la mayoria de las cosas que hacemos....inclusive leer malos libros,jajaj Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Este es el tipo de la biodiversidad ¿no? Sí, y el Sr Pulitzer si mal no recuerdo, je.

    Creéme que hasta los "genios" se salen del buen camino, creyendo que era el correcto, cuando lo único correcto como bien dices, es vivir solamente (que no es poco).

    Aunque leyéndote, Sucede, haces tan apetecible la muerte, tan hermosa...

    Un texto enriquecedor y viváz.

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  7. Contundente y clarificador, si señor. Muy bien narrado, en pocas líneas todo un tratado de preferencias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Es inspirador. Tiene mucho fondo.

    ResponderEliminar
  9. La lectura es nuestro tesoro más vivo, aunque a veces...

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  10. Si Edward purificó el "término", Sucede lo terminó de esterilizar. Para meditar...Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  11. Pensaré en este micro porque me he quedado en plan: !!!!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Cada persona tiene su verdad, su forma de ver las cosas y claro esta como interpretarlas.
    Huele el decir que este individuo se ha pasado mil pueblos.
    Saludos. Amelia. ¿llora mucho Aimar? jeje

    ResponderEliminar
  13. Yo soy de las que sienten un estúpido amor por la vida y de las que nunca aceptaría una invitación a cenar con ese Edward.
    Besos, Sucede.

    ResponderEliminar