lunes, 29 de agosto de 2011

Defecto de fábrica

La impermeabilidad, por lo visto, no tiene garantías. No pensaba que la capacidad del material para contener los fluidos no incluyera la comisura de sus aristas. Debería haber leído primero la letra pequeña, en lugar de dejarme llevar por la euforia.

Un hexaedro regular cuyo volumen es exactamente de uno con cinco metros cúbicos era más que suficiente para albergarlo. Sus seis caras se unían por medio de un ángulo recto con otras cuatro, quedando cada una ligada a todas menos a su paralela; eso precisamente es lo que convertía ese espacio vacío en el contenedor idóneo. La pegatina “frágil” en uno de sus costados no impidió sin embargo una brusca manipulación que acabó en desastre.

Si hubiera sabido que ella nunca iba a recibirlo porque la fuga plasmática alertaría a los coléricos funcionarios de Correos, jamás me habría extirpado el corazón.

24 comentarios :

  1. Jobar Sucede!!! Que bueno.
    Ya no hacen los contenedores como los de antes y a un golpecito de nada todo el plasma por el suelo, jeje.

    Besos de corazón desde el aire

    ResponderEliminar
  2. ¡Guau! Un final contundente, Sucede. Me quedé sin aliento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sorprendente el hecho de que sea él mismo, el que lo relata... Lo que me lleva a: es un hombre sin corazón/esta descorazonao. Esto parece una canción de Santana con los Maná...

    Buen micro, como siempre

    Abrazote desde los madriles

    ResponderEliminar
  4. Qué tremendo, Sucede! Sé que alguna otra vez te he dicho lo mismo, pero sin duda, éste es mi micro favorito de todos los que has escrito. Te ha quedado redondo! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Él descorazonado y ella sin saberlo...

    Tus relatos me ponen los pelos de punta (en un buen sentido, claro); éste, además, me paró el corazón por un instante.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Si no fuese tan tacaño y lo hubiera mandado por mensajería urgente habría llegado antes de que se notase la fuga. :-)

    ResponderEliminar
  7. Joder. Sucede, yo leía, yo leía y nunca llegaba, al final: la hostia, de cara, como te gusta darlas.

    ResponderEliminar
  8. Ya te digo yo que los de Correos no van a hacer buen uso de tu corazón ni de ningún otro. Y ahora, ¿qué hacemos: tu sin corazón, ella que no se entera de nada y los de Correos pensando donde lo ponen o lo clasifican?
    Fatal, un mogollón.
    Las cosas hay que pensarlas mejor pero... por favor, no pienses mucho mientras escribes.

    ResponderEliminar
  9. En pie!...buenísimo!!!...contundente!...
    original!...eres la puta caña!

    ...por cierto, la primera frase, me llevó a pensar en una muñeca hinchable, jeje, cambia aristas por labios...jejeje. Esto es para devolverte tus comentarios sobre las tetas de mis dibujos, jajajaja

    Un abrazo compadre!

    ResponderEliminar
  10. Cuando te estirpes los riñones o el higado mételos en un bote de Cola Cao, que es más resistente, pero el cerebro ni lo toques, no nos vayas a joder.
    Un abrazo tron!!!

    ResponderEliminar
  11. jajajajaja qué bueno. Tenías que haber tomado más molestias, la cosa lo merecía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Eres la leche!! este relato me gusta porque tiene su gran pincelada de romanticismo, jeje.
    un besazo. Amelia.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno sdin duda.
    Yo lo hubiera enviado en tetrabrick.
    Esos envases son "La leche".
    No obstante supongo que da nigual lo que te diga, porque los que tienen el corazon extitpado, ni sienten, ni padecen.
    Un abrazo.
    Ricard

    ResponderEliminar
  14. Personas extraordinarias de mundos extraordinarios. Me ha gustado, pero ni imaginas cuanto. Ya sabes que mis mundos son también muy diferentes a este. Genial!!!

    ResponderEliminar
  15. Descorazonador, ¡sería esa la palabra?

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  16. Como siempre: ¡Toma final de impacto!
    Muy bueno.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Eso sí que fue una corazonada para los de correos, jajajaja. Genial, imprvisible, un toque macabro…ME GUSTAAAAAA. Un bessito
    MEN
    P.D. HOY SOY ANONIMA...BUAAAAAA...BUAAAAA

    ResponderEliminar
  18. ¡Tanto problema por un poco de plasma! ¡Qué gente quisquillosa! Aunque hay ciertas cosas que deben meditarse bien antes de hacerlas. Por ejemplo, ésto hubiese ameritado entregarlo en mano...: Te cortas una mano, pones el corazón en ella y lo envías tranquilo. ¿Es que debo explicarte todo? La próxima vez, consúltame antes...

    ResponderEliminar
  19. Muerte roja

    Joder, nunca me hubiera imaginado ese final!!!
    Un saludo Sucede ;)

    ResponderEliminar
  20. Estas cosas deben hacerse en presencia del destinatario. No se puede confiar más en los servicios públicos....y menos para temas del corazón!! Abrazooo!!

    ResponderEliminar
  21. !Qué forma más romántica de entregar tu corazón!

    Y que poca sensibilidad la de los funcionarios...

    Tremendo, Sucede.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  22. Ya decía yo que los correos no andaban del todo bien... y por un poco de sustancia plasmática tanto revuelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar