martes, 16 de agosto de 2011

Creo

La espesura de su canosa barba formaba una pareja dispar con su enjuto rostro. Los años baldíos le habían torturado hasta lograr consolidar la amargura de la que siempre fue presa. Una cruz de deslucida plata colgaba de su cuello, oculta siempre por un amarillento alzacuello; la limpieza post mortem la dejó a la vista. Aparecieron también los mensajes que, grabados en su pecho, confesaban que por más que lo había intentado nunca había logrado creer en Dios. Mi experiencia como tanatólogo forense me impide, como a él, creer en la vida después de la muerte, pero ser testigo de la cicatrización espontánea de aquellas laceraciones me produjo un terrible desasosiego. Estaba preparado para morir, no para vivir de nuevo.

19 comentarios :

  1. Como se te ocurren estas cosas... me asombra! Admiro tu creatividad, tu almacén de historias.
    Te dejo besos!

    ResponderEliminar
  2. A quién se le ocurre tatuarse eso!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Como dice El Hombre de Alabama...Tenía que ir a ver al Papa...Jeje.
    Muy bueno Sucede, estás que te sales. Te sienta bien la paternidad.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Grande Sucede. Muy bueno me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Plas, plas, plas.

    Muás y felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Qué gran frase final. Un personaje muy atormentado el que está sobre el frío mámol..

    ResponderEliminar
  7. Algo debía creer si se molestaba en grabárselo en la piel.

    ResponderEliminar
  8. La resurrección de la carne, la vida eterna. Amén.
    Profundo micro y muy actual, Sucede.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, para algunos creer es una liberación, pero para este no, cree porque no le queda más remedio visto lo visto, jaja.
    Y sí Aina, creía que infligiéndose esas heridas acabaría creyendo, o al menos exculpándose...
    Abrazos!!! y gracias por venir!!!
    MJ has vuelto!!

    ResponderEliminar
  10. Ha tenído que ver para creer. ¡Genial!

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. La frase final es toda una sentencia. Me ha gustado mucho. Hay cosas para las que no estamos preparados, cada cual tiene las suyas
    Saludillos

    ResponderEliminar
  12. Bien cierto es...uno está preparado para el final, pero no para resucitar ¡carallo!!!
    un abrazo, genio del micro

    ResponderEliminar
  13. Creo que nadie esta preparado para vivir despues de la muerte.
    Creo que es el mas firme de los adioses y el mas definitivo de los viajes....
    ...o tal vez no.
    Abrazos, compañero.
    Ricard

    ResponderEliminar
  14. Siempre hay algo que escapa a nuestra comprensión, en todo, afortunadamente (creo).

    ResponderEliminar
  15. Inquietante siempre.
    Pero... tan bien escrito, con las palabras justas y en un momento.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  16. El personaje me recuerda a Tomás, el incredulo apostol de Cristo, ya que al ver las pruebas cree. Buen título.

    ResponderEliminar
  17. Muerte roja

    Este es de los mios...

    Creo en lo que veo!!

    Un abrazo Susede

    ResponderEliminar