lunes, 1 de agosto de 2011

El dolor del verdugo

Miro por última vez a un cielo que ya no me asusta con sus amenazas de lluvia. Recibo el primer impacto de una gota que se deshidrata sobre mi estuosa piel, aunque las siguientes se amontonan rápidamente empapando mi enjuto rostro. Inhalo el último anochecer del que seré testigo y agacho la cabeza al sentirme vencido. Descubro en tu mano la enraizada soga que asirás a mi cuello, la que quebrará el final de mis días cuando mis pies ya no toquen el suelo. Lo peor de la horca es no poder exhalar el aire y morir con los pulmones llenos, por eso espiro hasta que todo sinónimo de vida me abandona. Y mientras me balanceo en el infructuoso aire y me agoto, soy consciente de que tus ojos albergan el dolor del que aplica el castigo; entonces me doy cuenta de que cuando mi sufrimiento termina, el tuyo continúa.

27 comentarios :

  1. Empatía, o algo así, lo llaman. Una putada.

    ResponderEliminar
  2. UFF! Cuánta fuerza tiene este texto. El dolor del verdugo: el título lo dice todo y a la vez no es nada sin esa descripción de la víctima de su sufrimiento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bueno! Pero ya sabes eso de que todos los ahorcados mueren empalmados ¿no? jajaja
    Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  4. Debería ser lúgubre pero me parece hermoso dentro de la gama de sentimientos que refleja.

    ResponderEliminar
  5. De una sutil manera el condenado le augura sufrimientos al verdugo ta que es su única venganza,Estoy con Montse me ha parecido hermoso.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  6. Un verdugo es humano, y como tal tiene sentimientos. Que sea su trabajo no significa que disfrute haciéndolo. Solo espero que todo el dolor de sus victimas no se convierta en su verdugo. Muy bueno como siempre. Un bessito

    ResponderEliminar
  7. El título te pone en guardia esperando cuál es su papel en esta historia y la última frase es genial. Redonda.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  8. ¿la revolución industrial no ha reemplazado con una máquina al verdugo?
    pah...me dejó impresionado, loparió
    un abrazo uruguayo

    ResponderEliminar
  9. Nunca lo había visto así. Pensé que los verdugos desarrollaban con el tiempo una fuerte coraza de no-lástima, no-dolor, no-culpa...
    Pero ahora que lo decís....

    Excelente relato...
    ¡Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. todos hemos sido víctimas y verdugos alguna vez. Este micro tiene la terrible cualidad de que se puede mirar desde lo dos personajes.

    Abrazos, Sucede

    ResponderEliminar
  11. Un texto lleno de angustia, sí, pero tan bien escrito, tan bello, que da gusto leerlo. Enhorabuena.

    Besos volados.

    ResponderEliminar
  12. Me gustó el texto y esta vez sí lo considero absolutamente ficticio, pues soy de los que creen que los verdugos tienen (han tenido) una perversión especial y necesaria para ejecutar su trabajo.
    Leí varios textos de los asesinos nazis y de los torturadores latinoamericanos y, te aseguro, que disfrutaban del dolor y la muerte. Pero esos son otros asuntos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Genial todo el micro. El final es espectacular.
    Me quito el sombrero, Sucede.
    Eres mi ídolo :-)

    Sozarba.

    ResponderEliminar
  14. Uf! este me toca de lleno, este año se suicidó un amigo, se ahorcó, yo no fuí verdugo, pero sufro...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Auch.. Que bien escribís. Me haces viajar a cada lugar Suce... Sos como un teletransportador. Besosss

    ResponderEliminar
  16. ¡Uff! este micro va unido sin duda al texto, ambos muy visuales, con buenas descripciones.

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. La piedad de la víctima. Genial.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta que me hagas usar el diccionario para ver el significado de palabras poco utilizadas como "estuosa" en este verano tan poco sofocante.
    Pero lo mejor es como describes esos sentimientos de el que espera en el corredor de la muerte y el que vive de hacer una muerte rápida y justa. Aunque no siempre lo sea.
    Y me encanta ese final en el que el reo deja de sufrir mientras el verdugo no. No se suele pensar en ello.

    ResponderEliminar
  19. Son dolores distintos, dolores de cualquier modo.
    El verdugo vivirá con ellos.
    No lo había pensado nunca así hasta que lo has contado. Por eso me gusta, mucho.

    ResponderEliminar
  20. Creo que existen los verdugos "involuntarios", los que sin saberlo nos ejecutan con sus actitudes y palabras. Luego de haberlo hecho presencian el inesperado resultado y por eso sufren, por no haberlo hecho adrede.
    Aunque si me acoplara al comentario de Humberto y viéndolo desde otra visión, quizás sólo sea un "aprendiz de verdugo" que, a medida que vaya cobrando víctimas, logrará ser un verdugo hecho y derecho... Puntos de vista, nomás. Creo que me quedo con mi primera interpretación. ¡Excelente relato! Da para reflexionar. Un beso grande y volveré por más.

    ResponderEliminar
  21. No durará mucho si sique así.
    Un buen ambiente de tristeza y derrota para que nos imaginemos la escena. Muy bien Sucede,como siempre.

    ResponderEliminar
  22. Hola Amigo.
    Muy triste el dolor y la amagura de una muerte segura.
    Pero lo peor de todo es el miedo a saber que el dolor puede continuar incluso despues de la muerte.
    INRI
    Abrazos.
    Ricard

    ResponderEliminar
  23. una gran verdad. no la había visto así antes, es muy cierta.

    ResponderEliminar
  24. Qué situación más agónica, el ahorcado por su final tan miserable y el vérdugo porque su trabajo es la peor condena que aún humano puede otorgarse, terminar con la vida de un semejante.

    Creo como mi amigo Humberto que hay gente de todo tipo, y que por su naturaleza ejecutan su labor sin ápice de sensibilidad y sentimiento.

    Un beso Sucede, continuo fuera de casa y no puedo entrar lo que quisiera, debes de haber sido ya papá, si es así, un besazooooo para los tres.
    Y felicidades por la web de "tres es un par perfecto" es una joya literaria. Cuando seaís mega famosos y vendaís libros como rosquillas, por favor acordaros de nosotros los que os seguimos y regalarnos este blog día a día.
    Smuacksss!! Amelia.

    ResponderEliminar
  25. Guau!! Qué de peña!!!
    Bueno gente, aún no he sido padre, pero si no se produce de manera inesperada en las últimas horas, de mañana no pasa.
    Así que por unos días no estaré, o estaré aún más difuso.
    Muchas gracias por estar por aquí y por hacer que este sitio me haga sentir bien.
    Un abrazo fuerte a todos!!
    A los nuevos prometo visitaros cuando vuelva del letargo!!
    Sus queremos peña!!

    ResponderEliminar
  26. Hablas sobre dolor y muerte, pero el texto me ha parecido muy hermoso. Tienes una forma mágica de describir los sentimientos.
    P.D: mucha suerte, futuro aita! Espero que todo salga muy bien, un beso!

    ResponderEliminar
  27. Felicidades por la paternidad, Sucede.

    Ahora y con más motivo, tendrás mil cosas que contarnos...

    El micro, increíble, como siempre.

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar